2010

Migración – La tienda

Estaba escuchando a un amigo sobre la postura que tiene de esta ley de Arizona, después de escuchar varias posturas comencé a pensar una buena analogía para darle un mejor entendimiento a esta ley, entonces me permito escribir a continuación esta analogía, que espero sea de su agrado.

Supongan que trabajan en una tienda, para esta tienda son necesarios 5 trabajadores, pero de pronto la gente deja de comprar en la tienda en la que trabajan, pues encuentran productos más baratos en otro lado, aun así, los que trabajaban en esta tienda, deben comer (supongan que no tienen familia para mas fácil), y además de que los clientes compran en otro lado, los mismos trabajadores han empezado a saquear la tienda dejándola en una posición económica no muy favorable.

La tienda donde trabajan, tiene amplias zonas para poder sembrar vegetales, pero de los 5 trabajadores en la tienda, uno solo de ellos sabe hacer el trabajo, los demás prefieren no cansarse o hacer otras cosas, además de que la tienda no cuenta con las máquinas suficientes para procesar el producto y aun así los trabajadores deben comer para sobrevivir.

Ahora, supongan que en la calle de enfrente hay otra tienda, un poco mas grande, esta tienda necesita por lo menos 8 trabajadores, pero solo hay 5, los empleados que tienen ganas, algunos hartos de que el patrón no haga algo para evitar que le roben en la tienda, entre otras cosas, cruzan la calle, pero el patrón de la tienda de enfrente ya les dijo muchas veces que no los contratará.

Como los trabajadores tienen necesidad, entran sin permiso a la tienda de enfrente a trabajar, el encargado no informa de esto al patrón, pues los “nuevos” empleados lo único que piden es comida y hacen el trabajo que se necesita hacer.

Recordemos que esta tienda tiene 5 trabajadores y necesita mínimo 8, de esos 5 trabajadores, 2 siempre están buscando un pretexto para no trabajar o no les gusta hacer algunas actividades como limpiar pisos, por decir algo, pero resulta que son los que ayudaron a construir la tienda, entonces el dueño y patrón no los puede despedir, digamos algo así como sentimentalismo.

Para no hacer el cuento más largo, llega un momento en el que el patrón se da cuenta que hay otras personas en su tienda, personas que él no contrato y que entraron a su tienda sin permiso, pero que están haciendo trabajo que necesita hacerse, y que además no le piden muchas cosas, solo que los trabajadores “fundadores” llamémosles así, no están de acuerdo en la contratación de los “nuevos” trabajadores porque creen que ocuparan su lugar.

El patrón, para evitar conflictos, pide a los “nuevos” trabajadores que se marchen, pero no obedecen pues en realidad necesitan el trabajo, entonces el patrón no tiene mas remedio que sacarlos por la fuerza.

No es una justificación para esta ley, ni tampoco la estoy juzgando, pero entendamos que los emigrantes están entrando sin autorización, si, hacen un bien y sea cual sea la razón fueron a buscar una mejor vida, pero aun así, su estancia es ilegal, y Arizona tiene el derecho de prohibirles la entrada.

Ahora, considero que esta ley está mal en parte, pues es absurdo que solo por un rasgo étnico se empiece una “cacería de brujas” Hazme el chingado favor!

Cortesía de weißersteinbär

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
333 Comentarios en “Migración – La tienda”