2010

La responsabilidad de tener una mascota

Hay un poema de Eduardo Lamazón titulado “El Peor Amigo del Perro”, extraigo para compartir sólo dos párrafos:

“…Los animales y la naturaleza son poca cosa para el hombre cuando el hombre es poca cosa.
“…Querer y respetar la vida es un privilegio de personas educadas, porque labrar el amor requiere esfuerzo e inteligencia…”

No es el animal el que elige ser adoptado, es el ser humano el que adopta, compra, recoge. Esta acción lleva, o debería llevar implícita una actitud responsable hacia el animal, saber que este cachorrito tan pequeño y simpático algún día crecerá. Tener en cuenta que habrá que vacunarlo, atender su salud, pero también hacerse cargo de sus ladridos y desperdicios, de educarlo bien. Debemos pensar antes de decidir en todo lo que implica tener un animal en casa, que no siendo un ser humano, compartirá ni más ni menos que nuestra vida y nuestro hogar, con lo bueno y lo malo, con lo que nos guste y con lo que nos disguste también.

En general son los niños los que nos piden tener una mascota, pero nosotros –los adultos- somos quienes debemos sopesar la ventajas y desventajas, analizar si realmente estamos dispuestos a invertir tiempo, esfuerzo, dinero y por sobre todas las cosas educación en ese animalito. Ese cachorro no es un regalo que se sube a una mesita y allí queda, tiene vida y somos responsables de ella.

Si la respuesta al pedido de nuestro hijo, sobrino o interés propio ha sido un “si” pensado y meditado, tampoco allí termina la cosa. Debemos aprender a ser responsables del animalito que han pedido, por qué no también enseñarles a los niños que, dentro de sus posibilidades, se hagan cargo de lo que implica tener una mascota en la casa.

Esto también es educar. Como en todo, primero debemos predicar con el ejemplo.

Si decidimos adoptar una mascota y lo hacemos a conciencia, estaremos respetando ambas formas de vida, la humana y la animal, pues daremos a nuestra mascota el cuidado que realmente merece y lo educaremos para convivir en armonía con los seres humanos (esto implica llevarlo por la calle con correa, hacernos cargo de su necesidades depositadas en la vía publica, entre otras cosas).

Esta actitud responsable y piadosa, por otra parte, implica también que denunciemos ante los organismos y autoridades que correspondan el maltrato a estos animalitos. El silencio ante la injusticia, ante la crueldad nunca es bueno, se trate de personas o de mascotas y esto también es bueno enseñárselo a nuestros hijos.

No olvidemos que el maltrato, la falta de responsabilidad hacia los animales domésticos, la falta de enseñanza a nuestros hijos en su cuidado responsable, no nos convierte en animales, sino en peores personas.

Haznos el chingado favor de ser responsable al tener una mascota…

ctp

Saludos…

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
385 Comentarios en “La responsabilidad de tener una mascota”