2009

La lectura, es el alimento de la eterna plenitud

ggm_foto Yo no lo se de cierto… pero me he propuesto a no hablar por un rato de política en este blog, que me ha dado la oportunidad de conocer gente maravillosa… Quejas, mentadas de madre, obscenidades y pendejadas mil que poco nos nutren, en fin.

Me declaro en huelga de saber de política y politiquería. Ya que no hablaremos de cosas tristes, les quiero presentar a un camarada que se llama Gabriel García Márquez, mas de alguno pegara el grito en el cielo Diciendo “HAZME EL RECONTRACHINGADISIMO FAVOR”, ¿ que tiene que ver el Gabo en este blog? Pues todo y nada. Muchos lo conocemos, pero no sabemos quien es, muchos lo escuchamos…pero no lo leemos, así es… desafortunado tipo. Que ha tenido el don de transportarnos a lugares maravillosos, donde toda la América Latina se ve reflejada en una alegoría a la vida, la revolución, el tributo a Latinoamérica, el absurdo trágico, la prosa que devora el tiempo de quien lo conoce, no, no podía faltar en su Obra “Cien años de Soledad” y de la inimaginable Macondo, donde José Arcadio Buendía nos sale a recibir cálidamente afuera de su casa. Todo el misticismo de Melquiades y su alquimia en busca de la Piedra Filosofal, no, no, jamás fue concebido un lugar más maravilloso, donde la Revolución es tan romántica, que se antoja ser víctima de ella; sin olvidarnos de Úrsula Iguaran y su visión espiritual endemoniada, o el Coronel Aureliano Buendía, Remedios La Bella, Rebeca, los 17 Aurelianos y demás personajes que no cabrían en esta aportación.

O que me dicen de la Mama Grande, la cual, sus funerales fueron equiparables con la llegada del Hombre a la Luna y el mismísimo Papa estuvo consternado por la muerte de esta. Y la llegada de aquella “Mala Hora” de los pasquines malditos, de perversiones de la carne y rumores a voces siempre clandestinos. Nunca sabremos lo que pasaba por la mente del Coronel que esperaba aquella Pensión que nunca llegaba y la desesperada realidad reflejada de muchos militares levantados en la “LEVA” castrense… Pero quién soy yo, para decirles todo esto, no más que un desdichado campesino que vive del cultivo de su mente, yo no lo se de cierto, por que el día que conozca al Gabo… Me quedo callado. “La lectura, es el alimento de la eterna plenitud.”

Cortesía de BASTARDETTI

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
446 Comentarios en “La lectura, es el alimento de la eterna plenitud”