2010

No destruyas tu escuela


Esto se ve en Culiacán Sinaloa en la secundaria ETI 75.
Imagen cortesía de paulina

Sin duda este tipo de imagenes son para nuestro otro blog selenguolatraba.com pero creo que esta foto tiene mucho mas contenido que la falta de ortografía. Refleja la realidad de muchos sectores educativos de nuestro querido México y de nuestra sociedad. No me canso de escribir de este tema pero hoy los dejo con la opinión de Eduardo H. Huchim de la revista emeequis.

La educación y sus críticos
Por Eduardo R. Huchim

Un pueblo plenamente desarrollado, como el que México aspira a ser, requiere de una esmerada educación en todos los niveles, pero la situación educativa del país dista mucho de estar en esa condición según los indicadores nacionales e internacionales, el más reciente de los cuales ha sido la evaluación global de estudiantes conocida como Prueba PISA 2009, que aplica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Ante los enfoques periodísticos que destacaban el freno educativo que se infería del informe de la OCDE, el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, respondió que en México hay muchas críticas, pero que también deberían ponderarse los avances. No es la primera vez que el secretario reacciona así. Ya antes había manifestado un rechazo semejante al afirmar que el exceso de crítica al gobierno mexicano puede afectar el desarrollo del país, en una conferencia en la que también sostuvo que la existencia de la democracia no requiere justicia social ni distribución equitativa de la riqueza, aunque ambas cosas deben buscarse (Ángeles Mariscal, La Jornada, 28/04/10).

A diferencia de los malabares retóricos de Lujambio para disimular el rezago, su homólogo estadunidense, Arne Duncan, reconoció, respecto de los pobres resultados que arrojó la prueba de la OCDE para su país, que las consecuencias pueden ser “devastadoras” si no se adoptan las medidas necesarias para corregir las deficiencias, por lo que demandó una “mirada humilde y realista” (Reforma, 08/12/10).

La situación educativa de México fue descrita con acierto por David Calderón, director de Mexicanos Primero, al comentar los resultados de la prueba Enlace: “El sistema está en crisis y requiere de mejoras estructurales que no se han acabado de entender. Pero la gran reforma necesaria es el tema de la profesionalización docente, y es la que hay que atender de manera urgente” (Sonia del Valle, Reforma, 02/02/10).

La educación en México padece un elemento disruptivo: el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Mientras la SEP no se libere de la tutela de La Maestra, los avances en el sector serán sumamente difíciles. No se trata, por supuesto, de ignorar ni vulnerar los legítimos derechos de los maestros, pero sí de frenar los excesos de los líderes y sus protegidos, y no debe ser óbice para ello la desconcentración magisterial que puso en manos de los gobernadores el sistema educativo. Conforme a disposiciones legales, la SEP no puede desentenderse del seguimiento y supervisión de la operación educativa-magisterial que se realiza en los estados de la República.

El desorden en el sector educativo acaba de saltar, una vez más, con la denuncia de Xóchitl Gálvez en la Fepade, ante la cual la ex candidata al gobierno de Hidalgo documentó una vasta red de corrupción que involucra a más de mil funcionarios del gobierno estatal, dirigentes partidistas y maestros. De acuerdo con la denuncia, “en Hidalgo existe una lista de profesores comisionados, funcionarios de la administración local, miembros del comité directivo estatal del PRI, choferes y parientes de importantes funcionarios del gobierno y de diputados federales y locales que cobran en la Secretaría de Educación, sin trabajar como docentes ni administrativos” (Verónica Jiménez, Reforma, 08/12/10).

La figura de los comisionados es una fuente muy conocida de corrupción. La Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado define en su artículo 43, fracción VIII, las llamadas licencias “por comisión sindical” y claramente las destina a quienes ocupen una cartera en los comités sindicales. Parece natural que los miembros del CEN y de los comités seccionales del SNTE tengan salvaguardados sus derechos mientras sean representantes. Pero en la realidad, las bolsas de los comisionados agrupan a miles de personas sin ningún cargo sindical. Hay de todo: choferes y asistentes en las casas de los jerarcas, parejas sentimentales, parientes de todos los rangos (padres, hijos, nietos, hermanos, yernos, nueras, esposos), amigos, dirigentes políticos, legisladores, funcionarios de gobierno… Ninguna autoridad los controla, el SNTE determina a su arbitrio quién entra y quién sale de esas bolsas y la autoridad se limita a readscribir y pagar.

Además, en un perverso juego de complicidades, los gobiernos (federal y estatales) han creado sus propias bolsas de aviadores, como lo ejemplifica el caso de Hidalgo. Así, la autoridad no supervisa ni evita excesos sindicales aun conociéndolos sino que, frecuentemente, actúa del mismo modo. La regla parece ser “yo no veo tus corruptelas y tú callas las mías”.

¿No les gusto? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
78 Comentarios en “No destruyas tu escuela”