2010

No te quejes

Ayer, Ricardo R. G. nos compartía desde su “Hermosa Ciudad de Guadalajara” como ahora ya “No se puede confiar en la autoridad” platicándonos básicamente dos eventos, uno en el que se justifica totalmente el HECF, y una segunda parte en donde verdaderamente dije HAZME EL CHINGADO FAVOR, pues Ricardito, después del abuso por parte de un oficial (que andaba buscando su mordidita) ofrece en la segunda parte de la anécdota dinero para que lo dejen ir por que, en esta ocasión, si había cometido una falta, este tipo de actitudes… SON MAMADAS.

Nos quejamos diariamente en está página y con todos nuestros conocidos por la situación en la que vive México, por la burocracia a la que nos enfrentamos para cualquier tramite, por la violencia o falta de valores o por los agentes de tránsito y policías que son unos ineptos, o que andan viendo nomás a quien se chingan, pero cuando la cagamos, de volada sacamos la lana para evitar pagar una multa o simplemente la molestia de ir a recoger una licencia, placa o yo que sé.

Debo reconocer que este artículo es una pedrada para mi mismo y a continuación explico por que:

Hace tiempo tuve que viajar a la capital de mi estado (CHIHUAHUA) y como de costumbre… salí tarde, por lo que iba a exceso de velocidad. Al entrar en la ciudad en una curva estaba un tránsito parado (no se veía desde atrás por la curva) así que te agarraba de sorpresa y en cuanto pasé, me indicó que me parara. Sabía que la había cagado y tal vez se ve uno más mal alegando que “no se había dado cuenta” o cualquier tontería similar, así que igual que “el Richard” le ofrecí una lana para que me diera chanza a lo cual, el agente de muy buena gana accedió, en esa ocasión, iba con mi esposa la cual, al subirme de nuevo al carro me dijo: ¿a poco así se dan las mordidas?, ¡nunca me había tocado ver algo así! y demás cosas por el estilo. No me reclamó en ningún momento, sin embargo estaba asombrada por la naturalidad, rapidez y diligencia con que se dió toda la “tranza-cción” (no tenía que reclamarme, yo solito empecé a sentirme como perro por haberlo hecho). Por eso, cuando leí el aporte de Ricky, recordé aquella ocasión y me animé por fin a hacer un primer aporte a esta pagina que leo desde hace ya tiempo, no había compartido antes por que no iba a platicar aquí nada nuevo, iba a ser uno más quejándome y criticando algo de lo que yo mismo soy partícipe.

Por eso; esta yo te diría que no te quejes si:

Alguna vez das mordida (sin importar si la iniciativa fué tuya o de la autoridad)
Si pretendes que tus hijo o los hijos de los demás sean educados pero en tu casa eructas como si nada o si cuando te enojas dices palabrería y media
Si te pasas de vez en cuando los altos, argumentando que “tienes prisa” o “solo es está vez”
Si llegas tarde a todo lugar por que ya tienes ese re-cochino habito
Si utilizas cualquier recurso de la empresa donde trabajas (aunque sea una hoja de papel) para algún propósito personal (tareas de tus hijos, invitaciones, etc.)
Y aquí puedes agregar cualquier otra cosa con la que participas TU para que México siga igual, sin cambio, podrido, pero muy bonito.

Ojalá que cada vez que hagas alguna de estas cosas te llames tú mismo la atención, que tú mismo despiertes y te des un madrazo hasta que aprendas.

Cortesía de Warrior

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
316 Comentarios en “No te quejes”