2010

Sobre el impacto económico y social que tendría en México, redefinir o desaparecer nuestro actual Distrito Federal

Me hubiera gustado empezar esta aportación con algunos datos sobre mi persona que, a mi parecer, habrían ayudado a poner un poco más en contexto la temática del presente artículo. Sin embargo, reflexioné más a fondo acerca de las consecuencias de dicho deseo, y llegué a la conclusión de que, muy probablemente, esa acción solo entorpecería o de alguna manera desviaría (porque no faltaría la persona que al leer de donde vengo, que hago, donde estudio, o las cosas a las que soy afín, intentaría psicoanalizarme y darme el diagnostico, y acto seguido la receta, de cómo salir del “hoyo” en el que estoy por haber escrito está propuesta) la intención fundamental de este artículo: Obtener de todos ustedes, o más bien de los que les interese el tema, su opinión acerca de mi propuesta. Tengo ya varios meses siguiendo el Blog y en mi opinión lo verdaderamente sabroso de este desmadre organizado llamado Hazmeelchingadofavor.com esta cuando uno hace click en “comentarios” y ve como ciertos usuarios despedazan o apoyan, con ideas claras, bien estructuradas, pero sobre todo convincentes, el post del “colega” en turno. Sin más por agregar en este aspecto, le doy la bienvenida al punto y aparte.

Todos sabemos, y así se ha expuesto en demasía en el blog, las virtudes y defectos de esta patria hermosa llamada México. La gente de HECF es muy movida y ha demandado problemas y la mayoría de las veces ha anunciado soluciones. El tema del federalismo ya fue puesto sobre la mesa en la sección llamada “Propuesta Bicentenario” y hoy lo retomo abordándolo con dos propuestas que tienen, ambas, el mismo objetivo: ayudar al crecimiento económico de México en sectores más amplios; es decir, que el crecimiento llegue a mas estados de la republica, que la prosperidad económica no se concentre solo en las grandes urbes o zonas metropolitanas del país, sino que se disperse de una manera homogénea por los estados. Que México sea un país atractivo en su conjunto y no por zonas. Que México sea de, y para, todos los mexicanos.

La primera propuesta, que es la mas difícil de llevar a cabo pero es la que más gusta a un servidor, tiene que ver con desaparecer (no físicamente claro está, ya que esto no solo tiene el calificativo de difícil, sino más bien de imposible) lo que actualmente conocemos como Ciudad de México. Para quitarle un poco de rudeza a la propuesta empezaré con la definición de un Distrito Federal, y dice así: Un distrito federal es un territorio que está bajo soberanía de un Estado federal (entiéndase estado federal como extensión del ejecutivo federal; es decir, bajo órdenes del presidente de la republica en el caso de México) sin ser parte de ningún estado o provincia integrante de la federación o estar bajo la administración de alguno de estos.

Una vez expuesta la definición anterior, llegamos a la conclusión de que nuestra actual Ciudad de México desde hace mucho tiempo que dejo de ser un Distrito Federal y, por lo mismo, la propuesta hecha en el inicio del párrafo anterior no debería parecernos tan descabellada o agresiva como en un principio ya que solo busca desaparecer, o terminar de desaparecer, algo que desde hace mucho tiempo ha empezado a perder forma, hasta terminar siendo el engendro que tenemos hoy en día.

Aclarado lo anterior, volvamos al eje central de la proposición numero uno. Esta idea debemos separarla en dos vertientes. Una tiene que ver con la desaparición de nuestra capital actual, para que esta pase a ser parte del territorio de alguno de los estados que la rodean; ya sea el Estado de México en gran parte de su periferia o el Estado de Morelos por el sur. La segunda, hace referencia a la desaparición de nuestra capital vía formación de un nuevo estado en la república; un estado con autonomía, encabezado por un gobernador, elegido democráticamente, secundado por presidentes municipales y la contraparte legislativa que desempeña la Cámara de Diputados locales. En cualquiera de estas dos medidas se hace referencia a lo mismo, la desaparición total del sistema político actual de lo que hoy se conoce como Ciudad de México; asimismo, ambos arroyos tienen una consecuencia natural: la formación de una nueva capital del país; donde se concentren los poderes políticos (mas no los económicos, tema que desarrollaré con detenimiento mas adelante) de la nación en algún otro territorio del país(podría ser un espacio verdaderamente situado en el centro de la república y votado por la mayoría de los mexicanos), por ello decidí englobar ambas vertientes en una misma propuesta.

Los alcances de la primera proposición del artículo son muchos, y me gustaría se pusieran en contacto conmigo para poder discutirlos más a fondo, por cuestiones de espacio voy a poner sobre la mesa el aspecto que, a mi parecer, es el más importante de todos. Se trata de la liberación en la carga fiscal impuesta por el gobierno federal para poder mantener con vida esta jungla de asfalto llamada Ciudad de México. La mayoría de los estados del país, con excepción de Oaxaca y otro más que de momento no recuerdo, tienen una generación de ingresos (monetarios, claro está) mayor que la asignación de egresos designados por el ejecutivo federal y ratificados por el legislativo. No sabemos a ciencia cierta a donde van a parar todos estos “superávits” estatales, pero es curioso que solo el DF y dos estados de la república mas tengan balanzas negativas entre lo que ingresa anualmente a sus arcas y lo que gastan(aclaro que esto no significa que ninguno de los estados de la república NO tenga deuda, por el contrario no hay ningún estado de la república que goce del privilegio de no tener una deuda que cubrir; sin embargo, es por muchos sabido que se pueden tener superávits en cuenta corriente, aún teniendo deuda).

