2010

El capitalismo es un detonante psicopático del fin del mundo

Es un factor ineludible: El Capitalismo está matando nuestro planeta.

La pila de evidencia se han amontonado a tal magnitud que es absolutamente imposible ignorarla; desde la cámara de 24 horas que puso CNN para monitorear el desastre causado por BP en el Golfo de México hasta sofisticados modelos computacionales en 3D los cuales retratan una isla de basura en el Océano Pacifico del tamaño de Texas, cualquier persona con una televisión – y el morbo que se requiere para quedarse mirando las imágenes – puede darse cuenta que los sistemas de vida de nuestros océanos están sistemáticamente acabándose.

Y en tierra firma las cosas no van mejor que en los océanos. La destrucción de hábitats naturales a lo largo y ancho del planeta se acelera en un índice de extinción de especies que jamás se había conocido durante los últimos 65 millones de años. Los incendios forestales de Europa del este y sur son más grandes y difíciles de controlar cada verano. Los desiertos se están propagando. Nuestro suministro cooperativo de alimentos está dominado por mega-corporaciones diabólicas como Monsanto y en monocultivos genéticamente alterados, Animales narcotizados, drogados, torturados y asesinados de la forma más inhumana posible en las granjas industriales. Las arenas de alquitrán son una gran costra abierta en la tierra y son visibles desde el espacio.

La quema de carbón en las centrales eléctricas, refinerías de petróleo y las plantas petroquímicas llenan el cielo con millones de toneladas de tóxicos químicos diariamente. Estos contaminantes atmosféricos son la principal causa de la epidemia de canceres a nivel mundial – en la cual uno de cada 3 hombres y una de cada 2 mujeres puede esperar a llegar a tener cáncer en su vida.

Hay algo muy, muy malo con este panorama.

Los seres humanos desde hace ya mucho invalidamos el poder de forjar nuestro propio destino colectivo. Primero con los sacerdotes, luego con los reyes, luego con los parlamentos y ahora, lo peor de todo, con corporaciones psicópatas que están legalmente apoyadas para maximizar ganancias trimestrales a costa de todos los demás factores mitigantes – incluyendo nuestra preciosa madre tierra.

Cuando la abrumadora mayoría de la actividad humana esta engranada hacia el enriquecimiento de la clase tenedora de acciones tecnócratas, y cuando toda la dígase actividad “económica” es macro administrada por una elite corporativa mundial – A pesar de una preponderancia en advertencias a nivel mundial acerca de este grupo de elites que conducen nuestra especie hacia un precipicio de proverbios- es tiempo de que la raza humana reorganice sus prioridades.

El capitalismo es un némesis de toda la vida en el planeta. Se debe ir.

A pesar de su fachada formidable, el capitalismo rápidamente se aproxima a una seria contradicción interna; la actual civilización industrial depende enteramente de un abastecimiento abundante y relativamente barato de petróleo y de otros finitos recursos naturales, y aun así también requiere de un constante crecimiento para mantener estabilidad económica y política.

Esta paradoja ha puesto a la civilización (particularmente la norte-americana) en el pico de la caída del petróleo – el periodo inevitable donde la demanda por los productos de petróleo a nivel global llega a su pico y empieza su larga y precipitada caída.

Este periodo (el cual el Pentágono predice empezara en el 2010 o 2013) representa una potencialidad histórica; una crisis de energía internacional que podría llegar a ser la chispa que detona una reacción en cadena hacia un futuro más ambiental.

Ahora que ya dije eso, sería muy tonto sobre estimar la habilidad del capitalismo de re inventarse de manera diferente. La fe materialista de Marsos de que el capitalismo muriera por si solo se desplomo con la depravación barbárica que causo el racismo Europeo y el improbable levantamiento de la clase media norteamericana; hoy en día la clase media internacional y el proletariado compran en Wal-Mart.

Les dejo este artículo en ingles donde Monsanto y la Universidad de California donde explican como tratan de callar al Doctor Ignacio Chápela (Mexicano) y relata una historia que sucedió con unas pruebas con el maíz en la sierra norte de Oaxaca traído por los yankees y Monsanto VS el Maíz criollo (Pronto… porque ya sé que a las ratas del gobierno les va a valer madre estaremos comiendo maíz manipulado genéticamente, y eso que México es el hogar del maíz… estaremos comiendo maíz yankee en las próximas décadas si no nos quejamos al respecto.

Cortesía de El Anticristo

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
158 Comentarios en “El capitalismo es un detonante psicopático del fin del mundo”