2010

Festejos extranjeros del régimen traicionero

Estimados amigos de Hazme:

Mi mas sincero reconocimiento y felicitaciones al equipo de acróbatas extranjeros que actuó ayer en el Zócalo capitalino en el «espectáculo bicentenario».

Por otra parte —y en sentido contrario— qué vergüenza y qué demérito para el país es tener al único gobierno del mundo que pretende inspirar el orgullo nacional en eso, es decir, en un espectáculo extranjero que nos entretuvo formando la palabra «MÉXICO» en un acto acrobático que recuerda los segmentos de «gravedad cero» de los acróbatas del Cirque du Solei en su espectáculo «Ká».

Incluso voces en otro tiempo muy allegadas al régimen como Jacobo Zabludovsky, reprochaban recientemente al gobierno el millonario presupuesto que se ha gastado en los espectáculos extranjeros.

El presupuesto de los festejos del bicentenario asciende según el periódico El Financiero a más de 1,600 millones de pesos; el mismo se integra en el «fideicomiso bicentenario» que el gobierno maneja a discreción.

—Pero aquí está «el detalle»: se maneja esa millonada a «la discreción» pero. . . ¿de quién? O mejor dicho: de «quiénes».

Los festejos gubernamentales —incluyendo los espectáculos extranjeros contratados— los han armado además de Felipe Calderón, el presidente de la «Fundación Teletón» —sin ánimos de lucro— Fernando Landeros, Alejandro Puente quien es presidente de la asociación de medios «de cableros» (ramo de la industria de la televisión privada que éste año Televisa ha comenzado a adquirir en una gran parte, para ofrecer con ello un monopolio televístico de puras «falsas opciones» clonadas como EfectoTV, ForoTV y clones propagandísticos que se sumen rumbo a elecciones 2012 para anunciar falsas encuestas y resultados) y el operador prianista Bernardo de la Garza.

Recordarán Uds. que éste último era «el joven» candidato presidencial del Partido Verde para el año 2006; luego en una extraña muestra de honestidad televisiva anunció al público —casi literalmente y sin reparos— que gracias a sus demostradas capacidades de marketing con las que había obtenido hasta un 10% de preferencias electorales según sondeos, el régimen neoliberal lo premiaba mandándolo a estudiar al extranjero un par de años, para luego a su regreso incorporarse a las filas del gobierno. . . —cosa que efectivamente hizo en un principio como jefe de «la unidad de proyectos especiales» de Calderón.

—O sea que se trata de un agente prianista consumado, pasando desde el partido «comprado» por la ultraderecha mexicana hace unos años, desde el Partido Verde (antes de la compra era el PVEM) hasta el PRI y luego al PAN: menos mal que en su marketing barato que tantos beneficios le mereció, nos decía por televisión que él no era de los políticos que nos quieren ver la cara. . .

Ante estas realidades, se descubre ante el pueblo de México lo que es el régimen neoliberal «coronado de gloria extranjera» por Calderón, Televisa y asociados, que desde hace más de 20 años viene saqueando al país y atropellando todo tipo de derechos de la población en general —y multiplicando exponencialmente su pobreza y necesidades básicas— como un régimen que siente un absoluto desprecio por la voluntad general y la opinión pública nacionales, y que ha hecho del marketing ya no un mero auxiliar político temporal y de coyuntura, sino su permanente forma de operar políticamente para con ello sostener a un despilfarrador gobierno, expoliador de las riquezas nacionales.

—Salinas y el TLC fueron marketing, Fox, Calderón y Peña Nieto lo son igual y puntualmente.

Pero esta tragedia política nacional de régimen nefasto y corrupto significa algo bueno, y eso bueno es el saber que el problema del país en vías de deterioro se identifica sin la menor dificultad alrededor de una sola realidad: la política excluyente y traidora misma que ignora nuestra soberanía nacional y capacidades sociales.

En suma: es antidemocrática, es anticívica y antipopular.

Su descaro ha llegado hasta el punto de que cada fin de año con los presupuestos generales escuchamos en los medios la misma repetición-de-perico de Calderón de que «. . . si bien el Presupuesto es insuficiente para las necesidades del país, es un gran esfuerzo de las principales fuerzas políticas. . .» mientras que —en ejercicio de una inadmisible contradicción con lo siempre repetido— igualmente cada año el Gobierno Federal deja de ejercer promedio de OCHENTA MIL MILLONES DE PESOS de aquella de-por-sí insuficiente partida aprobada inicialmente y sin falta por el PRIAN, en el Congreso cada Diciembre, y que significa las malintencionadas finanzas de la política neoliberal impuesta a México desde el extranjero por el Fondo Monetario Internacional y otros esclavizadores mundiales, que de fondo representan la política imperial estadounidense.

