2010

El “hazme el chingado favor” va implicito

Hace poco leí una entrada increíble!… era la opinión de un tipo sobre la importancia de la ciencia y la competencia que se tiene con el futbol por la atención del pueblo mexicano. El post da validez a la frase “ignorance is a bliss” o la ignorancia es una bendición. Como conclusión final, el post afirmaba que la humanidad estaría mejor sin ciencia. Pero, inconforme con esta manifestación de su inhumana opinión (eventualmente se detallará el por qué), el autor asegura que el exceso de atención al futbol, en nuestro país, es natural y plenamente justificable… casi inevitable. He de reconocer que se necesita un gran par de tanates para decir esto. Evidentemente uno no piensa con los huevos.

Ignorance is a bliss
Seguramente la vida de un científico debe ser muy dura. Hablo de la gente que de verdad se supera día con día, investiga, se cuestiona, propone y resuelve. Debe ser exhaustivo. Pero ¡no es más que el uso sistematizado de la razón! Y es un hecho que todos podemos razonar… o ¿no?
En cambio la gente que hace lo mismo cada día laboral, que ve a su trabajo como la forma de mantener su nivel de vida y que no tiene metas ni objetivos trascendentes a sus necesidades básicas… esa gente sin duda tiene la vida muy fácil; vive en una comodidad incomparable porque así como el trabajo físico no tiene comparación con el trabajo mental, del mismo modo se compara la comodidad física y la mental. ¡Qué alivio sería vivir conforme totalmente!; ya sea por convicción o por mediocridad.
¡Muy fácil! Pero ¿qué valor tiene una vida así? Seguramente la ciencia tuvo en su momento bases filosóficas y atacarla sería atacar el deseo natural del ser humano por saber sus orígenes y conocer su entorno i. e. decir que estaríamos mejor sin ciencia es negar nuestra propia naturaleza. Esto es: el instinto.

Naturaleza humana
El instinto no es únicamente animal; también tiene su parte racional. Se define como la transmisión genética del conjunto de conductas que propician y aseguran la conservación de la especie. De manera que, según la definición, cualquier acción humana que provea bienestar para su comunidad es natural… incluso matar… y cualquier acción humana que no contribuya con el bienestar de su comunidad es inhumana y, según el instinto, debe ser atacada o eliminada.
De manera que si vamos a un análisis de estas dos disciplinas, la hipótesis del autor del post mencionado al inicio es totalmente errónea, no solo por atacar a la ciencia, sino por defender al futbol. A continuación defiendo mi argumento.

Hechos
Es cierto: la ciencia ha propiciado guerras y muertes. Pero siempre se han hecho para beneficiar a una de las partes. Ok! Hemos de reconocer que muchas personas inocentes han perdido la vida. Pero, según el instinto, es un precio que se debe pagar por el bienestar de la comunidad. Espero que el lector me disculpe por tan cruda aseveración, pero es un hecho que, únicamente hago uso de una de las formas de la razón: la lógica elemental.

Es cierto: el pueblo mexicano tiene héroes mediocres, la mayoría son futbol-istas

Es cierto: el futbol promueve la competencia, ejercita el cuerpo y asegura el correcto funcionamiento de la mente de quien lo practica. Insisto: de quien lo practica.

Es cierto: el país necesita estudiantes e investigadores para hacer tecnología, para esto necesita de la inversión y del apoyo de toda la comunidad. Aquellos que se avienten la responsabilidad de traer estos beneficios deben ser reconocidos y valorados. Y todos aquellos que no aporten al crecimiento de esta filosofía por lo menos deberían apartarse para que los que si aportan procedan. Aunque si no son parte de la solución, son parte del problema según algunos.

El fanatismo
Aquí el problema más significativo es el fanatismo y no nada mas futbol-ístico, también religioso (por cierto un saludo a Neto que alguna vez pensó que era fanático religioso solo por tener cultura general). Eventualmente escribiré algo acerca de la religión también. Este no es el caso.
El fanatismo nos hace intolerantes y agresivos. Nos hace perder el control sobre nuestra propia mente. Nos quita la parte racional de nuestra naturaleza y genera un caos. Todo aquel que contribuya a un caos en la comunidad con base en actividades que obstaculizan el desarrollo del país debe ser discriminado. ¿Quien dice que la discriminación no es buena? También es una ley de la naturaleza y TIENE que aplicarse. Eventualmente escribiré sobre la discriminación también.
La televisión sin duda es una aportación científica que contribuye al fanatismo. Pero existe también televisión de calidad que propicia el desarrollo humano. Sin televidente idiota no hay televisión idiota.

Conclusión
En conclusión: si el futbol, aun con sus ventajas en cuanto a fortalecimiento y acondicionamiento personal, propicia el fanatismo y la intolerancia de los propios, podemos afirmar que, con base en la definición de instinto, es dañino para el país y debería corregirse… por lo menos.
Si la ciencia aporta beneficios al país haciéndolo competitivo y demandando lo mejor de sus representantes, aun con sus atribuciones bélicas e infinidad de muertes registradas, es benéfica para el país y debe promoverse.

Finalmente: la frase “pobre México nuestro: tan cerca del futbol y tan lejos de la ciencia” es, por lógica, totalmente cierta duela a quien le duela, tanto que podría llevarse como estandarte ahora que viene el bicentenario ppppppppt!. Conclusiones eufemistas hoy no!

Cortesía de Alexis

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
416 Comentarios en “El “hazme el chingado favor” va implicito”