2010

Y el cuento de nunca acabar…

En verdad que esta entrada me daban ganas de empezarlo mentando madres y gritando a los cuatro vientos hazme el rechingado favor….pero NO, esta vez no caeré en provocaciones ni actuaré como un simio enfurecido; trataré de contenerme porque México no necesita de impulsos esporádicos…pero bueno…al grano…

Como ya has de saber, nuestros senadores están apunto de estrenar su nueva sede. Así es…, en medio de la crisis, de tiempos de austeridad, los señores se dan el lujo de construir semejante edificio en la calle de Reforma de la Ciudad de México. Las razones??? , pues supongo que el actual edificio ya no da el ancho para las excesivas horas de trabajo que los legisladores desempeñan,,,, o no…. espera!! Quizás sea porque el nuevo edificio permitirá ahorros…….ahh no es cierto….es mas bien por el bicentenario (Sí, esa sí que es una razón de peso) !!!

Ahora, sabes que van hacer con el actual edificio donde laboran los senadores?? No te preocupes, le sacarán todo el provecho y lo usarán como lugar para celebrar ceremonias solemnes (Por favor!!! Que solemnidad se puede tener con esos cabrones!!)

El costo total de la construcción no lo tengo, sólo sé que para este año necesitan invertirle 850 millones de pesos y aquí es cuando la sangre empieza a hervir. Con ese dinero, me pregunto la cantidad comunidades marginadas que podríamos reactivar, la cantidad de escuelas que se podrían abrir en zonas rurales. Yo no sé tú, pero yo no necesito una obra magestuosa en Reforma para sentirme orgulloso de mi México, yo necesito que nuestros niños tengan educación, que se encarén a un libro o una computadora y sus mentes empiecen a moverse y a soñar, de eso sí que estaría orgulloso.

Gracioso no? Para las reformas fiscales es imposible poner de acuerdo a toda esa escoria! No puede haber acuerdos sin alianzas, sin pactos bajo el agua. Y para proyectos en los que todos los partidos políticos se ven beneficiados, como este hermoso edificio para los senadores, el único conflicto es el de quien será el ganon de inagurarlo (aquí la nota)

Y la pregunta obligada! Cómo nos permitimos que nos griten en la cara lo estúpidos que somos??? Por qué permito que esos cabrones me pongan enfrente un edificio con el letrero de: "En este chiquero invertimos los recursos del país, recursos que podrían evitar que tu tío se vaya de mojado, recursos que podrían evitar a ese niño sin zapatos en la calle, recursos que podrían evitar el hambre de tantos de tus hermanos"

Cortesía de Luis Enrique

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
114 Comentarios en “Y el cuento de nunca acabar…”