2010

Dime cómo mueres y te diré quién eres

En la línea dos, o línea azul, del metro de la ciudad de México se apareció el vendedor. De esos que normalmente se pasean de vagón a vagón vendiendo productos piratas y chafas a “10 pesos le vale, 10 pesos le cuesta”. Este vendedor traía unos DVD’s en la mano y una vez que avanzo el metro empezó su desvergonzada venta:

“Lleve su video que contiene escenas que los secuestradores mandan a las familias de la victima. Si mire, se va a llevar, imagenes de mutilaciones, degollaciones, la manera de negociar…”

¡Hazme el chingado favor! Lo peor del caso es que en ese vagón fueron como cinco personas los que se llevaron su DVD bara, bara, bara, bara.

Hoy me pregunto, ¿cuando fue que el Mexicano perdió su sensibilidad y lo intercambio por el morbo insaciable? Podría decir que es por que nuestra sociedad esta jodida pero me interesa mas saber el por que. Todavía no encuentro respuesta.

Hoy en México la noticia de un ejecutado ya es cosa de todos los días, lo único que cambia es la manera que lo ejecutaron y en donde lo encontraron. Pero eso ya no es suficiente, se tiene que ver un cuerpo sin vida para llenar nuestra morbo.

El Mexicano celebra cada año a sus muertos, pero hoy en día el morbo celebra y festeja a diario a los que matan y asesinan.

Existen los periódicos de la “nota roja”, DVD’s en El Metro, o fenómenos como el Blog del Narco que son indicativos de lo que la gente pide… exigen ver mutilaciones, degollaciones y de mas y eso la neta da un chingo de miedo.

A este blog siempre nos han mandado ese tipo de material, desde videos de decapitados hasta torturas de jovenes que aspiran ser sicarios. Pero nos rehusamos a publicar ese tipo de material simplemente por que sabemos que solo glorifica a los asesinos ya que sus videos son como sus trofeos a un trabajo bien hecho. “Ellos” ya usan los medios electrónicos para difundir su mensaje y probablemente cada que ven un “hit” en su foto o un “view” en su video se dirán entre “ellos”, “que chingones somos”. Nosotros no les vamos a dar el gusto, no los vamos a celebrar, solo vamos a burlarnos un poco de vez en cuando, jejeje.

Pero la demanda ahí esta y la mía es solo una opinión que difícilmente detendrá el morbo de una sociedad hambrienta. Quisiera proponerles dejar de alimentar su morbo, quisiera proponer que dejen de ver ese tipo de contenido pero no puedo por que siempre he defendido la libertad de cada individuo de elegir por si mismo lo que puede o no puede ver. Yo solo espero que no dejarme de sorprender y encabronar cuando la gente compre sus DVD’s de degollados en el metro.

Les dejo algo de Octavio Paz y su laberinto de la soledad:

La muerte es un espejo que refleja las vanas gesticulaciones de la vida. Toda esa abigarrada confusión de actos, omisiones, arrepentimientos y tentativas —obras y sobras— que es cada vida, encuentran en la muerte, ya que no sentido o explicación, fin. Frente a ella nuestra vida se dibuja e inmoviliza. Antes de desmoronarse y hundirse en la nada, se esculpe y vuelve forma inmutable: ya no cambiaremos sino para desaparecer. Nuestra muerte ilumina nuestra vida. Si nuestra muerte carece de sentido, tampoco lo tuvo nuestra vida. Por eso cuando alguien muere de muerte violenta, solemos decir: “se lo buscó”. Y es cierto, cada quien tiene la muerte que se busca, la muerte que se hace. Muerte de cristiano o muerte de perro son maneras de morir que reflejan maneras de vivir. Si la muerte nos traiciona y morimos de mala manera, todos se lamentan: hay que morir como se vive. La muerte es intransferible, como la vida. Si no morimos como vivimos es porque realmente no fue nuestra la vida que vivimos: no nos pertenecía como no nos pertenece la mala suerte que nos mata. Dime cómo mueres y te diré quién eres.

¿No les gusto? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
143 Comentarios en “Dime cómo mueres y te diré quién eres”