2010

Carta a mi generación

Vivimos en un país que a causa da la apatia de sus pobladores, de sus “ciudadanos” y claro, del gobierno, se ha mantenido en un atraso; social, tecnológico, político y civil. Todos nos quejamos pero realmente ¿Quién hace algo? ¿Nosotros? ¿Los políticos? ¿Los empresarios? ¿La iglesia? ¿dios (jajá como si él fuera a hacer algo)?

Compatriotas: todos nos merecemos el país que tenemos, este nuestro México. Los pobres, los ricos, los políticos y nuestras religiones. Son contados los casos de gente que busca un bien común y no un beneficio propio a costa de las manos y el sudor de sus semejantes. Realmente nos merecemos vivir así, pues si no comprendemos que si al menos buscáramos el beneficio general podríamos como ciudadanos de una misma casa, ponernos de acuerdo y arreglar lo que hoy se derrumba. Mientras que nos deja atrás un mundo de desarrollo y tecnología que cada instante se vuelve más una necesidad fundamental para sobrevenir a un mondo sobre poblado, globalizado y avanzado.

Los países en desarrollo no estamos pudiendo salir adelante y todo a causa de su misma ciudadanía. En México la corrupción, el narcotráfico, el desprecio a la ley y nuestra apatía, nos está condenando a una eternidad de flagelos, donde el mundo moderno nos deja atrás y nos sea casi imposible mantener a la patria y a la ciudadanía en pie. Pues si realmente el clima cambia, las mareas suben, el agua escasea y se oscurezca el cielo, cuando nos demos cuenta, será demasiado tarde como para salir adelante. Si tuviéramos un México civilizado, moderno, seguro, fuerte en cultura y finanzas, con buenas instituciones y un poder militar capaz de defendernos de las ambiciones ajenas, quizás podamos sobrevivir al clima político y físico que se avecina en un futuro cercano.

¡Tenemos que cambiar nuestras malditas bases! ¡olvidar el pasado y comenzar de nuevo! ¡que arda el impune y el corrupto! ¡que la mediocridad de un político sea recompensada con una escoba y una cubeta! Un México que posea un verdadero orgullo, por un cambio majestuoso en orden y cultura y que pueda olvidar 200 años de caos, conflictos, muertes, subdesarrollo y anarquía. Que no solo avancemos al primer mundo, sino que lo sobrepasemos e ideemos un nuevo orden y una sociedad superior que a pesar de sus diferencias de razas e ideas, todos se pongan del mismo lado y avancemos hacia el futuro ¡Con bases solidas y juventudes energéticas, oleadas de avances y mejoras por siglos seamos el punto de referencia de la sociedad moderna! Compensemos 200 años de estancamiento con 200 de gloria ¡Hagamos nuestro propio renacimiento para tener una eternidad de gloria en las hojas de historia! Esta es la última parada del tren del desarrollo, es el último pinchazo al monstruo dormido, con un solo objetivo: ¡vivir bien!

¡liberémonos de los apáticos y dejémoslos a sus suerte! ¡que el incumplido quede sin servicios! ¡que el corrupto sea exiliado! Que ningún interés nos mueva más que el bien común, con el solo objetivo de nosotros vivir bien. ¡matemos al discurso político y transformémoslo en acción y hechos! Necesitamos oleadas de fuerza, que México reviva a nivel mundial, que las juventudes sean reconocidas por su educación, espíritu, fuerza física y ética. ¡que las viejas distinciones hechas a los mexicanos se quemen en una gran fiesta! Que nos respeten. Necesitamos gozar de una fuerza social y militar para no estar debajo de la suela de ninguna otra nación. Seamos autónomos; que nos basten nuestras sierras y litorales para alimentarnos, nuestros campos y fabricas para trabajar y el orden y la justicia junto con instituciones solidas hagan de este país el más fuerte en educación y salud que estas dos necesidades básicas sean públicas y gratuitas a los cumplidos y que sean lo mejor contra lo privado. Toda esta inmensa calidad que sea mantenida por ciudadanos responsables, que amen su trabajo.

Cambiemos nuestras mentes, hagamos una red que filtre a los mexicanos y a los estorbosos. Que aquellos últimos limpien nuestras calles y si así no aprenden, que sean desplazados y no vuelvan a entorpecer el trabajo digno y honesto, el progreso y nuestra felicidad. Que aquellos no nos contaminen nuestros lagos y ríos, ni a los jóvenes. Que no talen nuestros bosques, roben nuestras casas y nos inyecten apatía. ¡que la honestidad y el honor renazcan! Que a pesar de la globalización, la cultura se mantenga y que nos siga dando identidad, la identidad que solo un lugar, un olor y un sabor nos pueden dar; el ser mexicano. Pero al mismo tiempo aceptemos la globalización y que nosotros seamos el parámetro de cambio y no países con intereses puramente dirigidos a su beneficio económico.

