2010

Haití olvidado

Les dejo este escrito del gran escritor Eduardo Galeano, pienso que es importante ya que lo que le está pasando a Haití no tiene madre, es lo que me hace decir con justo respeto Hazme El Chingado Favor.

Muchos no lo saben pero Haití fue el primer país en declarar en papel la libertad de los esclavos, fue un país que lucho y gano su independencia antes que el resto de América Latina, pero desde entonces Haití es un país olvidado y pisoteado… como dirían los gringos “life is a bitch”, entenderán el por qué.

La Maldición Blanca.

“Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.

Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888.

Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte. A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos.

En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York. El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas. Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública.

La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia. Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo.

Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años.

Fuente: http://www.patriagrande.net/

Haití olvidado por sus vecinos y a la merced de los imperios, hace unos días la naturaleza nos recordó la existencia de 10 millones de seres humanos en un país de nombre Haití. Les dejo este video que es un testimonio desde Puerto Príncipe, que muestra la nube de polvo que se levantó en la ciudad tras el terremoto que asoló a Haití este 12 de enero de 2010.


Haití necesita ayuda:

Cruz Roja Mexicana

0404040406

Sucursal 683 de Bancomer

donaciones en efectivo.

——–

La embajada de Haití en México solicita donaciones para ayudar a sus ciudadanos afectados por el terremoto que sacudió el país caribeño ayer.

A los interesados les pide llevar medicamentos, agua embotellada y enlatados.

La dirección es Presa Don Martín No. 53, Colonia Irrigación, en la Delegación Miguel Hidalgo en la Ciudad de México.

La embajada permanecerá abierta las 24 horas del día.

Pide no llevar ropa y cobertores, no son necesarios en estos momentos.

Para quienes deseen donar dinero, pone a disposición la cuenta HSBC 4042482604.

Para mayor información los teléfonos son: 55802487 y 55572065

Así mismo, pone a disposición dos correos electrónicos:

embajadadehaiti@gmail.com

ambadh@prodigy.net.mx

Cortesía de Misukosai y Stban472

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
434 Comentarios en “Haití olvidado”