2010

Soy una secretaria muy pendeja

Hola, les escribo porque estoy muy encabronada, y quiero que sea algo así como un desahogo.

Soy secretaria en una empresa privada, y la verdad es que cada vez que llego me emputa darme cuenta lo puerca que puede llegar a ser la gente. Trabajo con personas que al parecer están acostumbradas a que anden detrás de ellas recogiéndoles sus porquerías. En un lugar de ser un área de trabajo, parece más bien un basurero.

Hoy en particular me encabroné más de lo normal, que a lo mejor no era para tanto, pero fue la gota que derramo el vaso. Así que decidí hacérselos saber. Diciéndoles que mi área de trabajo no era basurero. Anteponiendo la hipocresía de “Tengan ustedes muy buena tarde”. A lo que todos se hicieron pendejos y al final de cuentas nadie supo quién fue.

En realidad no era un desmadre, y atribuí todo mi enojo al “basurero” que había, pero la verdad es que son muchas otras cosas que no me atreví a decir, como está el hecho de que, si algo sale mal, siempre hay algo que lleva la culpabilidad a mí, haciéndome sentir verdaderamente inútil. Todo, y me refiero a todo mi trabajo, tiene un defectito, que podría tardar días en modificar, solo habrá que borrar todo y volverlo a hacer. A veces ando que no quiero ni ir al baño, porque lo considero pérdida de tiempo, y me llaman para algo verdaderamente inútil, jaja, me hace recordar un comercial donde todos pagan con sus tarjetas de crédito y todos felices y contentos por lo rápido que es, y de repente sale el pendejo, con sus pinches moneditas.

El inodoro lo dejan todo salpicado, me pregunto yo, ¿no les dará asco? ¿Cómo tendrán el baño de sus casas? Pero que importa, si la que limpia y se jode y se wakarea es la pendeja de la secretaria.

Disponen de mi tiempo, como si uno no tuviera vida, me he llegado a quedar hasta las 9:30 de la noche porque “hay muchos pendientes urgentes de sacar” y resulta que nada más estoy comiendo monda, y al final de cuentas todo ese pinche trabajo se queda atrasado, porque el concluirlo no depende de nosotros los trabajadores, si no de los jefes. A lo cuales por supuesto les vale madre. Se puede juntar todo el trabajo de una semana, y al último momento del ultimo día, quieren hacerlo todo, y quien se chinga? La pendeja de la secretaria, porque no hizo bien su puto trabajo.

Se preguntaran. Si soy tan pendeja, ¿para qué chingados me tiene aquí?

Pues he aquí la respuesta. Se acuerdan de aquella película donde un montón de hormiguitas les conseguían alimento a los saltamontes para que no las mataran, sin saber que los saltamontes se morirían de hambre sin ellas, pero para no verlo de esa manera, atemorizaban las atemorizaban. Probablemente eso es lo que pasa aquí, aunque todos sabemos, que una empresa sin trabajadores pues obvio que no avanza.

Por mientras tendré que tragarme mi coraje, porque tampoco estoy tan tonta como para dejar mi trabajo con Felipe Calderón como nuestro flamante “Presidente del Empleo”, HECF. Al final de cuentas ni me pagan tan mal.

Bueno, ya me desahogue, y tod@s aquell@s que pasan por algo similar me entenderán de sobra. A lo que todo esto me inspira a regalarles una frase que es de mis favoritas. No sé ni quien la dijo, pero fue muy inteligente.

“NO HAY PEOR EMPRESA QUE LA QUE SOLO BUSCA TRABAJADORES”

Tal vez no tiene nada que ver, pero como dije, es de mis favoritas, y ya que estamos hablando de trabajo, pues ahí se las dejo.

Cortesía de DJ.pkta

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
301 Comentarios en “Soy una secretaria muy pendeja”