2010

¡Bada bing, bada bang, bada Beakman!

Me imagino que en todos los blogs siempre hay comentarista que sobresalen, ya sea por sus buenos comentarios o por su constancia en un blog.
El Escritor de Pacotilla tiene esas dos características y esa fue la razón por la invitación a participar en este blog con su miniserie de 5 entradas. Antes de que se animara el y yo platicábamos que no es muy fácil escribir en un blog como este pero yo sabia que haría un buen trabajo y no me equivoque. Hoy termina su ciclo y te agradezco haber participado en este desmadre organizado carnal y aquí seguiremos leyéndote.

Y bueno, hay ciclos que terminan para darles cabida a otros. Así que esperamos con mucho gusto el principio del ciclo de Mexicana como nuestra siguiente bloguera invitada, tercera llamada, tercera… – El Chilakil

El famoso registro del RENAUT nos dejó con más dudas que respue…(Escritor, escritor, dice Maura que si sigue hablando del RENAUT va acusarte con Reveles de que es un post pedorro); ok, ok ya no hablaré de eso hoy, ya está muy manido ese tema, total si no nos friegan con lo de los celulares, será por otra cosa, por eso en mi última colaboración de las 5 que me han dado, he decidido traer un tema algo más ameno y que pueda parecer tonto; pero ser fuente de inspiración en la juventud, es lo que hace falta en estos tiempos.

El ruido ensordecedor de papeles rompiéndose al unísono denotaba 2 opciones válidas:

1) El Neto rompía todos los poster tamaño gigante de su ídolo Ricky Martin de su habitación o;
2) Beakman estaba demostrando gráficamente cómo se generaba un terremoto con 2 guías telefónicas y mucha imaginación.

Me decanto por la segunda opción: ¡Bada bing, bada bang, bada Beakman!

Y es de eso de lo que nos hace falta, el gran vacío de la televisión mexicana son aquellos programas educativos que de infantiles solo tenían el formato, porque de que se aprendía mucho, se aprendía sin necesidad de ser un científico nuclear o estudiar matemáticas avanzadas como cierto señor oso amarguetas, la ciencia es algo bello y que debería estar al alcance de todos desde niños, más en estos momentos donde ser lo más popular es querer ser un narco wannabe o la artista de la telenovela favorita aunque esté toda operada, ahora pues la juventud mexicana se quedó como el tío lolo debido a nuestras gloriosas autoridades escolares comandadas por Elba Esther Mounstrillo que solo sangran a su sindicato y a los maestros, algunos muy buenos que lo dan todo sin tener algún tipo de apoyo.

Nuestro futuro sin impulsar y motivar a la juventud desde la niñez, es poco prometedor; mucho menos en medios masivos de comunicación aquí, sin embargo hubo algunos intentos buenos en el pasado de la televisión mexicana, bueno solo 2 para ser preciso ¬¬, estos es por el programa Super Ondas y mucho más allá en el tiempo, por aquella rareza llamada El Tesoro del Saber, donde mediante títeres en una granja se enseñaban los números y valores, todo eso con ideas netamente mexicanas…no metí a Plaza Sésamo por ser un concepto de otro país, sin embargo hoy en la TV abierta, porque NO todos tiene acceso a televisión de paga, en la tv abierta existe un gran vacío sobre estos programas, donde ahora pululan cosas como Muévete y sus concursos en jaula, o la hora patito 0_0

El Mundo de Beakman aquel programa que descubrí en canal 11 hará muchos años atrás, donde un científico de pelos alborotados medio loco, una rata enorme y su asistente podían hacernos imaginar cosas y así comprender nuestro mundo, una premisa loca, arriesgada pero con calidad para TODO tipo de público, ya que aunque su objetivo era el infantil, estoy seguro que si se lo llegaran a encontrar en la TV el día de hoy, también captaría su atención, como lo fue anteriormente; esto lo traje del baúl de mis recuerdos por ser precisamente un programa que no era aburrido, y sí que podía divertirnos y hacer los experimentos en casa, bueno, nunca pude hacer uno, pero la intención era lo que contaba, cómo no olvidar a aquellos pingüinos con los que daba comienzo y fin del programa, o de Lester la rata, aunque se definía como un hombre en un traje de rata, más aun de la pregunta del programa y muchos conceptos más.

Paul Zaloom, Mart Ritz (quien falleció el año pasado) Eliza Shnider (hubo 3 chicas ayudantes) y todo aquel equipo de personas que dieron un gran valor a la ciencia, sin dejar de ser divertida, hoy todo eso se extraña en la Tv tanto mexicana como extranjera, aquella que nos llega ahora con Realitys Shows, y sí, El Hazme El Chingado Favor es para las productoras de programas infantiles de aquí en nuestro México, que toman por bobos a los niños, digo serán pequeños, pero bobos no son, nos hacen falta este tipo de programas en lugar de traer refritos argentinos o americanos, y hacerle creer que son conceptos originales, tales como la telenovela Rebelde y su subproducto RBD, cuando solo son negocios para captar niños y adolescentes y obligarlos a comprar su mercancía.

Posdata: También el gran trabajo de doblaje de voces hecho aquí es de admirarse.

La clave es: Educación, pero la educación y la ciencia no tienen por qué ser aburrida y he ahí en este programa el ejemplo.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
320 Comentarios en “¡Bada bing, bada bang, bada Beakman!”