2010

México se escribe con “X”

Esto no es con afán de criticar, sólo para que se cultive un poco la banda y para que tengan argumentos contra aquel que ose intentar cambiar el nombre de nuestro país…

Revisando bibliografía impresa en España, con frecuencia encontramos referencias en las que se escribe México con “j”, es decir, “Méjico”, cuando toda la documentación oficial mexicana, utiliza la x y no la j, como lo hacen muchos impresores españoles.

¿Quién está en lo correcto?

México, en México, se escribe con x, porque es nombre propio, porque legalmente así está estipulado, y conforme a nuestra gramática, encuadra en la regla de excepción que la contempla.

En España, se escribe con J, conforme a sus reglas gramaticales, de la misma manera que Texas lo escriben con J únicamente cuando se escribe conforme a la regla gramatical española, por españoles que no se ajustan a la regla impuesta por su academia de la lengua, que establece que los nombres propios escapan a la genérica gramatical.

La regla que convierte la x en j en la gramática española, solo se aplica a la grafía x en vocablos de origen predominantemente griego y en vocablos flamencos, pero en ambos casos, únicamente cuando el sonido de esa grafía representaba el equivalente a la j actual, porque cuando la x en español correspondía a fonía similar a la contracción de la “cs”, entonces no se aplica la sustitución.

El problema en el uso de la grafía x en los términos acuñados en la Nueva España, a partir del intento de los primeros redactores por “escribir” palabras utilizadas por los nativos, tratando de ajustarse al alfabeto fonético español, se vio incrementado por la diversidad de influencia lingüística que acusaban los europeos cuando trataron de captar en base al alfabeto fonético español, términos nativos que presentan variantes fonéticas no conocidas por ellos.

Es imposible hacer una comparación de foniatría entre los vocablos mesoamericanos, tal cual era pronunciada por los nativos, y la adecuación que hicieron los antiguos redactores al tratar de ajustar esos vocablos al alfabeto fonético español, porque no existe constancia de ello, pues no existía en las culturas aborígenes una escritura fonética.

El segundo problema radica en el origen cultural de los primeros redactores, que en su mayoría eran veteranos de diversas incursiones militares en regiones de cultura diversa. La tropa de Cortés, en su mayoría estaba formada por veteranos de Flandes, y los mas ilustrados habían participado en incursiones militares a lugares como Constantinopla, famosa entonces por su gran diversidad cultural. Eso explica porqué se trató de ajustar a la X, sonidos tan diversos como los de la “j”, la “s”, o conjunciones como “sch”, “cs”, etc.

No podemos pues, buscar una regla gramatical que nos explique en qué vocablos se usa de un modo y en cuáles de otro.

Por cuanto hace al vocablo México, existen tantas teorías respecto de su origen etimológico, como autores que las plantean, pero sí es uniforme el que ninguno de los topofónicos que se consideran el origen de la palabra México, tiene en su origen el sonido equivalente a la actual “J”. De alguna manera existe una coincidencia en apuntar que el sonido que representa la x en la etimología es más cercano a la conjunción “csh”.

¿entonces porqué pronunciamos la x como j?, porque la primera vez que se usa el gentilicio mexicano, es en el documento por el cual España reconoce la independencia del pueblo mexicano respecto del imperio español, que nace a la independencia como un régimen monárquico, representativo y hereditario al que los españoles llamaron oficialmente “imperio mexicano”, y la palabra México, siendo ya un termino reconocido en España, con el correr del tiempo, se sometió –en España- a la regla de que la x se transforma en j, tal y como ocurrió con Xalisco y Xalapa.

A la caída del imperio, durante la época de la reforma y periodos posteriores, los liberales se empeñaron en sostener la X en México, para enfatizar la autonomía nacional, de la misma manera y por las mismas razones que lo hizo Texas, y Oaxaca, no así Xalisco ni Xalapa, que siendo asentamientos predominantemente influenciados por grupos mas identificados con la tendencia ibérica, no tuvieron problemas para aceptar el cambio de x por j.

No queda claro en que momento, entre 1779 y 1821, cuando se acuño el termino Mexicano, pasó la fonía de “sch” a “j”, pero es indiscutible que por ser nombre propio, por estar legalmente reglamentado y porque nace de una topofonía que escapa a la regulación de la academia española, México debe escribirse con X, igual que Texas y Oaxaca.

LIC. JESÚS ARTURO RUBIO RUIZ.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Maic

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
283 Comentarios en “México se escribe con “X””