2010

La soberanía contra el dólar

México es una economía que vive una dolarización “virtual”, donde todo se mide por dólares y en la mayor parte de los créditos otorgados están en la divisa norteamericana, lo que sumado a la amenaza de las devaluaciones y la inflación, hace que para algunos la idea de renunciar al peso y adoptar una moneda más fuerte sea una evidente solución para muchos males, yo provengo de una cultura que piensa que si un activo fijo o un bien mueble te genera gastos, es mejor deshacerse a tiempo de eso, pues a la larga te genera perdidas y después será muy difícil desacerté de ello, el sentimentalismo no te da ganancias a que aprender a sacrificar para ganar.

Solo hay una forma de terminar con la inflación y evitar la volatilidad cambiaria. La única forma que tiene el Banco de México para olvidarse de tener que hacer política monetaria (que nos sale muy cara y en muchos casos se promulgan leyes muy al vapor) y al mismo tiempo tener total estabilidad cambiaria es dolarizando la economía, esto para algunos políticos o ciudadanos es una mala palabra, pues “perderíamos nuestra soberanía nacional”.

Esta decisión no es de enchilame esta gorda o ponle más crema a este taco y listo, como en todas las decisiones humanas tiene ventajas y desventajas, entre las virtudes que se pueden ver está que se economizan costos de transacción y comisiones. (Esa es una de las grandes ventajas que ha tenido Europa con el euro), pues ya no hay que pagar comisiones por cambiar marcos alemanes a liras o a pesetas. En el ámbito nacional los importadores y los exportadores no tendrían esos gastos ni el riesgo cambiario, se acaba el problema de tener que hacer política monetaria, se le acaba la acumulación de pérdidas y lo más importante, se acaba la necesidad de tener una Banca nacional deficiente. Otra ventaja (tomando en cuenta la inflación nacional) es que el país que se dolariza va a tener una inflación muy parecida a la de Estados Unidos, además de que se pueden reducir costos teniendo un Banco de México más reducido.

En América Latina ya son dos los países que han adoptado el dólar estadounidense como su moneda oficial: El Salvador y Ecuador. (Que de tener una inflación del 90% hoy en día su inflación es del 4%) Panamá está dolarizado de facto y otros dos países, Argentina y Brasil, intentaron -sin éxito- mantener el valor de su divisa en una paridad de uno a uno con el dólar.

El hecho de que el país tenga su propia moneda tiene un costo bien grande. No solo por lo que nos cuesta emitir los billetes y monedas que digamos, es insignificante, sino por el hecho de que queremos que el Peso sea relativamente estable, cuando la política no esta a realmente a favor de la ciudadanía y los políticos solo piensan en si mismos o en su triunfo electoral. La gente siempre esta temerosa de una nueva devaluación porque perdió la confianza en el Peso. Sabemos bien que el banco apenas ha logrado evitar una devaluación a medias, gracias a que la mitad del sistema financiero está dolarizado, para que por lo menos se mantenga la confianza en el 50% de la moneda que circula en el país, aquí es cuando el Banco de México tiene que hacer política monetaria. Ahí es donde vienen más pérdidas.”

La soberanía no está en la moneda, ya que en una economía como la de México, tan abierta comercial y financieramente no lo permite ya, porque lo que acontece en el exterior condiciona grandemente lo que sucede en México. Una inflación en el extranjero, o el precio del petróleo, nos afecta aunque seamos muy soberanos.

Una parte importante de nuestra soberanía está en el papel y no en la realidad.

Gracias y vuelvan pronto.

Buckaroo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
228 Comentarios en “La soberanía contra el dólar”