—¿Les gustaría a Uds. que le pagaran a una persona de servicio en su casa, proveyéndola además con los implementos de limpieza necesarios para el trabajo, y que el polvo y la suciedad se acumularan cada día más porque no hace su trabajo?

Pues ese mismo «no-trabajo» es el que ha caracterizado continuamente al régimen neoliberal del PRIAN que desde hace más dos decenios vive defraudando a la Nación.

Ya les gustó la maña de «no ejercer» el presupuesto que debería destinarse al desarrollo económico y social del país, para en su lugar «guardárselo» bajo incontables fideicomisos de gobierno de todo nombre y tipo (por ejemplo: «fideicomiso del bicentenario») el cual les producirá réditos e intereses que seguramente luego terminarán en manos privadas y en arcas privatizadas tales como las de «la patrona» de Calderón la maestra Elba Esther Gordillo, con los fondos de pensiones y hasta los mismos recursos de la Lotería Nacional, o bien los «del patrón» de Enrique Peña Nieto, el auto-exiliado gobernador Arturo Montiel del Estado de México.

—Autoexiliado no para evadir ninguna acción de la justicia en su contra, que siendo protegido por el PRIAN naturalmente no hay tal, sino para no estorbar a su «secretario particular» Enrique Peña Nieto en su intentona por convertirse en «actor presidencial», en el más literal de los sentidos, gracias al CEA de Televisa.

El verdadero patriotismo que no quede falsificado por «un show» aparece ante la realidad nacional mexicana del 2010 sin confusión de acción alguna: consiste en remediar la situación nacional mediante la restauración de nuestra República democrática, representativa y federal —como lo prescribe la fundamentación política nacional constitucionalmente consignada en los artículos 39 a 41— por las vías democráticas antes que por cualquier otra: recordemos que el presidente Francisco I. Madero derrotó a Porfirio Díaz en las urnas mediante el poder democrático, antes que por las armas mediante poder militar —sólo así se convirtió en presidente de la República reformada de 1911.

El actual régimen ya no tiene remedio alguno, como lo demuestra el hecho de que —el predilecto del régimen— Peña Nieto primero intentó «prohibir» coaliciones electorales opositoras a la suya mediante ilegales pactos con el entonces secretario de Gobernación Gómez-Mont, y al fallar sus planes ahora procede autocráticamente a prohibirlo por ley en el Estado de México, vulnerando con ello —y de una forma por demás cínica y vergonzosa— el régimen democrático de garantías, y el Estado de derecho, el cual estriba en la separación republicana de poderes de gobierno.

¿Cómo alguien que hace un par de meses estaba apoyando —fallidamente en la mayoría de casos, cabe apuntar— distintas alianzas electorales, ahora viene a prohibir por ley alianzas electorales en la propia entidad federativa cuyo gobierno ejecutivo desempeña?

¿Bajo qué razonamientos, argumentos o justificaciones, o incluso principios partidistas, es posible semejante disparate?

La inaudita maniobra, de una bajeza política inadmisible por parte de Enrique Peña Nieto, le ha suprimido en efecto cualquier legitimidad ni liderazgo político que pudiera quedarle —eso tras del homicidio premeditado y encubierto de la niña Paulette, cuyo caso ha querido sepultar ad perpetuam— y lo ha mostrado como un político de auténticas tendencias dictatoriales al no respetar ni las más básicas normas de proceder democrático y racional.

Claro que no hemos de esperar que aquella otra dictadura mediática derechista impuesta en México lo denuncie por sus desvaríos ante la audiencia nacional, ni mucho menos algo como CNNenEspanol que ya de por sí tiene ocupada su señal las 24 horas con ataques incesantes contra las democracias populares de América Latina provenientes desde Estados Unidos.

Nos corresponde a la ciudadanía mexicana común el denunciarlo, y empeñar los esfuerzos necesarios para combatirlo, y restaurar el gobierno democrático y republicano en México: no sorprende ello al considerar que —sin la menor diferencia— fue así en 1810 y en 1910.

—La fuerza de México reside en los mexicanos y no en ningún ballet de acróbatas extranjeros, por más atléticos que sean….ja-ja-ja Hazme el Chingado Favor!!

Cortesía de El Inge

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
98 Comentarios en “Festejos extranjeros del régimen traicionero”