2010

La solución de México – En Francia les resultó de maravilla

Nota publicada originalmente en: http://www.dross.com.ar/

En México hay un gran problema.

La están llamando “la nueva Colombia”, ¿motivo? El nivel de violencia y salvajismo que el hampa, el narcotráfico y la corrupción despacha a nariz alzada. Una cosa ha llevado a la otra y como todo proceso degenerativo, han pisado el nivel más bajo y oscuro del pozo; ahí donde la vida humana no vale un pepino…

Juárez ya no parece una ciudad asolada por el crimen, sino una payasesca parodia Western. Un chiste de mal gusto. Una oda vomitiva a la película El Mariachi, pero sin un final feliz.

Cuando el crimen llega al nivel que ha llegado en Juárez, la policía, sí o sí, tiene que estar involucrada. Es un axioma. Está tan claro como que arriba es arriba y abajo es abajo. No es un asunto de debate con galletitas de chocolate, es una cuestión de entenderlo; para que el hampa llegue hasta ese punto, deben haber dos explicaciones lógicas, y sólo dos, no tres, dos, con el mismo fundamento de que 2+2 suman 4: o la policía no sirve de nada (pero es que de nada), o la policía colabora con los delincuentes. Yo voto que la policía colabora. No es cuestión de buscar pruebas; la policía mexicana es corrupta. Se sabe. Negar lo contrario es insultar la inteligencia. Es pretencioso, es estúpido, es defender lo indefendible, es inadmisible, es tomar el pelo con descaro. La policía de Juárez es corrupta. Está podrida. No sirve a los intereses de los civiles.

Por algo se parodia a las autoridades mexicanas en películas como Hombre en Llamas, y por más que les duela en su orgullo patrio tienen razón. Insisto: esto no es cuestión de debatir con cínicos, descarados y cabrones con uniforme, esto no es cuestión de cagarse en el alma de los muertos y mearse en la cara de los dolientes. La policía de Juárez es simplemente corrupta y que se vayan a la mierda los negadores, los matones y los borrachos.

Para controlar el crimen, usualmente, hay que tomar medidas en el despacho de la policía; armar planes, adoptar estrategias… estrategias hay a montones, y han solucionado muchos problemas en muchas partes del mundo, pero la policía de Juarez es corrupta, la policía ES el narcotráfico. De nada valdría declarar ley marcial, declarar ley marcial allá es como darle todo el poder al secuestro, a los asesinos y a los delincuentes.

¿Qué queda, entonces?

Lo que queda es que la gente se moleste, tiene que molestarse; tiene que salir masivamente a la calle, armada, ir
en hordas a la casa de algún narcotraficante notorio, tumbar su puerta, agarrarlo a él, a la esposa y
a los hijos, tirarlos a la calle y romperles a cada uno las costillas.

Luego hay que rociar de gasolina su casa, sus carros y sus pertenencias, y quemarlas delante de ellos. Y después, bañarlos en gasolina a ellos mismos y quemarlos vivos también.

Más tarde hay que ir al barrio más peligroso de la ciudad, organizar una barrera humana muy, muy larga, armada con escopetas y pistolas, y coserlos a tiros desde afuera. Descargar carabinas y luego recargarlas y descargarlas otra vez, luego recargarlas nuevamente y así por un buen rato. No importa que caigan inocentes, eso es lo de menos; hay que masacrarlos a plomo. En quince minutos hay que descargar contra ese lugar todos los tiros que se han disparado en la calle en los últimos cinco años.

Luego hay que ir a la jefatura más grande, linchar por lo menos a 10 policías, masacrarlos públicamente y vejarlos, y después arrasar con el recinto hasta que no quede pared en pie.

¿Me has seguido hasta aquí? Bueno, ahora te voy a decir lo que va a pasar al día siguiente…

Primero: un silencio de la puta madre. Pero eso no es lo interesante, lo interesante es que no va a haber ningún crimen en la ciudad.

Juárez va a gozar de las 24 horas más tranquillas en todo el continente. Este pronóstico, afortunadamente, se extenderá por una semana. Habrá escándalo y las putas de los medios se tirarán de los pelos, sí, pero crimen no habrá. Los narcotraficantes van a hacer algo a lo que no están acostumbrados ahí arriba, desde su pútrida cumbre donde tienen ensartada a la sociedad por el culo y la miran abajo sólo para escupirla de vez en cuando; van a correr como la parodia de un personaje cagón de mal gusto.

Al cabo de un mes, es bastante probable que aún no haya ningún crimen, o que el crimen se dé por una disputa doméstica, un hombre borracho, un despecho o algo por el estilo… pero no a causa del hampa.

Pasado el año, Juárez va a ser una ciudad tan tranquila como un pueblo canadiense.

¿Más allá de un año? Hay que tener cuidado porque la mierda, así como la viveza criolla en su peor faceta, crece raíces. Hay que cortarle las extremidades de vez en cuando, pero al menos lo más difícil habrá pasado…

¿Te parece una barbaridad? Que lástima, porque a Francia le resultó de maravilla.

Enlace: http://www.dross.com.ar

Cortesía de Eduardo

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
341 Comentarios en “La solución de México – En Francia les resultó de maravilla”