2010

De corrupción y otras porquerías

Según los resultados del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2010, publicados la semana pasada por Transparencia Internacional, México se ubica en la posición 98 entre 178 países, lo que representa un descenso de nueve lugares en el ranking.

En una escala del 1 al 10, en la que 0 es “completamente corrupto” y 10 “completamente limpio”, México calificó con 3.1 y quedó en la misma posición que Burkina Faso y Egipto. Además, en el continente americano, nuestro país aparece en la posición número 18.

En este índice se mide la percepción de la corrupción en el país en temas como contrataciones públicas, comercio exterior, facilidades para la inversión, acceso a servicios públicos, calidad regulatoria y extorsiones.

El informe completo del Índice de Percepción de la Corrupción 2010 se puede consultar en la dirección: http://www.transparency.org/policy_research/surveys_indices/cpi/2010/results

Dinamarca 9.3
Nueva Zelanda 9.3
Canada 8.9
Noruega 8.6
USA 7.1
México 3.1
Sudan 1.6
Angola 1.6
Afganistan 1.4
Somalia 1.1

¿Qué pasa con México?

A ver… ¿Para donde quieres voltear? Seguridad Pública, Secretaría de Salud, Policía Federal, Secretaría de Educación, Gobiernos Estatales, Gobiernos Municipales, Obras públicas, Senadores, Diputados, Agro, Economía, Aduanas, Deporte, ¿Donde más? o mas bien ¿Donde no? La corrupción esta en toda nuestra estructura.

Todos invariablemente hemos presenciado algún evento corrupto o peor aún, hemos estado involucrados en el y ante ellos es muy común escuchar comentarios como “las autoridades en nuestro país son muy corruptas”, “cuanta corrupción”, “el gobierno es un corrupto” y cualquier tipo cosa parecida. Para que se dé un evento corrupto se requiere de dos personas, el que “mata la vaca” y el que le “agarra la pata”, una que infringe la ley (ciudadano) y otra que esta dispuesta a justificarlo (autoridad) mediante un soborno; entrando en un circulo vicioso donde las faltas mas simples dan lugar a delitos tan graves como los que estamos viviendo estos último años.

Estos acontecimientos nos llevan a considerar términos como estado fallido, justicia por propia mano, pena de muerte y traición a la patria.. ¿Hasta que punto un hecho corrupto se puede considerar como traición? ¿Cuando cruzamos la línea entra la comodidad de la evasión de la ley y la permisión de hechos delictivos? Todos, sociedad y autoridades somos responsables de tener a nuestro país con el lodo hasta el cogote. Un sistema ineficiente fácilmente corrompible y una sociedad cómoda e irresponsable han favorecido que las autoridades se hagan de la vista gorda y permitan de forma descarada que las organizaciones criminales controlen nuestras instituciones.

Fenómenos como la delincuencia organizada y el narcotráfico son el producto de la indulgencia de la sociedad y la autoridad a faltas tan simples como estacionarse en doble fila o agilizar un trámite burocrático. Detrás de cada disco pirata, cada cargamento de droga que cruza la frontera, de cada embarque de armas, o peor aún detrás de cada policía muerto en una emboscada hay un funcionario corrupto. La falta de aplicación de la ley ha permitido que para el crimen organizado sea muy sencillo corromper a la autoridad, han sido muchos años de alimentar al “monstruo” que ahora es tan grande y poderoso que es muy difícil terminar con él.

Aparentemente es un problema eterno, propio de la naturaleza humana. Personalmente creo que no, una vez más la educación es la solución. Evitar a toda costa la frase: “que pasó oficial… ¿como le hacemos?

En el momento en el que cada uno de nosotros respetemos la ley y nos hagamos responsables de nuestros actos aceptando los castigos que impone la constitución, nuestras autoridades no tendrán para donde hacerse y deberán impartir justicia, levantar la infracción, agilizar el trámite, en pocas palabras… hacer su chamba.

Enlace: http://www.politicadigital.com.mx/

Cortesía de BMU

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
128 Comentarios en “De corrupción y otras porquerías”