2010

Todo por un justificante

Hace unos días tenía un examen bastante importante; pero resulta que me invitaron a una fiesta; realmente hice un gran esfuerzo por ir soy de esos personas que prefieren quedarse en casa, hacer la tarea y estudiar además de dormirme temprano y hacerle caso a mi mama (si como no); bueno la fiesta se termino a una hora bastante razonable si hubiera sido otro día en fin llegue a mi casa a las 4:00 de la mañana no había tomado mucho; me fui a dormir pero el examen empezaba a las 8 de la mañana como chingados me iba a levantar a las seis si me había dormido a las cuatro.

En fin desperté como a eso de las 11 no había dormido tanto como para decir que estaba activo y fresco bueno lo primero que pensé al despertarme fue: tengo que ir al baño, después de desahogarme regrese a mi habitación con la intención de dormir un poco mas y justo cuando me estaba acostando que me acuerdo del dichoso examen.

No sabía qué hacer tenía que hacer ese examen pero no tendría caso ir a la escuela pues el ya habría acabado; en ese momento que se me prende el foco tenía que llevar un justificante. Pues bien fui al hospital con el choro de que me dolía muchísimo la cabeza, vomito, fiebre pues para no hacerles el cuento largo me sacaron sangre y todo eso pues me tuvieron en el hospital un buen rato me dijeron que no tenía nada grave como creían que solo tenía un cuadro de anemia y que lo trataríamos con inyecciones de vitamina b o algo así.

En mi vida no me había enfermado de nada que fuera necesario que me pusieran inyecciones así que las únicas experiencias que había tenido con las jeringas era las vacunas que no son nada del otro mundo. Pues como no contaba con experiencias desagradables pensé como una persona madura que lo mejor era ir a que me aplicaran esa inyección que no debía ser nada importante.

Llegué y le di a la enfermera la receta y la medicina, ella era una chava chaparrita y delgadita además no estaba fea así que me dio confianza pues bien me dijo que me acostara boca abajo en una camilla que tenían. Pues la chava como les repito estaba bonita y yo trate de romper el hielo pues no fue una buena decisión pues me gire para verla justo cuando ella estaba preparando la inyección la jeringa era bastante grande a mi parecer pues las había alguna vez pero como nunca eran para mí no le tomaba mayor importancia.

Lo más probable es que pusiera cara de terror porque me pregunto se tenia algún problema respecto a las inyecciones yo tratando de hacerme el valiente le dije que no y actué como si ver como terminaba de preparar la inyección no me pusiera nervioso en fi me puse boca abajo y ella descubrió bien mi nalga pues si bien mi cara podía fingir tranquilidad mi cuerpo no. Estaba tenso entonces ella me dio unas palmaditas (no sean mal pensados) pues lo más probable es que eran para que me relajara pues ya saben froto el algodón y me pincho eso no me dolió pero después empecé a sentir como el liquido iba entrando y cada vez sentía mas ardor en mi nalga lo cual hizo que volviera a poner otra vez mi pierna dura lo que seguramente empeoro la cosa pues me dolía tanto que otros 3 segundos dentro y no sé que me habría pasado me daría mucha vergüenza ponerme a llorar así que me controle bueno la chica saco la jeringa puso el algodón y lo presiono para que no saliera sangre mientras me decía que no me preocupara que ese tipo de inyecciones solía ser un poco dolorosa yo le comente el hecho de que nunca me habían puesto inyecciones por estar enfermo a lo que ella soltó una pequeña risa y dijo “tu primera experiencia no ha sido muy buena” quito el algodón y me dio una nalgada esta vez sí fue nalgada algo que deteste pues mi trasero me dolía bastante reprimí mi impulso de gritar y me fui.

Me dolía toda mi pierna pero aun así me fui como si nada me doliera caminando normal hasta que me aleje un poco del sitio empecé a caminar algo cojo. Pues bien llegue a mi casa comí con mi familia me fui a mi cuarto y me dormí.

Me desperté como a las nueve me bañe cene arregle mis cosas como un niño bien portado (con una nalga adolorida) de la cual mi único consuelo era que si había conseguido el justificante que necesitaba algo me debía de costar pues todo tiene su precio; no me fui a dormir para mañana estar fresco como la mañana.

Al día siguiente le levante a las 5:30 pues entro a las 7 a la escuela pero como siempre en la Ciudad de México hay bastante trafico le entregue al profesor el justificante además de una pequeña explicación verbal de mi parte a lo que el profesor solo me dijo NO TE PREOCUPES NO ERA NECESARIO QUE PRESENTARAS EN JUSTIFICANTE .

ADEMAS EL EXAMEN SE POSPUSO PARA HOY a lo que solo pude pensar HAZME EL CHINGADO FAVOR tanto teatro para nada, el tiempo que perdí en el doctor a peor aun la pinche inyección que causaba que todavía me doliera mi nalga para que el pinche maestro me saliera que todo lo que había hecho ayer no tenia gran importancia además para terminarla de fregar todavía me tienen que poner quien sabe cuántas pinches inyecciones en mi trasero pues ya había empezado el tratamiento. Ya en fin que le voy hacer.

Cortesía de Cachetes

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
82 Comentarios en “Todo por un justificante”