2009

Querido Santa, Quiero un par de Bóxers

boxers ¿Cuándo han visto que la carta de un niño a Santa Claus contenga esa frase? Exacto: nunca. Entonces, ¿qué demonios les hace pensar que yo o cualquier clasemediero común y corriente tiene esa necesidad insatisfecha de poseer un par más de bóxers grises con rombitos color chedrón*?

No debe parecerles extraño que les diga que me ca-rrr-ga comprar regalos, como a muchas gentes iguales o más amargadas que yo, y es que cada año no te salvas de una: el tráfico, la dificultad para encontrar estacionamiento, la mercancía escogida, aplastada y revuelta. No se diga en Matamoros, donde, a pesar de haber mil lugares en los cuales esparcir el aguinaldo y las próximas deudas crediticias, a la raza le gusta ir nada más a la Zona Peatonal, o la tienda departamental más carera que hay en Brownsville. La otra opción es “Plaza Fiesta o Plaza Sendero”, nuestros pobrecitos y chiquititos centros comerciales, del cual estamos bien pero bien orgullosos porque nos hace comprar cosas bien caras pa’ sentirnos así de que bien naisss como en ciudá cosmopolita.
La verdad es que yo fui a comprar los regalos navideños a esos dos lugares, pero claro, no estoy tan güey, fui el sábado a las 11 de la mañana, para evitar aglomeraciones y ahorrarle al mundo veintiséis mentadas de madre innecesarias.
Y lo juro, ya no tengo esa actitud emo, darck, rockero de “buuh la navidad apesta, bla bla bla, odio a toda la gente, ojalá que se acabe el mundo, Santa Claus es un imbécil…” etc. Trato de no ser tan grinch y tolerar a la gente, a los que manejan mal; a los que en lugar de cambiar su gandaya y chingativa forma de ser, la incrementan; a los que suben al 200% el precio de las cosas; a los que te piden dinero en nombre “delniñodioj”, a los que… bueno. Trato de contribuir con la masa comercial que incrementa el consumo, que a su vez, estimula el crecimiento económico -por fugaz que sea-, a fin de cuentas tengo un poquito más de autocontrol y espíritu ahorrativo que el 90% de la población Mexicana que por alguna extraña y estúpida razón cree ingenuamente que cuando se termine el 2009 sus deudas en tarjetas de crédito desaparecerán automáticamente por arte de la magia de la virgenchita de Guadalupe y los Santos Reyes.

Nota cultural: Los hombres somos un modelo hecho a la antigüita; solamente vemos en 16 colores, estamos diseñados para percibir solamente cosas concretas y no matices visuales. Así que por favor, cuando pidan sus regalos, absténganse de decir que quieren una blusa color “chedrón”, “índigo”, “carmín”, “fucsia”, “carmesí”, “bermellón”, “granate”, “ocre, “alazán” o “añil”.

Por su comprensión, gracias, y por supuesto… devuelva pronto (la cena de navidad y año nuevo).

Felices Fiestas y sobretodo sean mejores ciudadanos.

Buckaroo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
2 Comentarios en “Querido Santa, Quiero un par de Bóxers”