2010

Anarquía canina

En éstos tiempos de incertidumbre, de Generaciones post -X, Y y Z, dónde como ha señalado el multicitado pero poco leído Zygmunt Bauman toda certidumbre es líquida, porque se desvanece con pronta fluidez, quizá sea necesario regresar a los filósofos clásicos como Thomas Hobbes para entender la violencia, la resistencia y los cómos y los porqués de cuando es necesaria la protesta social. Y es que las diversas manifestaciones de varios grupos antisistema en Grecia en respuesta a los ajustes económicos que el gobierno ha debido implementar para superar su crisis financiera, han puesto de nuevo, y en primera fila, actos de resistencia civil.

Tales ajustes traerán consigo, a una economía ya de por sí muy dependiente de la Unión Europea , un aumento del desempleo y encarecimiento de la vida. Por ello las protestas están justificadas. “¿Y yo porque?” dirán los griegos como alguna vez dijo un señor con botas que trabajó de presidente en México. Hobbes escribió que el Estado –el Leviatán- se crea como una unión de individuos para conservar la vida, una especie de contrato para cesar la guerra de todos contra todos. Para que nadie se haga justicia con su propia mano (nada que ver con el onanismo) el Estado asume la función de guardián de la vida de los individuos.

El sociólogo Max Weber lo llamó “la violencia legítima”. ¿Qué sucede cuando el Estado no funciona? Cuando no hay Estado, existe una situación de anarquía, una guerra de todos contra todos: el estado de naturaleza del hombre es la violencia. Por ello es posible decir que cuando el Estado se debilita, cuando éste deja de cumplir sus funciones más elementales, se tiende a regresar al estado de naturaleza, de todos contra todos. El no cumplimiento de las funciones de un Estado es una razón legítima de los seres humanos para ir en contra de las autoridades que ya no representan nada, y sólo son poseedoras de los medios de coerción estatales que quedaron en sus manos. La protesta que deviene en anarquía se funda en el fondo en ésta dinámica.

¿A que viene ésta sesudísima digresión? Para explicar la presencia del ahora famosísimo can llamado ‘Kanelos’ (Canela) pero que responde mejor al mote de ‘Lukánikos’ o ‘Luk’ para sus amigos.

En la última semana este perro callejero, mantenido por la municipalidad en uno de los parques de Atenas, se ha unido a las protestas antisistema de muchos jóvenes en dicho país. Luk se ha dejado ver en casi todas las marchas que regularmente inician pacíficamente y terminan siendo atacadas por la policía de la ciudad. Lo interesante es que no es cualquier perro que siga a la masa (me recuerda a aquellos que seguían al Peje).

No. Luk lo hace por mutu propio, sin esperar despensas ni gorras, leche con heces fecales o una tarjeta con salario mínimo. Él está casi siempre en la primera fila de la batalla, ladrando la guerra (pues no puede dar el grito de guerra, obvio) aguantando las balas de goma y los gases lacrimógenos de la policía. Luk desafía los escudos, toletes, cascos y toletes casi con una actitud estoica que recuerda a Martin Luter King. Cuando hay que manifestarse, Luk no falta a la cita.

Y gracias a los medios de comunicación, descubierto por The Guardian y difundido en la portada del The Economist, ahora Luk tiene su propio blog (rebeldog.tumblr.com) su grupo en Facebook (facebook.com/kanellos.dog) y su página en You Tube (youtube.com/TheRiotDog). En realidad Luk es el heredero de otro perro que durante varios meses se hizo presente en diversas manifestaciones , éste si con el verdadero nombre de Kanelo (kanelos.blogspot.com) y que murió en 2008.

En Guadalajara México también existe un perro, Fidel (candidatofidel.blogspot.com) , el cual incluso llegó a ser candidato en las pasadas elecciones, aunque el pobre, a diferencia de Luk, no sabe lo que hace, pues depende de su dueño. En fin, si Hobbes viviera, seguro integraría en su pacto, en su famoso Leviatán, a Lukánikos, que enarbola la anarquía por iniciativa propia, y que ya hubieran querido tenerlo en sus filas los del CGH de la UNAM en 1999 o López Obrador en el 2006.

Hazme el chingado favor!

Imágenes vía: guardian.co.uk

Cortesía de Fernando

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
357 Comentarios en “Anarquía canina”