2010

El valor de la religión en México

Esta es una respuesta a la entrada del Sr. Chilaquil sobre la hipocresia en la Iglesia. Mas que criticarlo, me gustaría pronunciarme sobre ciertos puntos que me parecieron interesantes. Antes que nada, tengo que decir que yo no fui criada católica, lo cual probablemente me haga tener una percepción distinta de la religión de la que tiene la gente que ha crecido bajo esa educación.

Me gustaría empezar con un detalle histórico: después de la caída del nazismo en Alemania, la nueva república volvió a introducir la palabra “Dios” en su constitución, esto –de acuerdo con una entrevista realizada hace poco al juez Udo di Fabio- expresa una profunda experiencia histórica: “que en el fondo todo totalitarismo tiene raíces hostiles a la religion”.

Lo primero que se le viene uno a la mente ante esto es tal vez que la religión misma ha fomentado el totalitarismo, la superstición y la intolerancia desde hace muchísimo tiempo. Pero tenemos que preguntarnos: ¿sigue siendo así hoy en día? ¿Alguien que es religioso tiene que ser necesariamente por ello supersticiosos, ignorante e intolerante? Desde mi punto de vista, no. Y mucho menos hoy en dia. Me explico: lo primero que se le viene a uno a la mente cuando piensa en el totalitarismo del siglo XX es tal vez la dictadura Nazi, la dictadura Soviética o, como mexicanos, la dictadura del PRI o de Pinochet etc. etc.

Hace falta pensar un poco mas para ver que estamos entrando en una epoca de intolerancia y dogmatismo, pero en un nuevo sentido: el de la ignorancia y el valemadrismo de la sociedad light, que piensa que somos libres solo porque podemos ir al mall y que no somos ignorantes solo porque nos aprendemos como merolicos los argumentos que todo mundo esgrime en contra de los “punching-bags” habituales (por ejemplo, la iglesia).

Hoy en día no es ninguna muestra de originalidad o sagacidad el despotricar en contra de la religión. Se necesita pensar un poco mas alla para encontrar su valor: en el caso de México, la religión cristiana –que se vive de manera muy distinta a como se vive, por ejemplo, en España- es parte de un acervo cultural que nos mantiene separados del totalitarismo que se vive, por ejemplo, en Estados Unidos.

Disfrutar de la religión es disfrutar de un bien artístico que esta empezando a escasear. Y disfrutarla sin prejuicios y sin vivir angustiados es disfrutarla doblemente. Por supuesto, como menciona el chilaquil en su entrada, la Iglesia tiene que reformarse y dejar de lado costumbres que le vienen de la edad media como esa del celibato imposible.

Por supuesto, la fuente de muchisimos problemas es la superstición de la gente. Pero creo que tanto declarar muerta a la iglesia porque no es perfecta -¡lo ingenuo es pensar que podría serlo!- como achacarle a la religión la ignorancia de la gente son dos prejuicios muy grandes. Y para muestra basta un botón: una persona ignorante sin religión es una persona a la que no le importa destazar a alguien para ganarse unos centavos.

Cortesía de Mrs. Lot

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
488 Comentarios en “El valor de la religión en México”