2010

Cuatro ideas para pensar la crisis

Todos sabemos lo que se siente: uno sigue ganando lo mismo, dispone de la misma cantidad de dinero y sin embargo cada vez alcanza para menos; la bolsa del mercado o del super tiene menos cosas y de menor calidad; vamos al cine y con la misma cantidad de dinero ahora ya no nos alcanza para comprar las palomitas o los nachos, o simplemente ya no podemos darnos el lujo de ir al cine; o la compañía para la que trabajamos ya no tiene suficiente dinero para pagarnos y nos despide, cambiándonos de un tajo la vida tal y como la llevábamos hasta ese momento. La economía no es una cosa de matemáticas y números y gente trajeada: es una cuestión existencial, que tiene que ver con la manera en que llevamos nuestra vida desde que nos despertamos hasta que nos dormimos (y con como dormimos), y México es un ejemplo perfecto para ilustrar la cantidad de estrés e impotencia que pueden generar las finanzas. Ante una crisis mundial como la actual, a veces no sabemos hacia donde voltear ni hacia quien dirigir nuestra rabia. Vamos a pensar bien las cosas. He estado leyendo bastante sobre el tema y me gustaría pasarles algunas ideas que nos pueden ayudar a entender mejor la crisis.

1. El valor no se crea ni se destruye

Pongamos pro caso que alguien nos presta 10 dolares antes de una crisis económica. Le debemos 30 pesos. Después de la crisis le debemos ya 100 pesos, y somos nosotros quienes tenemos que cubrir los 70 pesos de diferencia con nuestro trabajo y las privaciones a las que tengamos que someternos –acuérdense que 1 peso ahorrado es un peso ganado. Esos 70 pesos de diferencia que estamos obligados a pagar no aparecieron de la nada, ni van a terminar en la bolsa de quien nos hizo el préstamo (ellos vana recibir los mismos 10 dolares que nos prestaron) ¿a donde van entonces? Lo mas probable es que terminen en los bolsillos de quienes se beneficiaron con la crisis mencionada, esto es: de los banqueros especulantes e inversionistas que reciben el valor que se ha fugado y no destruido. El valor se desplaza, no se crea ni se destruye.

2. Los inversionistas

Seria un error tratar de imaginarnos a los grandes banqueros e inversionistas de Londres o Nueva York como villanos de película; la verdad son personas que cumplen una función dentro de un sistema que en su mayor parte esta formado por computadoras y modelos matemáticos desarrollados por biólogos, físicos, especialistas en informática, etc. que toman en cuenta factores de la mas diversa índole: el comportamiento de prestamos durante la revolución francesa, cifras económicas de la época del renacimiento y de la posguerra, estudios sobre el comportamiento humano, sobre sus inseguridades, su impaciencia, su avaricia, etc. “Un buen inversionista es como un buen surfista” dijo en una entrevista reciente el presidente de uno de los famosos “Hedgefonds” “los buenos surfistas tienen paciencia, conocen el viento, el agua, el clima tienen un buen timing”. Los conglomerados de inversiones o “Hedgefonds” se suben a una “tendencia” como un surfista a una ola y es su trabajo reconocer una buena ola cuando llega. El dinero que utilizan es, en su mayoría, de compañías, fundaciones u otro tipod e entidades que tienen grandes cantidades de dinero guardadas y “diversifican” el riesgo poniéndolo en varios lugares, apostándole a distintos caballos o poniendo los huevos en distintas canastas.

3. Grecia

Volviendo a la idea 1: de la nada nada puede crearse. El dinero utilizado para subsanar la crisis economica del 2008 tampoco salio de la nada. Fue pagado por los gobiernos de varios países que ahora están contagiados de esa deuda. La deuda (o la burbuja) se ha desplazado a un nivel superior. Para entender el caos de Grecia y ver porque ha causado tanto revuelo últimamente, imaginémonos que Grecia es Lehman Brothers pero mas grande y con mas relaciones. En caso de que se desplome, sucederá lo mismo que en el 2008, solo que en vez de ser bancos en bancarrota serán países enteros. Lo que nos lleva al ultimo punto de la lista.

4. China

Nos hemos acostumbrado a pensar que los valores con los que crecimos (“democracia”, nuestro concepto de “libertad”, derechos humanos, etc.) son valores absolutos, fuera de toda duda y que por su mismo valor incondicional terminaran por esparcirse tarde o temprano a lo largo de todo el mundo. Eso es lo que nos han enseñado el catecismo, y las clases en la escuela, y sobre todo las películas gringas. Los gringos pensaron que la liberalizacion financiera en China conllevaría necesariamente la liberalizacion política. Y no podían estar mas equivocados. En la cumbre de Copenhage hace algunos meses, la voz de China se opuso con éxito a la de todos los países europeos y EU juntas. Existen muchas denuncias de abuso a derechos humanos, a libertades básicas –la de expresión es el caso mas sonado- en China y, sin embargo, ninguno de los países occidentales pueden sancionarlas… ¡al contrario! Es China quien hoy en dia sanciona a occidente y les dice lo que deben de hacer. Un ejemplo reciente: la feria de Shanghai. EU no quería poner un pabellón como protesta en contra de varias conductas del gobierno Chino. Los Chinos amenazaron con sanciones financieras. Los gringos cedieron como dos segundos después. Recordemos la idea 1 (el valor nos e crea ni se destruye) si occidente esta en crisis, si EU, y Europa están sin dinero no es porque el dinero se haya desaparecido. Es porque todo el dinero esta en China. Y todos los prestamos que se hagan a los gobiernos –que cada día están mas endeudados- en un futuro vendrán de China. Con todas las condiciones que el gobierno de Pekin demande. Y entonces tal vez nos demos cuenta de que nuestros valores no son tan absolutos.

Gracias por leer y comentar. ¡Cambio y fuera!

Cortesía de Mrs. Lot

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
191 Comentarios en “Cuatro ideas para pensar la crisis”