¡Si México no se levanta, se morirá por su apatía!

Debemos buscar una forma de vida, comprometidos a no cometer los crímenes que nos mantienen así. y en un futuro cuando tomemos las riendas del país, llegue el anhelado movimiento por nuestra gloria. Que nuestra idea política sea diferente, que esta sea únicamente para abogar y solucionar los conflictos entre personas y comunidad, que el orden público lo lleve instituciones patrióticas y cívicas. Que esta defienda a los jóvenes para poder avanzar.

Hagamos una comunidad nacional, no un país. Una comunidad donde todos seamos iguales pero sin perder nuestra identidad. Que ser blanco, moreno o indígena no sea un parámetro de riqueza o privilegios sino una diversidad que nos de mas ideas y más posibilidades. Que estas diferencias no sean una trabe sino una manera de clasificar los muchos mexicos y en conjunto lograr metas más grandes.

Como ustedes vivo en un país lleno de apatía por parte de todos, pero hagamos un movimiento en que nosotros seamos los que hagamos la oposición a las cosas malas del país, luchemos contra los parámetros establecidos por nuestra historia. Seamos los protagonistas y no los observadores. ¡pongamos nosotros las reglas de nuestro futuro!

Hemos visto promesas de políticos ir y venir, ninguna buena cumplida. Así hemos avanzado a paso de tortuga en los últimos años. Nosotros, las nuevas generaciones de México seamos los que iniciemos el cambio, nosotros y solo nosotros. No seamos alguien más y si tenemos que morir en el intento de crear un nuevo mundo ¡que así sea! pues no queremos ser una generación mas, sino, una generación que revolucione, que construya a su país y que lo gobierne. Una generación que cambie a México y que haga valer su derecho a la tierra que hereda.

Hagamos un filtro de los comprometidos y con el tiempo hagamos nuestras propias bases para poder gozar del gobierno y el servicio que deseamos. Un gobierno donde no existan partidos, sino ciudadanos que buscan representar una idea o causa y que este individuo nazca de la asociación común y decisión de la comunidad y no por medio de influencias, que ese personaje nazca desde la casa y suba los peldaños hacia el gobierno, empezando por representar a su casa y después a su colonia, después a su distrito, después a su municipio, y después a su estado para terminar finalmente en la presidencia. Que así suban conocidos y no corrompidos y que tengamos la opción de votar por ciudadanos y no candidatos impuestos por partidos con sus propios intereses económicos. ¡que sean los dignos y no los inútiles quienes nos gobiernen!

Hagamos un gobierno nuevo donde veamos únicamente el dinero gastado en nuestras comunidades y no en lujosas mansiones para políticos y gobernantes. Hagamos solo cuatro impuestos: uno a la comunidad, al municipio, al estado y a la nación. Y lo más importante que nosotros mismos establezcamos nuestra contribución para que de ahí salga los servicios que necesitamos o merecemos, filtrando así los servicios que no necesitamos y también para que no usen los demás servicios que no pagan. Que cada impuesto sea dado un uso específico para que la rendición de cuentas sea mas obvia. O sea, a nivel comunidad que el impuesto se page para la educación, recreación, áreas verdes y protección civil. Que a nivel municipal se page la policía regional y la salud básica e infraestructura menor. A nivel estado se page la infraestructura estatal, los servicios de agua y luz e instituciones gubernamentales y de desarrollo social y que a nivel país se page el ejercito una suprema corte, la ecología y las leyes básicas. Así uno podrá ver más claramente el uso de su dinero y mayor conocimiento de sus gobernantes. Así mismo el que se merezca un estilo de vida mejor podrá escalar en diferentes comunidades y quien no será desplazado. Así cada quien tendrá lo que merece. Así mismo todos nos protegeremos de ineptos subiendo al poder y si suben es porque nosotros lo permitimos. Que los estados tengan realmente libre poder de tener sus leyes y castigos. Que exista también una policía nacional que tenga jurisdicción en todos los aspectos de orden y justicia (transito, arrestos, peritaje y crímenes).

Esta es mi idea de nación.

Al pueblo: ¡gobiérnese!

Hazme él chingado favor, si no hacemos algo nosotros, ¿Quién va a hacer algo por este país?

Pd: aclaro, no busco una revolución armada por ser el bicentenario y centenario de nuestros suceso históricos más sobresalientes. Busco una revolución de mentes y quizás en unos años una revolución política, es bienvenida la distribución de esta carta.

Cortesía de Arforturm y JDS

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
340 Comentarios en “Carta a mi generación”