2010

Tan cerca del fútbol…

Pobre México nuestro, tan cerca del fútbol y tan lejos de la ciencia”, frase, la anterior, que forma parte de un discurso pronunciado por Carolina Aranda Cruz, ignoro quien lo escribió. Desde entonces ha sido tomada como bandera y ondeada por cientos de buenas personas, que se desgarran las vestiduras y nos escupen en el rostro esas palabras, tan solo por mostrar debilidad al chutale, me pienso dos veces antes de confesar mis otras debilidades. No sé que me dirían.

¿Que ganamos sentadotes frente al televisor?
Nos cuestionan acaloradamente, ¿porque mejor no leer un libro? Si leo, contestó, y con los ojos desorbitados repelen ¿todo? Y así empieza un recuento de la situación de nuestro país, un repaso por la desgracia histórica, la situación económica, política, educativa y demás etcéteras que atravesamos y la apatía que mostramos tácitamente al perder el tiempo viendo nuestro deporte favorito. Soy culpable (ah, ya me siento mejor).

Se quejan (y quizá con razón) que los libros de ciencia sean escasos en las librerías pues afirman que la solución a muchos problemas actuales esta en los avances científicos.

Olvidan que el discurso mencionado en principio, es un ataque al dinero que es destinado al deporte en contraposición de lo que se destina a la ciencia. Y eso que el Estado eroga más en educación que en deporte. Sí en el deporte hay mas dinero es porque son inversiones privadas, negocio pues. Ser “chutalero de coraza” como sarcásticamente pronuncian, nada tiene que ver. Y sin tan inteligentes son ¿Por qué no han podido hacerse de ingresos? No nos culpen.

El deporte esta en la naturaleza, basta observar a cualquier especie animal, y veremos como galopan y luchan, dependiendo sus habilidades. Nosotros solo hacemos caso al llamado de la naturaleza.

Ustedes por el contrario retan a la naturaleza, intentan manipularla y eso no le gusta.

Y me pregunto ¿que es peor? Dedicarnos a desafiar la naturaleza con avances científicos o de vez en cuando reunirte a perder el tiempo viendo tu deporte favorito.

Una respuesta me lleva a otra pregunta.

¿Cuánto le debemos a la ciencia?
Ya casi empieza el partido y me da flojera hacer una verdadera lista de lo que le debemos a la ciencia, y no tiene caso porque por cada cosa buena que le debemos a la ciencia hay algo peor. Sí.

Entre el deporte que ustedes practican, querer saberlo todo, y el deporte que nos gusta ¿que hace mas daño?

Usen su científico cerebro y díganme ¿Qué parte debe mas muertos?

Les dice algo ¿Hiroshima?; ¿Cocaína?; ¿Ciudad Juárez?; ¿Marlboro?; ¿Televisor?

No, no me malentiendan, a estas alturas es imposible, pero creo que el hombre en general estaría mejor sin ciencia. Pero sucedió y ya ni modo. Es cierto que a nuestro país le falta desarrollar su tecnología para subirse al tren de la competitividad, pero yo no quiero participar de eso.

Usen el cerebro en las bellas artes, regálenme la mejor novela jamás escrita, las letras que formen el mas bello poema, la melodía que me haga tener una erección del vello capilar, un película soberbia, un cuadro que me atrape hasta perderme horas frente a él, lo que quieran, pero no me regalen descomposiciones del átomo, ni le agreguen mas elementos a la tabla periódica, olvídense de eso; o:

Déjennos perder el tiempo frente a ese buen invento unas horas, un científico menos hace más lenta la mutación de este mundo en desecho fecal.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
451 Comentarios en “Tan cerca del fútbol…”