2010

Tres propuestas

Si bien es cierto que la mayoría de los graves problemas por los que atraviesa el país han sido causa del gobierno y la clase dirigente, han crecido en forma desmesurada y peligrosa porque nosotros, el pueblo así lo hemos permitido, ellos son los parásitos que se alimentan de nuestra apatía, individualismo, falta de organización y por supuesto de nuestro dinero. Pero esto no puede seguir así, no más. Planteo tres sencillas propuestas:

1.- Cambiar los vicios: Siempre nos quejamos de la inseguridad, de los ejecutados, de la corrupción policía-narcos-gobierno, cuando nosotros mismos la propiciamos, fumarse un porrito de mota con los amigos y pasar un rato agradable puede parecer inocente, y lo debería de ser si se legaliza o no, pero ese es otro problema, eso pasará o no, mientras tanto no nos damos cuenta que somos el mercado que lo mantiene, hemos pasado de ser productores a ser consumidores, sería deseable dejar el vicio terminantemente, en caso de que no sea posible recomiendo sembrar una matita de marihuana en casa (no se necesita más que una maceta) para consumo personal, (en caso que no puedan dejarla, no los aliento a dedicarse a ser dealers) así no habría mercado que mantener ni todos los males que de ahí devienen. Que quede claro que no condeno ni juzgo a los consumidores de drogas, es elección personal, simplemente les hago un llamado para que hagan conciencia de toda la violencia que está detrás de su línea o porrito, eso porque los pachecos siempre se han considerado la gente más pacifica del mundo. Asimismo propongo adquirir el vicio del conocimiento, lean un poco, será difícil que los que nunca han leído comiencen con teoría política, historia o temas en apariencia difíciles de abordar, comiencen poco a poco, con lo que más les interese, con revistas simples, cinco o diez minutos al día, visitar museos, etc., adéntrense en lo que les llame la atención y cultívenlo, como todo vicio debe comenzar con lo fácil y accesible hasta llegar a niveles más profundos. Pero lo que es indispensable es conocer sus derechos, lean la constitución, el reglamento de tránsito, etc., es aburrido lo sé perfectamente, pero eso nos da armas para no dejarnos intimidar ni extorsionar y saber exigir nuestros derechos a las autoridades, las cuales se aprovechan de que somos ignorantes respecto a nuestros derechos y obligaciones. Un individuo informado es muy difícil de engañar, ya no digamos manipular.

2.- Dejar el celular: Es suficiente con hacer rico a ese perro de Slim con todas sus empresas que nos han desangrado durante años como para seguirle llenando el bolsillo cada segundo con un aparato que en realidad no es tan indispensable como creemos o nos quieren hacer creer, si bien este medio (internet), le proporciona ganancias podemos restarle ingresos, sinceramente no los necesita, es un multimillonario a nuestras expensas, pero ya basta. Esto lo obligaría mínimo a ofrecer un mejor servicio a un costo justo. La mayoría de nosotros nació en una época en que el celular no era un artículo de uso diario y podíamos tener una vida sin depender de ese artilugio. Sugiero que los que puedan hacerlo lo dejen tajantemente, los que no, solo lo usen realmente para emergencias, usen el correo electrónico, medios alternos (somos ingeniosos, piénsenlo), si van a una cita tengan palabra y asistan puntualmente, organicen su tiempo, si tienen que decirle algo a alguien a quien aprecien escríbanle una carta o ármense de valor para decírselo en persona, o si detestan a alguien también tengan huevitos para decírselo en la cara, crecerán como individuos. Aparte el hecho de estar disponible todo el tiempo no es nada bueno, tengan un poco de auto respeto.

3.- No a la celebración del Bicentenario: Esta es mi propuesta más importante, no asistir a ninguna celebración del Bicentenario, dejar las plazas vacías en un momento tan importante para nuestro país será la forma más poderosa y visible de nuestra capacidad de organización como sociedad, siendo nosotros un pueblo tan dado a la alegría y a la celebración, es todo un grito de protesta. Que se queden solos dando su grito como pendejos. No asistan ese día, nos podemos embriagar cualquier otro día, si aún así desean hacerlo háganlo, pero en sus casas o con sus amigos, preparen o aprendan a preparar los antojitos que tanto disfrutamos, recuerden que no se trata de un ataque a nuestras tradiciones e idiosincrasias, es un ataque al gobierno. Esto les demostraría a los que están en el poder que no olvidamos sus pésimos manejos, su corrupción, su vil saqueo, sus cínicos sueldos y beneficios que claramente no merecen, cuando la mayoría no tiene que las mínimas necesidades cubiertas, no tiene empleo o si lo tiene se trata de trabajos mal pagados por los cuales hemos estudiado y esforzado mucho por conseguir y mantener sin obtener los beneficios justos. Ellos saben que somos una sociedad que olvida pronto y que nos apaciguaran en septiembre con monumentos, algunos cantantes y un espectáculo de fuegos artificiales (que nosotros pagamos, no sale de sus bolsillos), apelaran a la unidad y al patriotismo, siempre cuando les conviene a ellos y solo a ellos. Pan y circo, como siempre. Hagámosles saber que no olvidamos, lo deseable es perdonar y no tener rencores, pero no nos han hecho una mala pasada ni dos, no se han robado un millón de pesos, ni han quedado impunes solo unos cuantos crímenes, han sido décadas de abusos, altanería, corrupción, tranzas, pésimos manejos, que se percaten que realmente estamos hartos de sus pendejadas, que sepan que estamos unidos y que podemos organizarnos para mandarlos a la chingada. Ellos son nuestros empleados, viven a nuestras expensas, no lo olviden. No les pido que vayan a una marcha de protesta, eso sería difícil de organizar, simplemente no asistan, es más fácil y se notaría más. Estamos aún a tiempo para crear bien este movimiento.

No les puedo pedir que cambien radicalmente, no es posible y no es el fin, siempre ejemplifican con la estupidez y causa de nuestra apatía como sociedad el ver telenovelas y estar embobados por el futbol, bla, bla, bla, en realidad no es bueno ni malo, solo es esparcimiento: existe gente que se relaja viendo un partido, otros leyendo, algunos más teniendo sexo, etc. Es una cuestión personal y respetable, lo reprobable es no saber discernir entre los problemas que verdaderamente es necesario atender y resolver.

Considero que mis propuestas son realizables, apelo a Uds. como individuos, no como masa, para que realmente reflexionen, estamos en un momento crítico y difícil de nuestra historia, pero también es una oportunidad para hacer ajustes y cambios, los pequeños cambios en un individuo, muchos individuos, se puede traducir en grandes cambios en beneficio para la sociedad, nosotros.

Soy un mexicano con virtudes y defectos, ni perfecto ni infalible, pero creo sinceramente que podemos y debemos hacer el cambio que nuestro país necesita urgentemente, tenemos los medios para hacerlo. Simplemente hagámoslo.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Christian

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
246 Comentarios en “Tres propuestas”