2010

Doroteo Arango

Doroteo Arango, Francisco Villa, no fué como un Robin Hood a la Mexicana, no fué un bárbaro, tampoco fué un estratega. Era un campesino que por las condiciones que existían en aquellos ayeres, se rebeló contra los abusos de los patrones y por la situación de los desheredados de la época, se dedicó al bandidaje, siempre perseguido por la acordada. Ayudó a algunas gentes, sobre todo a amistades necesitadas y se puede afirmar que era muy humanitario. Bárbaros fueron Atila, Stalin, Hítler y hasta el mismo generalote Victoriano Huerta.

Nadie, o casi nadie sabe que el General Villa fué gobernador del Estado de Chihuahua un muy corto período y en ese poquísimo tiempo fundó 50 escuelas. Precisamente, por su ignorancia entendió mucho mejor que los contemporáneos presidentes de la República, secretarios de Educación, gobernadores de los Estados etc., la importancia de la educación.

Si Villa hubiera sido un buen estratega, le hubiera hecho caso al General Felipe Ángeles de echarse sobre Carranza y Obregón inmediatamente después de la victoria de Zacatecas con la División del Norte en su apogeo. No hizo caso, Obregón se organizó mejor, con mejores estrategias y derrotó a la División del Norte en Celaya y Trinidad. Para esa batallas, el General Villa tampoco le hizo caso al General Ángeles, de parapetarse en Celaya y Aguascalientes. Era un ser humano de carne y hueso y a pesar de sus excesos, fué un buen Mexicano.

Cortesía de HECTO®

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
168 Comentarios en “Doroteo Arango”