2010

Amor, ¿quieres un dulce?

Resulta que en un viaje a Veracruz, tuve que atravesar la ciudad de puebla, entrando a la ciudad por la autopista hay que pasar una caseta de cobro donde para mi mala suerte nos toco hacer fila durante una hora. Durante todo ese tiempo tuve la oportunidad de presenciar un desfile de vendedores que ofrecen desde galletas y refrescos a dulces típicos y hasta perros !!!

Ya casi llegando a la caseta paso junto al auto un chavo vendiendo “borrachitos envinados” y muy listo me quise ponerte galán con mi novia así que decidí comprar 3 cajitas de borrachitos para ella; el chavo ese me los entrego y los guarde en el auto.

A fin de cuentas se los di a mi novia pero como fueron unos días muy activos no dio tiempo de comerlos…

Cual va siendo mi sorpresa que ayer, 15 días después de haberlos comprado, me manda ella unas imágenes que me hicieron decir ¡hazme el recontrachingado favor!

Te emborracho y luego te…

Mi jefa dijo “ya ni modo”, mi jefe dijo “han de haber estado buenos” y yo pensé “menos mal que están lubricados, así no te ahogan con ellos” pero ¿¡que habrán pensado mis suegros cuando vieron eso?!

¡Hazme el chingado favor!, esas ya no son indirectas, son jaladas colosales.

Cortesía de Pendragon

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
122 Comentarios en “Amor, ¿quieres un dulce?”