2010

Arte, ése irresponsable

Un horizonte sin limites nunca es buena idea, en tratándose de humanos.

Eres completamente libre, nos dicen y nos volvemos libertinos, el libertinaje abunda. Tienes derecho a conducir y mal conduces, pobre del peatón que se te atraviese, tenemos derecho a expresarnos y pareciera que nuestros padres solo nos enseñaron unas cuantas frases, todas obscenas, y son las que utilizamos para joder y hasta para agradecer. Son solo unos de tantos ejemplos de lo que sucede si no le ponemos corral a las gallinas. Algunos saben los límites, pero no es la regla general.

Algo tan subjetivo, como quieren que sea el arte, corre también los mismos riegos, y así vemos verdaderos actos de vandalismo protegidos por el simple hecho de que su autor dijo “esto es arte”, así “El Awelo” puede descargar su esfínter sobre el zócalo capitalino y decir: “es una expresión artística de performance, con la cual intento expresar lo noble de las cosas que sencillamente nos otorgo la naturaleza y que la sociedad materialista nos impide ver, intento expresar lo sublime de cagar”. Con solo esta declaración habrá grupos a favor y grupos en contra, unos que acertaran diciendo que es (aparte de una porquería) un verdadero acto vandálico. Otros, patéticamente argumentaran que hay que respetar el arte y que si bien, no resulta bello para algunos, habrá otros que vean lo sublime de mi caca depositada en el cemento.

Dejar que cada persona decida si un acto u omisión constituye en si mismo un hecho artístico, ya ha dejado sus secuelas.

Nada pasaría si únicamente debatiéramos acerca de si una expresión artista es fea, bella o sublime, si todo se limitara a que si la pared pintarrajeada esta bonita o no, si este pintor de cuadros mejor debiera dedicarse a pintar casas, etc. No, la cosa es mucho mas grave.

Muchos productos artísticos llevan un mensaje y es aquí donde habrá que preguntarse, ¿hasta donde es responsable el artista de su producto? Si yo me agarro gritando, afuera de cualquier oficina de gobierno, “admiro al chapo porque es mas cabrón que bonito, y estoy contento con que sea un maldito asesino” tengan por seguro que cuando menos me encarcelan por apología al delito. Sí ando por ahí diciendo que conozco un viejito que duerme con una adolescente, la cual es obligada a prostituirse. Me encarcelan por encubridor y un tehuacanazo si me llevo. Si dibujo una chica desnuda, detallo su entrepierna, y reparto copias, seré un pornógrafo y también visitaré la cárcel. Igual si lanzo un perro por un puente (con lo cual estoy completamente de acuerdo, son actos que merecen cuando menos dos que tres cachetadas y dormir en la cárcel).

Eso no pasaría si me declaro artista.

En una canción alabo al mismo delincuente, pero no me encerrarían porque es censurar mi libertad de expresión y censurar una obra de arte.

¿Quien me recriminaría si en lugar de andar diciéndolo de boca a oído, escribió y detallo las noches que mi compañero de asilo pasa con la adolescente prostituta? Y si además me apellido García Márquez, ni siquiera me molestaré en hablar del asunto. (pa´ los que no saben “Memorias de Mis Putas Tristes”, libro del famoso gabo, habla de un ruco pederasta que compra la virginidad de una niña y se enamora de ella – de la niña, no de la virginidad ¿o quien sabe?-)

Recuerdo claramente cuando un malnacido dejo morir de hambre a un perro mientras unos le aplaudían (yo lo hubiera madreado). Recuerdo la postura de “El Chilakil” en la que declaraba defender toda expresión de arte. Esa es la postura que me parece peligrosa.

No podemos responsabilizar al artista que, refugiándose en su auto declaración de artista, emite un mensaje de un hecho que a todas luces va contra las reglas de la sociedad, simplemente porque es arte.

Seremos llamados intolerantes, retrogradas, incultos y otras lindezas, sí le exigimos un poco de responsabilidad al “artista”.

Creo que es momento de exigir una responsabilidad ética al artista, formar criterios objetivos que nos permitan distinguir un acto vandálico de una obra de arte, una apología al delito de un producto artístico.

De otra manera se llegan a los absurdos que todos conocemos.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
300 Comentarios en “Arte, ése irresponsable”