2010

Iniciativa México – “ya no te hagas cómplice del poder”

La pobreza del pueblo mexicano es caldo de cultivo para el narcotráfico y la delincuencia.
México es un país que debe ser rediseñado.

Actualmente el pueblo es sometido por un gobierno soberbio y secuestrado por la delincuencia.
Para liberar a la ciudadanía de las organizaciones que lo asfixian es necesario reestructurar al país, como lo hizo en Sudáfrica Nelson Mandela.

Desafortunadamente, el poder para rediseñar a México reside exclusivamente en manos de políticos, mismos que son precisamente los causantes del desequilibrio económico y social del país. Y al corregirles sus errores de administración se verían profundamente afectados sus privilegios, y es prácticamente imposible que suelten la presa que sostiene sus excesos.

La descomposición social en México tiene su origen en la equívoca política económica de la administración pública.
El pueblo, en su mayoría , busca solución a sus problemas económicos.

No hay dinero para satisfacer las necesidades básicas de las mayorías, por que la administración pública sustrae las riquezas del país, destinando primordialmente sus recursos a sostener grupos de escasa utilidad.

El narcotráfico y la delincuencia disponen de grandes recursos con los que deslumbran a gente pobre que enrolan como sicarios.

Si persisten los actuales “poderes”, el país vá al colapso.

Puede haber miles de propuestas para hacer de México un nuevo país, que puede refundarse en ocasión del bicentenario. He aquí algunas sugestiones de conveniente aplicación, como respuesta al proyecto “iniciativa México”:

Reducir las cámaras de diputados y senadores a dos representantes por cada estado de la unión.

Decretar un salario mensual mínimo de $ 50,000.00 y máximo de $ 100,000.00 para cada Trabajador, militar, policía, o funcionario, incluyendo al presidente de la república.

Teniendo la población tranquilidad económica, la delincuencia no logrará atraer nuevos miembros a su causa, por que la miseria de la gente es el principal elemento que utiliza el delincuente para afiliar nuevos mercenarios.

México es un país rico por naturaleza y necesita equilibrar su riqueza, por lo que conviene además:
Establecer un impuesto único del 8%, eliminando IVA, tenencia, ISR, IETU, ISN, depósitos en efectivo, etc., etc., etc.

Conviene prohibir los monopolios.

Es negativo que el gobierno maneje industrias y comercio.

No debe existir el IFE, sino únicamente un órgano escrutador de elecciones, integrado por ciudadanos con carácter honorífico, como acontece con los funcionarios de casillas electorales.

Es urgente analizar cuales secretarías de estado son necesarias, por que en su mayoría son de escasa utilidad.

Respecto a partidos políticos, solo deben de existir dos, y no deben recibir dineros que el pueblo necesita. Los partidos políticos deben procurarse sus propios recursos, obteniéndolos de sus afiliados y sus simpatizantes como lo hacen los demócratas y los republicanos en los estados unidos.

El petróleo debe ser un recurso económico destinado a cubrir necesidades del pueblo, como lo hace Venezuela.
La administración pública la deben manejar especialistas de carrera como en estados unidos, no los políticos que llegan a dirigir lo que no conocen y para lo que no están capacitados.

No deben existir sindicatos únicos, y la ley federal del trabajo no debe exceder su protección.

Es saludable eliminar “quitas”, “aguinaldos”, y “pensiones” de funcionarios, incluyendo a ex presidentes de la república.
Es conveniente adelgazar cuando menos en un 50% el aparato burocrático. Aplicando medidas como las propuestas, y muchas más, se dispondría del dinero para altos salarios, en vez de dedicar sumas multimillonarias para “seguridad”.

Dice Carlos Slim: “las empresas son más rentables cuando se eleva el poder adquisitivo de las personas”.

Y dice Rafael Rangel Sostmann: “ya no te hagas cómplice del poder”.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Teodomiro

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
115 Comentarios en “Iniciativa México – “ya no te hagas cómplice del poder””