2010

Letras ajenas para compartir – Seda. Alessandro Baricco

De letras ajenas para compartir:

Es una obviedad decir que son letras hiladas por otros, hilvanas no para si, sino para todos. Me han llegado encapsuladas en un libro y así las tomo, a veces me gustan mucho, otras no tanto, igual las comparto, las que me gustaron quizás te resulte fútiles, pero estoy seguro que mas de unas habrán de gustarte.

Letras ajenas para compartir se publicara impuntualmente cada quince días, algunas veces por mí, otras veces, espero, tú. También, como no, Búckaroo nos debe al menos una publicación que prometió, y Guffo no te hagas, -esperemos también a los demás-.

No, no soy un experto en autores, ni en las obra de alguno de ellos, ni pretendo serlo, sencillamente te haré(mos) una invitación a leer una obra, nada mas.

De ser posible encontraras la versión PDF. Esto lo consulte con un abogado de conciencia relajada y me ha dicho que no, no se violan los derechos de autor, a decir verdad dudo de su sapiencia en la materia, pero estoy seguro que los autores no necesitan tanto el dinero como nosotros de sus letras. Van pues, sin ánimo de lucro, recordando que no hay mejor regalo que un libro y siempre es ocasión para darlo. Gracias.

Seda

Hervé Joncur tiene un trabajo que le da lo suficiente para descansar nueve meses al año, su padre quería que fuera militar, pero un buen día le cambiaron el rumbo y se dedico a comprar y vender gusanos de seda, atravesaba kilómetros a por ellos, y regresaba a Francia, a su villa, siempre el mismo día, siempre a tiempo para misa mayor.

Su vida pues no tenia mayores vicisitudes que las propias del trabajo, estaba cómodamente observando viendo su vida pasar, casi como un espectador, su vida era calma, un trabajo que le daba la opción de convertirse en rico, pero no lo deseaba, una casa que lo acogía y una mujer que lo amaba.

Una plaga le cambio el rumbo, los gusanos de seda morían, había que conseguirlos en el fin del mundo.

El Japón, en aquellos tiempos, era solo de los japoneses, estaba prohibido el comercio con fines de exportación, así que ahí llego para sacar de contrabando los preciados gusanos de seda… y ahí la conoció.

El amor es así, a veces requiere de largos cortejos, flirteos, ires y venires y luego caes en cuenta que estas enamorado, en esta ocasión vasto un rostro, una mirada, y apenas una sonrisa para necesitarla.

Volvió a Japón sin necesidad de hacerlo, solo por verla, a ella a la que no le conoció la voz, mientras en casa su mujer lo esperaba, su mujer con la voz mas dulce que había.

Es una historia que oscila entre lo onírico y lo real, lo que existe, lo que queremos y lo que podemos.

Seda es una historia de soledad, soledad causada por un amor que debió nacer muerto, no, perdón, mejor dicho, de un amor que no debió darse.

Descargar: Seda. Alessandro Baricco

Buena vibra, si no les gusto piquenle aquí, gracias y vuelvan pronto…ah y no olvides que eres un artista.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
164 Comentarios en “Letras ajenas para compartir – Seda. Alessandro Baricco”