2010

La vida en el México del Bicentenario

La verdad es que me siento muy afortunado al poder estar sentado escribiendo estas palabras ya que aunque parezca ficción nunca sabemos cuando vamos a sucumbir ante la forma en que se vive en todo el país. Sólo les voy a hacer un recuento de las cosas que me ha tocado vivir en los últimos días, no se ustedes pero a mí se me hacen inconcebibles por como había vivido toda mi vida hasta la actualidad.

Primero, hace dos semanas mientras revisaba el Facebook veo que una amiga tiene en su status: “Hay una balacera frente a mi casa, nadie pase por aquí” y puso su dirección. Yo me quedé de HECF!! Jamás imaginé que este tipo de acontecimientos sucedieran en Tuxtla Gutiérrez; al siguiente día me enteré que la balacera había durado cuatro horas y que al momento había cientos de denuncias por el pánico en la ciudad ya que todos oían balazos y preferían ir a esconderse a sus casas por el miedo latente. Mi mamá ese fin de semana no le dio permiso a mi hermano para que fuera a ver el partido de Jaguares por el miedo a algún ataque de los Zetas que según estaban enojados porque en la balacera del día anterior les habían quitado a la empresaria que tenían secuestrada.

Ese mismo día decidí ir en la noche a tomar unas cervezas a un bar al que frecuento y SIEMPRE está llenísimo, resulta que precisamente ese día estaba vacío y si digo que estaba vacío es porque realmente no había casi NADIE. Decidimos ir a otro y al siguiente día me entero que en 48 horas habían aparecido 9 descuartizados en Morelia que es donde resido. Que uno de los cuerpos reconocidos era de un tipo que secuestraron un día antes y que la gente denunció las bolsas que estaban en su banqueta y de las cuales salía sangre y algo que parecía una extremidad humana. Segundo HECF. No mames, ¿en que pinche lugar vivimos?

El fin de semana pasado saludo a un amigo por el Messenger y me cuenta que mientras desayunaba cerca del cuartel militar en San Cristóbal de las Casas se presentó una balacera y que estuvo seis horas atrincherado viendo los muertos caer y sabiendo que en cualquier momento podría cargárselo el payaso. Así, sin deberla ni temerla se lo podían pescar simplemente por encontrarse en el lugar equivocado y a la hora equivocada, HECF!!!

Apenas el lunes esperaba a un amigo que me lleva a la escuela cuando un señor pasa frente a mí y al verme se detiene y me dice: “Joven podría prestarme dos pesos, es que solo tengo tres y no tengo cómo irme a trabajar”. Su cara mostraba una pena inmensa, se los dí y también le dí para su regreso porque tampoco tenía, el me dijo con un rostro lleno de tristeza, impotencia y vergüenza: “muchas gracias joven, gracias, le juro que en una pasada se lo devuelvo, es que no tengo cómo irme” mientras se secaba con el brazo las lágrimas que brotaban de sus ojos. Es la segunda vez que me pasa y la neta me dio un chingo de sentimiento por ver la impotencia del pobre señor, pero nuevamente HECF. Gente que chambea y se raja el lomo para sobrevivir y que a veces ni siquiera les alcance para el pasaje, yo creo que tampoco tendría para comer ese día.

Antier fui a la escuela y afuera había cerca de 5 camionetas de la policía federal, llenas de policías armados hasta los dientes. Según que estaban buscando narcos, fui a desayunar y a comer a la fonda de enfrente con el miedo de que en cualquier momento pudiera comenzar una balacera. Estuve todo el día temeroso, y cuando llegué a mi casa me sentí aliviado del peligro. ¿Por qué tenemos que vivir de esta manera? HECF!! Ni siquiera puede uno ir a la escuela tranquilo.

Y hoy! HOY!!! hoy mi fortuna o mi realidad se pasó de lanza. Estaba desvelado pues ayer mi chica había venido en la noche a la casa y dormía tan a gusto cuando suena el teléfono. Supuse que era mi mamá pues no nos habíamos comunicado en los últimos días. Descuelgo y me habla un disque comandante de la policía preguntándome si sabía que ayer en la calle donde vivo pasaron nueve camionetas miembros armados del cartel de la Familia Michoacana y que si sabía algo más al respecto. A lo que contesté que no sabía, entre que por error solté mi nombre y entre que si yo había hecho la denuncia el tipo me da mi dirección y me empieza a decir que tengo que darles aunque sea para la gasolina porque están cerca y que si quiero arreglarla por las buenas o por las malas, que si cuelgo el teléfono en ese momento entrarían a decapitarme junto con todos los que se encuentren en la casa, que no era un juego.

Me alarmé y hasta temblando estaba, temiendo a que en cualquier momento entraran por mí. Les dije que no tenía nada de dinero y en realidad sólo tenia 200 varos afortunadamente, a lo que ellos me dijeron que consiguiera con los vecinos en un lapso de 20 minutos, me pidieron mi celular y les di uno falso y me dijeron que no colgara que me iban a tener vigilado, que si salía corriendo en ese momento me mataban. Tembloroso y en pánico me puse un par de zapatos y me brinqué la barda trasera de mi casa que da a un campo de pastoreo y huí del lugar, tomé un taxi y me fui a casa de un amigo.

Afortunadamente ahí me tranquilicé y analizando la situación nos dimos cuenta que se trataba de una extorsión telefónica, hablamos con mi casero y me dijo que por error había dado sus datos una vez que le llamaron diciéndole que se había ganado una ficha de Telcel y que desde ese día a el le han llamado a todos sus números con diferentes formas de extorsión y que sólo les cuelga porque le han dicho desde que su primo necesita dinero para regresar del gringo hasta que lo van a llegar a matar y que van a matar a su mamá porque saben donde vive. Ahorita acabo de regresar a mi casa y estoy temeroso curándome las heridas del salto.

¿En que pinche país vivimos? No se ustedes pero a mí NO me tocaba vivir este tipo de situaciones hace unos cuantos años. No sé que estrategias tenga el gobierno para terminar con la delincuencia pero la realidad es que vivimos en una pesadilla en la que en cualquier momento podemos ser víctimas de cualquier cosa. Aunado a eso la gente se está muriendo de hambre en todos lados y somos algunos afortunados los que tenemos para comer. Hagánme el recabronputísimo favor!!!! Estoy harto de vivir de esta manera!! ¿Qué me falta? Que maten a alguno de mis conocidos? o que me maten a mí??

Así se vive el México del Bicentenario…

Cortesía de Jorjao

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
121 Comentarios en “La vida en el México del Bicentenario”