2010

Ideas antiguas vigentes III

Esta la tercera y última parte de esta aportación sobre frases tomadas de la conocida obra de Adolf Hitler, Mein Kampf. Reitero el sesgo que presenta el haber tomado las frases aisladas.
Una disculpa por no haberse publicado la segunda parte de manera inmediata.

Resumo los temas de las anteriores partes:
Parte 1: Parlamentarismo
Parte 2: El resto de Parlamentarismo y la defensa de la nación

Finalmente la parte 3:

Sobre los medios de comunicación y la educación

…Aquello que de ordinario denominamos “opinión pública” se basa sólo mínimamente en la experiencia personal del individuo y en sus conocimientos; depende más bien casi en su totalidad de la idea que el individuo se hace de las cosas a través de la llamada “información pública”, persistente y tenaz. Los medios de comunicación es el factor responsable de mayor volumen en el proceso de la “instrucción política”, a la cual, en este caso se le asigna con propiedad el nombre de propaganda; los medios de comunicación se encargan ante todo de esta labor de “información pública” y representa así una especie de escuela para adultos, sólo que esa “instrucción” no está en manos del Estado, sino bajo las garras de elementos que en parte son de muy baja ley.

…Esta es la chusma que en más de las dos terceras partes fabrica la llamada “opinión pública”, de donde surge el parlamentarismo

Toda acción de propaganda tiene que ser necesariamente popular y adaptar su nivel intelectual a la capacidad receptiva del más limitado de aquellos a los cuales está destinada. De ahí que su grado netamente intelectual deberá regularse tanto más hacia abajo, cuanto más grande sea el conjunto de la masa humana que ha de abarcarse. Mas cuando se trata de atraer hacia el radio de influencia de la propaganda a toda una nación, como exigen las circunstancias en el caso del sostenimiento de una guerra, nunca se podrá ser lo suficientemente prudente en lo que concierte a cuidar que las formas intelectuales de la propaganda sean, en lo posible, simples.

…El hecho de que en la actualidad millones de hombres sientan íntimamente el deseo de un cambio radical de las condiciones existentes, prueba la profunda decepción que domina en ellos. Testigos de ese hondo descontento son sin duda los indiferentes en las elecciones y también los muchos que se inclinan a militar en las fanáticas filas de la extrema izquierda.

…El problema de la “nacionalización” de un pueblo consiste, en primer término, en crear sanas condiciones sociales como base de la educación individual. porque solo aquel que haya aprendido en el hogar y en la escuela a apreciar la grandeza cultural y económica y ante todo la grandeza política de su propia patria, podrá sentir y sentirá el íntimo orgullo de ser ciudadano de esa nación, solo se puede luchar por aquello que se quiere –se quiere lo que se respeta y se puede respetar únicamente lo que por lo menos, se conoce

…En los círculos periodísticos se suele llamar a los medios de comuniación el “gran poder” en el Estado.

…Evidentemente su significación es extraordinaria y jamás podrá ser bastante apreciada. Es, pues, los medios de comunicación, el factor que continúa obrando en el proceso educativo del adulto. En términos generales, tres son los grupos en que se podría dividir el público.

1. Los crédulos que admiten todo lo que leen.
2. Aquéllos que ya no creen en nada.
3. Los espíritus críticos, que analizan lo leído y saben juzgar.

Numéricamente, el primer grupo es el más considerable; abarca la gran masa del pueblo y representa, por lo tanto, la clase menos intelectual de la nación. Pertenecen también a este grupo esa especie de haraganes que serían capaces de pensar pero que por pura negligencia aceptan todo lo que ya han elaborado los demás.

El segundo es numéricamente mucho más pequeño que el anterior; está compuesto en parte de elementos que, en un principio, participaban del primer grupo y que después de funestas y amargas decepciones, optaron por cambiar diametralmente de criterio, acabando por no creer en nada de lo que leyesen. Estas gentes son muy difíciles de tratar, porque hasta frente a la verdad misma, se mostrarán siempre escépticas, resultando así elementos anulados para todo trabajo positivo.

El tercer grupo, finalmente, es el más pequeño de todos y está constituido por lectores verdaderamente inteligentes, acostumbrados a pensar con independencia por naturaleza y educación. Interprentan los medios, trabajando constantemente con la imaginación y animados de espíritu crítico con respecto al autor. Estos lectores gozan del aprecio de los periodistas, bien es cierto, con explicable reserva.

Naturalmente que para los componentes de este último grupo no entraña peligro alguno ni tienen trascendencia los absurdos que pueden consignarse en las columnas de un periódico.

Hoy, que el padrón electoral de la masa decide situaciones, el centro de gravedad descansa precisamente en el grupo más numeroso, y éste es el primero: un hato de ingenuos y de crédulos.

…Una de las tareas primordiales del Estado y de la nación es evitar que este sector del pueblo caiga bajo la influencia de pésimos educadores, ignorantes o incluso mal intencionados. El Estado tiene por lo tanto la obligación de controlar su educación y oponerse al abuso. Los medios de comunicación, ante todo, debe ser objeto de una estricta vigilancia, porque la influencia que ejerce sobre esas gentes es la más eficaz y penetrante de todas, ya que no obra transitoriamente, sino en forma permanente. En lo sistemático y en la eterna repetición de su prédica estriba el secreto de la enorme importancia que tiene. Jamás debe el Estado dejarse sugestionar por la cháchara de la llamada “libertad de prensa”.

…Rigurosamente y sin contemplaciones el Estado tiene que asegurarse de este poderoso medio de la educación popular y ponerlo al servicio de la nación.

…Pero, ¿qué hizo el Estado ante semejante envenenamiento colectivo de la nación? Nada, absolutamente nada. Unos ridículos decretos y algunas penas impuestas por infamias en extremo violentas. ¡He ahí todo!

…La mayor sabiduría del mundo será siempre inútil mientras no se halle respaldada por una fuerza que la proteja y defienda.

Conclusión

Confirmo tajantemente que las aportaciones del público en las entradas anteriores han sido una excelente muestra de la diversidad de opiniones que se agradece a todos.
El HECF final es cómo es posible que frases tan antiguas y aparte de un personaje tan controversial sino es que tachado en la historia como nefasto, tengan tanta vigencia hoy en día al describir casi como testigo ocular, muchas cosas que pasan en el país: la hipocresía de los representantes y autoridades electas, la violenta situación en la ciudad y el campo, el uso que se le han dado a los medios de comunicación, la situación de la educación pública del país.

Casi puedo decir que predijo lo que ha estado pasando en esta ultima década sino es más de nuestro querido México.

Aunque el texto puede ser historia antigua que pudo haber muerto con el autor, sigue teniendo vigencia porque sigue repitiéndose la historia, así como en Alemania de la Segunda Guerra, se produjo el genocidio de judíos, recordemos que se repitió esto apenas 6 décadas después (en otro tiempo, lugar, circunstancias y ambiente) en el genocidio de Ruanda en 1994. Wikipedia puede informarnos un poco al respecto. Solo este ejemplo brutal y violento es uno de tantos que se ha estado repitiendo en la historia.

“Aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo”
George Santayana

A titulo personal, se sigue repitiendo la historia porque se ignora y se ignora porque no se lee, no se lee porque no se tienen ganas y no se tienen ganas por muchas y variadas razones, cada quien la suya propia.

Esto último como opinión personal, es logico que pueda caer en el error, a final de cuentas errar es humano.

“Dado un número suficientemente elevado de ojos, todos los errores se convierten en obvios”
Linus B. Torvalds

Cortesía de RGV

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
85 Comentarios en “Ideas antiguas vigentes III”