2010

¿De verdad quieres irte de México?

Soy mexicano, a punto de cumplir 20 años y estudio en la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿De verdad quieres irte de México?

Yo te voy a decir realmente lo que es irse del país.

Escribo esta réplica, porque a pesar de que yo también soy solo un niño, como el que escribió esa mierda de post, yo vivo fuera y sé como son las cosas fuera de nuestro país. Es por eso que me llena de rabia un post tan estúpido como ese, porque no sabe de lo que está hablando y ridiculiza a otros estratos sociales. Así, para ilustrar un poco a ese pobre niño y a los demás idiotas que como él piensan, voy a hacer una descripción de los mexicanos desde fuera, mediante lo que suelo llamar “Grandes mentiras y verdades de los mexicanos en el extranjero”.

1) Los mexicanos son unos webones. VERDAD. Desde pequeños nos enseñan (medios de comunicación, grupos de socialización primaria, etc.) a tratar de obtener el máximo beneficio, pero sin esforzarnos demasiado. Incluso puedes ser víctima de burlas por el simple hecho de no respetar la regla de oro entre los más pequeños “El que no tranza, no avanza”. Esto lo vemos cada día, y yo no voy a meterme ni con estratos sociales (ahora mismo, soy pobre, vivo al día, aún cuando me mato trabajando) ni con regiones concretas del país (soy chilango de nacimiento, pero me crié en la hermosa ciudad de Guadalajara. Por lo cual puedo decirles con toda seguridad que independientemente de estas condiciones, siempre se aplica esta condición, ya sea robándote el cable para no pagar, robándote el Internet, comprando piratería, evitando pagar impuestos, la corrupción… todo es lo mismo, maximizar el beneficio con el mínimo esfuerzo.

2) Los mexicanos decimos demasiado la palabra wey. VERDAD. Al principio, cuando sales del país, los extranjeros se asombran del hecho de que no podamos terminar una frase sin mencionar la palabra wey. Esto no es solo un factor proveniente de los estratos sociales bajos, quieran admitirlo o no los fresitas del TEC, ¡TODOS usamos en exceso dicha palabra! Pocos realmente saben escribir correctamente, confundiendo continuamente el uso de la s con el de la c y la z. Ya ni se diga de hablar correctamente, sin groserías e yendo directamente al punto.

3) “Quiero irme porque el gobierno aquí no nos apoya lo suficiente”. Pues déjame decirte que la mayoría de “mexas” que he conocido en esta bella ciudad son estudiantes de post grado, de ellos, por lo menos la mitad vienen becados por el gobierno de su ciudad. Las que más otorgan becas son la UNAM y el Poli, como es de suponerse, pero puedes encontrar gente de todas partes (hasta de Aguascalientes, quién lo diría) jejejeje. La mayoría se aprovechan de estas becas, prolongando estancias de 6 meses que llegan a convertirse en 3 o 5 años de “investigación”. Claro, el gobierno mexicano les paga por estudiar y encima tienen tiempo libre, que en vez de usar para estudiar, usan para trabajar y así tener dinero para sus “pedas” (lo que me lleva al siguiente punto, pero todo a su tiempo). Así que nadie diga que el gobierno no hace nada por ustedes, allá, estudiar la prepa (la UDG) con todos sus pros y contras, era buena educación que supe aprovechar, y gracias a la cuál pude integrarme rápidamente al nivel educativo catalán, la cual me costaba ¡200 pesos! Aquí, cada año de universidad me cuesta alrededor de 20 000 pesos (y eso que es una universidad PÚBLICA). Podrán debatirme que los sueldos no son los mismos, y el cambio de moneda y tonterías, pero si no puedes pagar 200 pesos por un semestre de educación es que tus prioridades están mal… te gastas 200 pesos en una peda.

