2010

Una pequeña fuga

La mañana siguiente de mi primera noche en Culiacán me desperté temprano para el compromiso que tenia horas después. Vi a mi costado a esa hermosa morena que me acompaño en una gran noche de pasión. Me levante en pelotas y me asome por la ventana del cuarto en el tercer piso del hotel… y vi la luz del amanecer…

Fue ahí cuando realmente me desperté solo y con el calzón a media nalga, jajajaja. Bendita imaginación, jajaja.

Eso si, me asome por la ventana para ver un poco de Culiacán cuando note algo que como suele suceder me hizo decir, Hazme el chingado favor!

No chinguen, ya cuando terminas con un jardín con todo y pajaritos en tu techo creo que es hora de arreglar la fuga del tinaco, jajajaja.

¿No les gusto? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

chilakil_4.0

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
89 Comentarios en “Una pequeña fuga”