2010

La Ciudad de las “Aguas alegres”

En primer lugar un saludo a toda la banda, y para comenzar con este rollo quisiera decir que me siento muy orgulloso de ser veracruzano y especialmente de la hermosa ciudad de Orizaba, aclaro esto porque no quiero que piensen que no aprecio el sitio en el que vivo ya que la ingratitud es una cosa muy fea, pero como en todo hay cosas que si necesitan ser denunciadas.

Quien haya tenido la oportunidad de darse una vuelta por estos rumbos se habrá dado cuenta de que los orizabeños estamos muy contentos con nuestra ciudad que algunos tan despreocupadamente llaman “la ciudad de las aguas alegres” y es ahí donde cualquier persona que haya pasado por aquí en tiempos de lluvia (osea casi todo el año) podrá exclamar ¡¡¡¡¡HECF!!!!!! Y con mucha justificación.

Las personas mayores de por aquí tienen un dicho ya casi olvidado: “En Orizaba solo hay dos estaciones, la de tren y la de lluvias” y si a esto le agregas que en los últimos años los índices de precipitación han aumentado en la zona y que la actual administración ha hecho hoyos por todas las calles a uno solo le queda quedarse en casa esperando que pase el agua o de plano comprarse ropa de hule para poder salir.

Sé muy bien que algunos dirán que en el norte del país las cosas están peor y que debería dejar de quejarme tanto, bueno cada quien habla como le va en la feria, y como ya decía hay cosas que deben ser denunciadas.

El actual gobierno de la ciudad se jacta de realizar más obras que las administraciones anteriores, y aunque muchos digan que son obras de “relumbrón” es verdad que le han cambiado la cara a la ciudad de un modo muy positivo, pues ahora te dan ganas de salir de tu casa y pasear con la familia por lugares donde antes te daba hasta tristeza, pero se te quitan cuando das la vuelta y ves un rio que cubre toda la calle y que no fue ocasionado por las lluvias sino por las obras de drenaje que quieren hacer de manera apresurada y descuidada para que en octubre la gran obra del señor alcalde (la plaza Valle) sea admirada por todos como la más importante de las últimas generaciones . Cosa muy válida si lo haces con una adecuada planeación mas no cuando lo haces a las prisas y te vale si tienes que abrir el suelo por todos lados y rompes tuberías importantes en el proceso.

Al final no quisiera quejarme de unos cuanto porque no todo lo han hecho mal, pero el pueblo debería ir pensándola más a la hora de escoger a sus presidentes, dejar de fijarse en el carisma o en el prestigio que sus familias o apellidos han tenido en la zona, debemos educarnos para ponerles un alto cuando quieran darle en la torre a nuestra ciudad, en lo urbano y en lo rural; vivimos en una zona ecológicamente rica y delicada en su equilibrio, por tanto hay que defender ese equilibrio, denunciando las fugas de agua, la tala y explotación irresponsable de nuestros cerros pero más que nada las obras que atenten contra nuestro ecosistema (¡o ya no se acuerdan que fue cuando cierto alcalde idiota pavimento el lecho del rio que empezaron los cambios de clima más cabrones?).

No pretendo demeritar ningún esfuerzo bien aplicado ni bajar la moral ante un cambio de rostro que ya le hacía falta a nuestro “pueblote” solo que no todos los medios de alcanzar una meta son validos ni justificados cuando le damos en la madre a nuestra ecología.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Betiwis

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
80 Comentarios en “La Ciudad de las “Aguas alegres””