2010

Simulacro de primaria – Ficción vs. Realidad

Antes de empezar necesito contarles que la primaria a la que fui es un edificio en forma de un cubo. Tenia un patio central y escaleras en cada esquina. Tiene patios en dos de sus costados, canchas en otro y la entrada principal en el ultimo. Es un edificio de tres pisos donde el pre-kinder y de mas ocupaban el primer piso, primaria y parte de secundaria el segundo piso y el tercero en su mayoría lo ocupaban los estudiantes de bachillerato… donde estaba Estefania, la dueña de mis primeras chaquetas. Hace poco la vi y puedo decir que se convertirá en dueña de las siguientes… esta como para unos… jem, ok, regresemos al tema en cuestión.

Es importante contarles como es la escuela para que entiendan como fueron de los primeros simulacros después del terremoto del 85.

Ficción

Recién pasaba la tragedia del 85 cuando en toda la ciudad, aun en shock, entendía la necesidad de estar mejor preparados para afrontar un terremoto como el que acababa de sacudir a mi querido DFectuoso. En la primaria los simulacros se practicaban muy seguido y se practicaban de manera ordenada.

Cuando sonaba la chicharra del simulacro, creo que tres veces, era la señal de temblor o simulacro. Los compañeros de la primera fila del salón se levantaba inmediatamente y eran los primeros en salir por la puerta. Le seguían la segunda fila, la tercera y así sucesivamente. La maestra seria la ultima en salir siguiendo al alumno de la ultima fila y su labor era cerrar la puerta.

Los alumnos teníamos que marchar pegados a la pared con los brazos levantados a mitad del cuerpo, el derecho hacia enfrente y el izquierdo para apoyarse en la pared si era necesario, según esto. Cada aula sabia exactamente cual era su escalera y el flujo de estudiantes hacia los patios era rápida sin muchos contratiempos.

Ya al final se contaban los tiempos de salida y todo volvía a la normalidad. Cabe señalar que los simulacros siempre fueron motivo de celebración ya que perdíamos un poco de clases y ademas siempre era un buen momento de platica de camino a los patios.

Realidad

Un día cualquiera tembló.

Primero nos enteramos por las viejas histéricas y escandalosas de bachillerato que corrían en el tercer piso. Eso fue lo primero que escuchamos, incluso antes de sentir el movimiento telúrico por que la chicharra nunca sono. Después recuerdo que en chinga vimos como las pinches maestras olvidaron eso de ser las ultimas en salir y solo gritaban con miedo mientras salían del salón. Los alumnos sin ningún orden en particular se amontonaban en las puertas siguiendo a las maestras. El desmadre era total, el desmadre fue épico.

Yo recuerdo que mi cuates y yo salíamos como podíamos acompañados de risas y burlas sin tomar en serio la gravedad del asunto. Fuimos de los últimos en salir y recuerdo que un cuate de manera simplona solo dijo “chingado, dejamos la puerta abierta”.

El desmadre en los pasillos era tal que cuando dejo de temblar ni siquiera habíamos llegado a las escaleras. Que bueno por que dicen que mas de tres personas cayeron he incluso una perdió el dedo por tremendo madrazo que se aventó.

No les tengo que decir que ante el pánico por el temblor y el desmadre que se armo decidieron que nos mandarían a todos a nuestras casa. Sin duda para nosotros, esas fueron excelentes noticias.

Hoy ya un poco mas maduro (creo) se que esos recuerdos no me deberían de causar gracia pero la neta es que cada vez que lo hago no me queda sonreír y decir ¡Hazme el chingado favor!

A 25 años del terremoto del 1985 me pregunto algo que ayer comente en el Facebook de Hazme:

¿De que sirve anunciar los simulacros?

Edith comento esto:

ja ja ja, buena pregunta!!!! Pues un simulacro anunciado, no creo que sea tan útil como si es sorpresivo, o no?. Considero que, si debe avisar del simulacro para estar programados mentalmente para ello y no ocurran accidentes por crisis nerviosas, etc. etc., pero en cuanto a fijar horarios, eso no me late.

Yo opino lo mismo, los simulacros programados sirven de poco si se sabe que va a suceder. Creo que el elemento sorpresa tiene que ser incluido por que el próximo temblor dudo mucho que diga “Ahí les voy jijos de la chingada, agárrense bien”.

Los temblores no son un juego y son inevitables, los que ya los hemos vivido lo sabemos. Si les tocan los simulacros hay que tomarlos con seriedad (de jodida lo mas que se pueda) y recuerden que ante todo hay que mantener la calma. Como diría un empleado de mi Papa cada vez que tiembla y ve a todos salir corriendo a la calle “Los que no conocen a Dios en chinga se hincan ¿verdad cabrones?” Amen, jejeje.

¿No les gusto? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

chilakil_4.0

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
80 Comentarios en “Simulacro de primaria – Ficción vs. Realidad”