2010

Se gasta mucho, pero el recuerdo queda

Estaba yo en la universidad un día discutiendo el rollo de que si se debía festejar el bicentenario o no con eso de que el país pos está to jodido.

Así de que toda esa pinche lana en lugar de gastarla en pendejadas y en sacar los cadáveres para pasearlos por todos lados, mejor sería que se gastaran en educación, infraestructura y esas mamadas que harían de México un mejor lugar para cagar y comer.

Pos bueno, estábamos metidos en ese rollo cuando llega una de esas tipas, que nunca faltan en todos lados, de situación pudiente como medio fuera de la realidad viviendo en su mundo color rosa y todo blanco y chispas y esas cosas. Total, la morra esta se pone a escuchar y ya que todos hablamos ella toma la palabra y dice lo siguiente:

¡Ay! Es que no, es que, ¿Por qué no festejar? Si no importa lo que se gaste, lo que cuenta es eso, el recuerdo, porque es como los quince años, se gasta mucho, pero el recuerdo queda, y así, es, es como para que la gente se acuerde no. Porque hay que estar orgullosos de ser mexicanos, porque así es como se recuerda lo que hicieron los héroes, y eso del recuerdo pues es lo que cuenta, ademas, se gasta en otras cosas, pues que se gaste en festejar”

… Terminada esa exhibición de perfecta dialéctica no se hicieron esperar las replicas y una de tantas versaba más o menos así:

“¿Cómo puedes decir que se gaste tanto dinero en festejar si hay gente que no come y no tiene donde vivir?”

La respuesta fue la siguiente:

“Pues si no tienen donde vivir ni que comer pues con más razón que festejen, para que ahí les den algo de comer”

¡Hazme el chingado favor!

Por razones como estas a veces pienso qué carajos enseñan en las universidades cabron.

Cortesía de Pinche Nietzsche

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
98 Comentarios en “Se gasta mucho, pero el recuerdo queda”