Otra beneficio importante está en el nacimiento de una nueva capital para la republica, que sea votada por la mayoría de los mexicanos. Se trataría de ciudad en la que se concentrarían los poderes políticos, como es debido, pero que dejaría de sujetar los poderes económicos, para expandirlos a lo largo y ancho de la republica. No quiero tocar muy a fondo este punto ya que al final del artículo pretendo hacer una síntesis de lo que no debería faltar en ninguna de las dos propuestas iniciales del presente escrito.

Pasemos ahora a desmenuzar un poco más la segunda oferta de esta colaboración. En su momento se dijo que está consiste en hacer de la actual capital de la republica, un verdadero Distrito Federal. Para ello es necesario retirar los métodos de elección popular y democrática que actualmente operan en el territorio. Debe suprimirse el derecho de los habitantes de la capital del país, a elegir vía voto democrático los siguientes puestos: Jefe de Gobierno, Jefe Delegacional, así como eliminar por completo la llamada Asamblea legislativa. La Ciudad de México será gobernada en su totalidad por el presidente de la república, no habrá más gastos en secretarias innecesarias ya que estas estarán subordinadas a las federales, no existirá un Instituto Electoral local, no mas tribunales autónomos, la ciudad pasará a ser un espacio donde se concentren los poderes federales del país.

Las consecuencias de esta propuesta son también muy positivas. Nuevamente por razones de espacio citaré la que, a mi juicio, es la más importante de ellas. Tiene que ver con el ahorro de recursos por parte de todos los mexicanos. Una Ciudad de México sin elecciones, con menos burocracia, sin el costo de secretarias, sin el costo de una democracia innecesaria, es benéfica para todos, incluyendo los propios capitalinos. El derecho al voto de la gente de esa ciudad quedará satisfecho en el voto presidencial.

Termino esta colaboración con la síntesis prometida: En cualquiera de las 2 propuestas(a estas alturas creo oportuno recordar de nueva cuenta que son 2 propuestas, una de ellas con 2 vertientes) se debe buscar el rompimiento de la concentración económica ejercida por la capital del país. Un buen primer paso podría ser trasladar la Bolsa Mexicana de Valores a otra ciudad del territorio nacional. La bolsa de valores más importante de EU no se encuentra en Washington, sino en NY. Lo mismo pasa en Alemania, Brasil, China, Canadá y un largo etc. Otra medida importante sería pasar las secretarias federales a lugares que favorezcan el ejercicio de su labor en cuestión. Nada tiene que hacer la secretaría de pesca o la de agricultura en el DF por poner un ejemplo. Las tecnologías de la comunicación actuales rompen con el viejo paradigma de que las secretarias federales deben estar concentradas todas en un mismo lugar.

¿Qué hicieron nuestros vecinos del norte? A Washington le asignaron el poder político, a NY le dejaron el poder económico, Detroit se quedo con el monopolio de las empresas automotrices; San Diego, LA y San Francisco se quedaron con el negocio de la entrada y salida de mercancías del país, a California se le respeto el copyright de la industria del entretenimiento, Boston se quedó con las mejores universidades, Phoenix con el negocio del software. En un desierto en el que literalmente no había nada, como el de nevada, surgió una ciudad como Las Vegas, que hoy en día se le conoce como la capital del juego. Tampoco podemos olvidar el caso de Palm Springs en california, pueblo desértico que virtualmente no tenía nada para ofrecer al americano promedio y se decidió que sería un buen lugar para que los americanos pudieran vivir su retiro en un ambiente tranquilo; hoy en día Palm Springs, Ca es un oasis de lujo en el desierto y alberga eventos deportivos y culturales de gran envergadura durante todo el año. Los ejemplos de una prosperidad más homogénea para la nación ahí están, es cuestión de no quedarnos con la misma actitud de asombro o celosa de siempre, y aplicarlo o exigirlo en nuestro querido México.

Sé que a estas alturas ya muchas personas habrán cerrado el post. Quizás porque les pareció larguísimo, aburrido, tedioso… ¡que se yo! Pero no quiero pasar la oportunidad de darle las gracias a los que se tomaron el tiempo de leer mi propuesta. Muchos habitantes de la capital del país que leyeron o, en una de esas, solo empezaron a leer el post, seguramente se sintieron ofendidos por las propuestas aquí planteadas, pero créanme que esa no es la intención de esta colaboración. Por cuestiones de espacio no pude ser más extenso, pero los datos, estadísticas y demás, que sustentan gran parte de mis comentarios, las tengo a la mano y siempre listos para el que quiera darles una “ojeada”. Tratare de leer todos los comentarios dejados por la raza del blog, me interesa mucho su opinión (¿Ese era el objetivo fundamental del post no?). Sin embargo, solo responderé los comentarios de raza seria que verdaderamente ataque mi idea y no los defectos de mi persona que, dicho sea de paso, son demasiados. Saludos cordiales a toda la raza de Hazmeelchingadofavor.com

Cortesía de El Gaxiolon

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
249 Comentarios en “Sobre el impacto económico y social que tendría en México, redefinir o desaparecer nuestro actual Distrito Federal”