2010

¿Lo hacemos?

Sí, es una propuesta, no importa si eres mujer, hombre, heteroflexible, o simple quimera que vaga entre el limbo de la “X” y la “Y”, no soy muy prejuicioso y me gustaría que lo hiciéramos.

***

Maria Clemencia, señora ya entrada en años, acude al mercado, no esta muy decidida entre llevar mole rojo o verde, tiene medio pasillo obstruido con su carrito, la otra mitad la ocupa ella, peligrosamente agachada, ojala esté bien del estomago.

Julian, “El Panzas”, sabe que la temblorina que tiene el carro que han llevado a su taller es producto de una bujía, pero no lo dice, y afirma que hay que cambiarle un inyector, lo cual sale, evidentemente, mucho mas caro.

Casimiro Buendía, “El Casi” o “El Junior”, circula a 120 kilómetros por hora, en una calle cuyo limite de velocidad es de 60 kilómetros por hora, prende las 8 luces altas que le mando poner a su vehiculo cuando se acerca al conductor de enfrente, sí, al menso que va a 60, “El Casi”además de exceso de velocidad, va ebrio.

Juan y Maria, cuyo único pecado es la necesidad de un servicio publico; (si por ellos fuera imprimirían solos sus actas de nacimiento, su credencial de elector, su pasaporte, resolverían su situación jurídica, pero no son oficiales de registro civil, no son secretarios de relaciones exteriores, ni abogados por lo tanto tienen necesidad de acudir a un servidor publico, cuyo salario es remunerado en parte, por los impuestos que ellos pagan) desafortunadamente se toparon con el licenciado, cuyo nombre y alias desconocemos, y, hay que decirlo, también desconocemos si en realidad sea licenciado, solo sabemos que es servidor publico (sic), quien los dejará esperando horas, porque llega tarde y luego su charla telefónica, su café, solo después se dignara a decirle que les faltan requisitos, y los encaminara en el víacrucis del servicio publico.

Alfredo y Lizeth, tienen tres niños, para que no den tanta lata, no les ponen restricciones ni horarios en el televisor, videojuegos e internet, “es que si no dan mucha lata” (noticia: son niños)

Claudia, “La Pelos” estudiante, tapiza su pupitre de claves, y se acomoda una corta falda, dispuesta a pasar el examen, el profesor finge no mirar, ni “acordeones” ni piernas.

“El Toallas” mesero, moja su charola, sobre la mesa pone los billetes de cambio, luego la charola y reparte las bebidas, al levantar la charola mojada, algún billete se pego, cuando le reclaman, afirma “delante de usted puse todos los billetes en la mesa” y todavía remata “yo trabajo honesto pa´ ganarme una propina”

Todos los personajes citados, tienen algo en común.

***

En el blog, ha habido una positiva aportación de ideas, de propuestas, (salvo la del loco que quiere independizar Chihuaha y ni sabe que es federalismo) de hacer algo mas que ser espectadores.

Bien, lo que tienen en común los personajes antes citados es que están haciendo algo indebido, y lo mejor (o peor) es que saben como deberían comportarse, el problema es que no lo hacen.

No es necesario llenarles la cabeza de un “rollo mareador” de decirles señores, hagan algo por México, cada una de nuestras acciones desde tirar basura en la vía publica hasta un delito, es en perjuicio de nuestro país, no, no es necesario porque ya lo saben.

Así que yo les propongo simple y sencillamente a que lo hagamos. Cedámosle el paso al peatón, evitemos la “mordida”, compremos los útiles escolares, para no saquear la oficina, etc. Cada uno de nosotros sabe que cosas hace y que no debería hacer.

Respetemos las reglas, simplemente hagámoslo.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
40 Comentarios en “¿Lo hacemos?”