2010

Pastelito con Taladro

Mi jefa… tan linda, tan dedicada a su chamba como verdadera madre mexicana, un bonito día de verano, se encontraba haciendo un pastel para el cumple de mi abue, ya saben, la harina, los huevos, la levadura y por supuesto la batidora. En eso estaba mi progenitora cuando madres, la batidora se quemó, típico de regalos del día de la madre (se la regaló el barbero de mi cuñado). Debía encontrar una solución rápida y tajante, en eso, con su sexto sentido y lo que la caracteriza, su open mind, decidió ir a la bodega de papá y sacar el taladro, darle unos trapazos y sustituir una broca vieja y oxidada de 1/8 por la varilla de la batidora, la ajustó con la maestría de un carpintero, la conectó a la fuente de luz y… santo remedio, la masa quedó bien batida después de unos minutos.

Yo iba llegando de la universidad cuando me tocó ver esta escena, por mi mente pudieron haber pasado muchas cosas, pero la primeritita fue un bien merecido HAZME EL CHINGADO FAVOR!!! -Jefa… yo no me voy a tragar eso!!- -a si? Pues te chingas por que ni siquiera es para ti!!- jajaja mi madre, es bien cabrona!

Cortesía de Bioheck

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
130 Comentarios en “Pastelito con Taladro”