2010

Los Narcocorridos y los medios de comunicación

Hace unas semanas en todos los programas de chismes faranduleros (no indaguen porqué los ví) no se hablaba otra cosa que de la censura a los narco corridos y coincidió con que varios locutores a nivel nacional manifestaban su temor por las redes sociales.

En uno de esos sabios comentarios dejados aquí alguien dijo que no es tanto el miedo a que la gente opine sino a la irresponsabilidad en el manejo de información, en la invención de chismes por parte de gente ociosa que quiere sembrar terror sicológico y tiene razón … pero independientemente de esto me pareció muy “curioso” que a los comunicadores y seudointelectuales greñudos les preocupe tanto lo que puede decir la gente, pero nomás se habla de la posible censura de narcocorridos y pegan el grito en el cielo, ahí es cuando yo digo: ¡HAZME EL CHINGADISÏSIMO FAVOR!!!

¿A poco son más peligrosas las palabras del pueblo que las cuernos de chivo de los narcos? No he visto yo que un verbo irregular haya acribillado a nadie…

¿Pues de parte de quién están, del pueblo o los criminales? Podrán decir que así como el que juega videojuegos violentos no va ir a matar a nadie, el que escucha narcocorridos no se volverán narco… ¿oh no? Pero bueno, independientemente de esto, creo que los ciudadanos de todos los estados vivimos en constante terror de lo que pasa, del montón de muertes y ejecuciones, donde los que vivimos honestamente a pesar de la crisis, tengamos un tiro al blanco en la espalda y no sepamos si volveremos a ver a nuestras familias cuando salimos a la calle.

Defender la creación de estas canciones no es defender la libertad de expresión, es la de solapar a los malvivientes millonarios que se joden al que se pone en su camino, con sus cochinas drogas o a tiros y secuestros. Seguramente los que son “fans” de estas canciones, se sentirán proyectados y les emociona escuchar que fulanito de tal en su suburban dorada se escapó de la ley y que es más inteligente y valiente que la policía, pero se les olvida que estos Robin Hoodes modernos roban y matan para quedárselo todo para ellos.

Me da coraje que no haya tantito sentido común, que no piensen en el sufrimiento de los torturados o secuestrados y en las familias de los mismos, en la gente que tiene que comprar protección para sus negocios y hacer tratos con el diablo porque si no los matan.

Lo que hacen es seguir solapando un poder obtenido a base del miedo y del crímen donde las víctimas somos los ciudadanos honestos.

En cada uno de esos cochinos programas se ponían a defender la “libertad de expresión” ,con la pena, pero eso ya es libertinaje, si no habría que ver cuánto les pagan a los grupos que componen esas” joyitas” de la música popular.

El otro día, me quise volver chango, cuando uno de mis vecinos tenía esta música a todo volumen y con su chamaquito de 5 o 6 años ahí a un lado, ¿pero que ejemplo le da? ¿Qué le está aportando a su hijo, sino la imagen de un criminal convertido en héroe?

Ya nadie quiere pensar en los niños…

La verdad ni como ayudarnos, entre las opiniones tendenciosas, superficiales y parcialistas de los medios y el sector de la población sin sentido común que se deja arrastrar por la ignorancia y que parece celebrar la impunidad mientras a ellos no les toque…

Si dicen primis gritaré…

Cortesía de Margot

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
161 Comentarios en “Los Narcocorridos y los medios de comunicación”