2010

Ni comes, ni te vas

Noticia conocida, Orlando Zapata Tamayo murió. Un albañil cubano, encarcelado en múltiples ocasiones por criticar el sistema político de su país, en la cárcel se sometió a una huelga de hambre hasta que no liberaran a los que como él, viven en prisión por cuestiones políticas. Una persona realmente convencida de que su causa es justa y el gobierno cubano lo dejo morir, si claro, intentaron alimentarlo, le aplicaron sueros, pero no atendieron su demanda. Libertad a los presos políticos. Firme hasta el ultimo aliento, Zapata expiro.

Guillermo Fariñas Hernández, ha decidió continuar la lucha. Pesimismo o realismo, como quieran llamarle, si esta tan decidió como Zapata, pronto su familia estará de luto.

¿Por qué reprimir la libertad de expresión con cárcel? Porque ser disidente de un sistema político es un delito. Opinar distinto esta mucho muy lejos de ser un libertinaje, algo que tampoco apoyo. Porque reprimir una idea como un vulgar delito.

Los argumentos no se han dejado esperar, por ejemplo el siguiente pronunciamiento dirigido a “los intelectuales y artistas del mundo”:

[…]“En la historia de la Revolución jamás se ha torturado a un prisionero. No ha habido un solo desaparecido. No ha habido una sola ejecución extrajudicial. Hemos fundado una democracia propia, imperfecta, sí, pero mucho más participativa y legítima que la que nos pretenden imponer. No tienen moral los que han orquestado esta campaña para darnos lecciones de derechos humanos” […]

Sorpréndase fue escrito por la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, Aquiles Julián, la denomino “Declaración engañabobos” y no encuentro mejor calificativo.

El engranaje de la represión es amplio, y pseudos-intelectuales siempre se ha prestado a defender el poder en turno, eso sucede en todos lados, recuerden, por ejemplo que a los estudiantes del movimiento del 68, Carlos Monsivais los llamo “jipis piojosos”, si, el mismo Monsivais opina-todo de Televisa.

Pero a mí me llama mucho más la atención el siguiente discurso:

“Hoy más que nunca se requieren cuadros capaces de llevar a cabo una labor ideológica efectiva, que no puede ser diálogo de sordos ni repetición mecánica de consignas; dirigentes que razonen con argumentos sólidos, sin creerse dueños absolutos de la verdad; que sepan escuchar, aunque no agrade lo que algunos digan; que valoren con mente abierta los criterios de los demás, lo que no excluye rebatir con fundamentos y energía aquellos que resulten inaceptables.

Fomentar la discusión franca y no ver en la discrepancia un problema, sino la fuente de las mejores soluciones. La unanimidad absoluta generalmente es ficticia y por tanto dañina. La contradicción, cuando no es antagónica como es nuestro caso, es motor del desarrollo. Debemos suprimir, con toda intencionalidad, cuanto alimente la simulación y el oportunismo. Aprender a colegiar las opiniones, estimular la unidad y fortalecer la dirección colectiva, son rasgos que deben caracterizar a los futuros dirigentes de la Revolución.”

El que lo dijo se arriesga a ser encarcelado, a ser considerado un delincuente, pues habló de “fomentar una discusión franca” mientras las cárceles cubanas mantienen quietos a los siempre opositores del régimen intolerantemente represor.

Se va a quedar impreso en un papel, a lo mejor los presos políticos se alegran de ver que alguien piense y se atreva a decir algo semejante, pero la decepción volverá cuando sepan que lo dijo Raul Castro. El colmo del cinismo.

Fuente: www.radiocubana.cu

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
330 Comentarios en “Ni comes, ni te vas”