4) Los mexicanos son unos borrachos. VERDAD. Alcohol = diversión. Todos tenemos eso en la cabeza. No importa ni qué bebas, ni qué sabor tenga, cuánto lo disfrutes, o qué tan bien te lo pases con tus amigos, lo importante es emborracharse a toda costa, mientras mayor es la resaca, mejor te la pasaste (a pesar de que no recuerdes nada) ¡Cuidado! No le digas esto a un mexicano, ¡porque se ofende! Yo soy más patriota que ninguno y no temo aún así afrontar la verdad. Es una idea estúpida que tenemos todos en la cabeza, producto quizá de la cultura popular, pero que quieran aceptarlo o no, es verdad. Después se quejan de que nos llaman tontos…

5) Los mexicanos prefieren lo extranjero antes de lo nacional. VERDAD. La mayoría cuando llegan a España, pierden “misteriosamente su acento” que no es más que un burdo intento de imitar a los españoles, y que encima a muy, MUY pocos les sale. Además de preferir su gastronomía, hablar pestes del país, sus formas de actuar, sus “malas mañanas”, etc. Lo peor es que no he conocido a ninguna persona mexicana que quiera estar con otro mexicano, todos quieren estar con los extranjeros; da igual si el extranjero es gordo, enano, feo, es una mierda de persona o no trabaja recogiendo latas en los basureros para revenderlas, porque es europeo… Esto no me lo explico y el fenómeno lo veo más en las chicas. Este es tan solo un indicador de lo superficial que es nuestra sociedad.

6) Los mexicanos son bien recibidos en cualquier sitio. VERDAD A MEDIAS. Nuestro pueblo por fortuna es apreciado por todas las culturas, cualquier persona que escucha la palabra “mexicano” piensa en alguien extrovertido y divertido, amable y respetuoso, características que me enorgullezco de resaltar en la mayoría de mis paisanos (hay sus excepciones, claro, pero hablo en términos generales). Sin embargo, a pesar de que la gente nos vea así, no es lo mismo con los gobiernos extranjeros, para ellos, seguimos siendo simples inmigrantes, importándoles poco si estás en viaje de estudios, o contribuyendo con la sociedad, somos solo un gasto más para el Estado. Así que no te sorprenda que si viajas, te miren, te vigilen, te pidan el pasaporte, o no te bajen de “sudaca” (término peyorativo para los sudamericanos, un tema aparte). Solución: lleva tu lindo diploma del TEC colgando de tu cuello, para que toda la gente sepa que tienes una licenciatura en un sitio que nadie conoce.

7) La educación no se compara con la de México. VERDAD. No es posible comparar sistemas educativos distintos, para sistemas totalmente distintos. En México, si quieres ser un buen alumno, lo logras, porque eres tú quien hace el esfuerzo, sin embargo, desgraciadamente nuestra sociedad no es así (mirar el punto 1). Aquí lo único que tienen es mayores recursos, lo que se traduce en mejores herramientas, sin embargo, muy pocos estudiantes las aprovechan realmente. La nota mínima para aprobar es un 5, en México es un 6. La mayoría de alumnos de bachillerato mexicanos buscan ir a la universidad. En Catalunya, 7 de cada 20 buscan ir a la universidad, 5 lo logran.

Podría seguir, pero… ¡Para qué arruinarte la oportunidad de ver México desde fuera? Sólo ves en la televisión noticias sobre muertas en Ciudad Juárez, cantantes muertos o secuestros de políticos. Violencia y más violencia. Nadie se preocupa por sacar a la luz las cosas buenas que tiene ese hermoso país.

SOLUCIÓN: no te quejes tanto y actúa para cambiarlo. Si quieres salir, que es algo que yo recomendaría ampliamente, ¡hazlo! ¡Pero vuelve! ¡Que sirva de algo todo lo que aprendes fuera! Si el cambio no empieza por ti, nadie más lo hará.

Me despido de ustedes diciéndome cordialmente y de la manera más atenta que me importa una puta mierda todos sus réplicas, esta es mi forma de pensar y acepto que haya otros que no piensen igual, yo solo hago una descripción de este sitio en donde estoy creciendo. Les prometo una cosa: escucharán de mí en unos años, cuando sea presidente de ese país y por fin haga algo para que México tenga lo que se merece.

Así que… Sombra: ¿Aún tienes ganas de irte?

Cortesía de Isaac

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
327 Comentarios en “¿De verdad quieres irte de México?”