2010

¿Hay algo qué celebrar?

El encabezado de la mayoría de los diarios: “Cuatro personas que fueron “levantadas” el sábado, amanecieron colgadas en un puente peatonal de Cuernavaca, Morelos. Decapitados y castrados, les dejaron notas con mensajes … ” La pregunta es, ¿qué dirían esos mensajes, “Shalalá, celebremos el bicentenario”, o acaso “Vamos ganando la guerra”? Yo supongo que debemos irnos haciendo de estómago fuerte para acostumbrarnos a esta clase de espectáculos dantescos, sé que no es nada nuevo (lamentablemente), sé que ya en muchas regiones del pais esto ya es cosa cotidiana, tal vez es mi falta de adaptación al medio, pero las imágenes nos las puedo sacar de mi mente.

Sin importar si estas personas se dedicaban a actividades ilícitas o no, el punto es que cada vez es más frecuente ser testigos de estos hechos y que nadie, absolutamente nadie de los que están arriba tomen cartas en el asunto; no, en lugar de hacerlo, se prepara todo para una de las celebraciones más rumbosas ( e inútiles, a mi modo de ver). ¿Acaso hay algo qué celebrar, debemos festejar que, la delincuencia, la violencia y el clima de incertidumbre se han apoderado de nosotros?. Lo que me ha dejado sorprendida de verdad es el comentario que escuché, de una de las personas que estaban de pie, junto a mí, leyendo los diarios

“Nuestro deber como mexicanos es hacerle sentir al gobierno que no está solo…”

Hazme el Chingado Favor, esa no me la sabía, el gobierno vive sumido en una terrible depresión porque se siente solo.

No, hay un error, el gobierno no está deprimido, el gobierno es emo, porque gusta de que lo vean sufrir e instalarse en el cómodo papel de víctima, que veamos todos su enorme calvario y cómo se corta las venas y se desgarra las vestiduras al ver su implacable batalla para mantener el orden y la seguridad de la nación. Correción, esa “palmada en la espalda” nos la deben a nosotros, la ciudadanía; nosotros si estamos solos ante esa plaga; la cuestión es que este asunto no se arregla con palmaditas afectuosas ni porras de optimismo, lo que falta es movimiento, exigencia y coherencia, tres cosas que deben ser recíprocas e inmediatas; tal vez así podamos borrarnos esa impresión, de que existen quienes desean ver a esta patria en un toque de queda permanente…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de White Queen de Deadmau

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
68 Comentarios en “¿Hay algo qué celebrar?”