2009

Sindicatos Patito

charro Desgraciadamente yo pertenezco a uno de estos “sindicatos”, donde a los que verdaderamente se protege es a las empresas, y el objetivo real de estos sindicatos no es ni el estudio, ni el mejoramiento, ni mucho menos la defensa de los intereses sus integrantes, como lo dice el artículo 356 de la LFT. Su verdadero objetivo es el de convencer a sus integrantes de que están en el paraíso, y así garantizar a la empresa que sus trabajadores jamás se irán a una huelga.

¿Cómo se puede lograr esto? La respuesta es muy fácil.

En México, el 80% de los contratos colectivos son “contratos de protección”. Esto quiere decir que la mayor parte de los trabajadores se encuentra en un estado de “indefensión”. Estos acuerdos son pactos que no representan la voluntad de los trabajadores y son firmados a sus espaldas y en la mayoría de las veces, estos no saben de su existencia, pero aun así, se les aplica.

Estos contratos son un engaño para los trabajadores y reflejan el lado más corrupto del sindicalismo y una fuente importante de ingresos para sus líderes. En concreto, estos contratos atentan contra la libertad sindical, inhiben la contratación colectiva y nulifican el derecho a huelga.

Algo que me hizo decir, HAZME EL CONTRARECHINGADISIMO FAVOR, es el enterarme que el primer contrato colectivo de protección fue concretado por el alabado “EUGENIO GARZA SADA” en la CERVECERIA CUAUHTEMOC, empresa en la que yo laboro.

Toda esta mierda hace que los gremios se conviertan en “marcas registradas”, con las que se lucra. Y así, es como la no-huelga, se convierte para las empresas en una mercancía muy codiciada, y los organismos sindicales se vuelven un mecanismo de control por medio de “contratos de protección”.
A esto también hay que agregarle lo que las empresas hacen con el ya famoso outsourcing, esto es la subcontratación de trabajadores por terceros o empresas terciarias. Esto les permite evadir prestaciones e incumplir con obligaciones. Y todo esto con la complacencia de los dizque sindicatos, y a pesar de que estos actos van en contra de la contratación colectiva.

Los líderes sindicales se encargan de propiciar un clima de certidumbre y paz social y la garantía de que no tendrán ningún conflicto en la empresa, además de que pueden controlar, gracias a las cláusulas de inclusión y exclusión, la permanencia de un trabajador. Dichas cláusulas estipulan que todo trabajador que sea expulsado de un sindicato, la empresa deberá despedirlo.

Un trabajador ordinario no conoce el contenido de dicho contrato y además corre el riesgo de perder el empleo si pide información al respecto.

Muchos podrán decir que estamos ahí porque queremos, que sería muy sencillo mandarlos a la chingada y buscar otro trabajo. El pedo de esto es que estos cabrones se aprovechan de la situación que ellos mismos propician junto con la mierda de dirigentes de este país. Y con tanto desempleo, ¿Quién se anima a renunciar a su trabajo? A nadie le beneficia más, que exista una tasa tan alta de desempleo que a las mismas empresas, ya que esto les permite ensañarse aun más con sus empleados, sabiendo que no tienen mucha opción.

El monigote que tenemos como asesor sindical, piensa que nos tragamos todo lo que nos dice, pero la realidad es que nos aguantamos por necesidad, y lo escuchamos porque lo tenemos que escuchar, pero por dentro le estamos rayando la madre. Y cuando me vaya de la empresa, ya sea por que encontré una mejor opción (que lo veo difícil), o porque me corran, no me voy a quedar con las ganas de decirle en su cara a él y a mi jefe que es un ojete, “CHINGUEN A SU REPUTA MADRE CABRONES”. Y decirle a los pendejos, que tarde o temprano a ellos también les van a dar una patada en el culo, cuando ya no les sirvan más a la organización a la que pertenecen, o cuando generen antigüedad. La vida es muy justa y cada quien tiene lo que se merece. Y nada de que lo van a pagar con dios. Todo se paga aquí y a estos pendejos también les va llegar su tiempo.

No me queda más que seguir preparándome y terminar con mi carrera, aunque tarde y con muchos esfuerzos, porque todo lo que se hace a destiempo cuesta mucho más trabajo. Y ojala la vida junto con mi esfuerzo me permitan un día mandar a la chingada a esta bola de cabrones. Y el día que me toque a mí, estar en un puesto con gente subordinada a mi cargo, me acordare de lo ojetes que fueron conmigo y haré todo por no ser así. Y si al contrario, me vuelvo igual de hijo de la chingada que ellos, pues entonces desde aquí le imploro a quien le tenga que implorar, que cuando eso pase, me cargue a mi también la rechingada. Ya dije…

Cortesía de Anónimo

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
94 Comentarios en “Sindicatos Patito”