2010

Justicia

“justicia, privilegio de gobiernos”

Fue este año cuando me dirigía al aeropuerto después de atender unos asuntos en Cd Juárez. Tome el camión al aeropuerto para no molestar a mis familiares y en un semáforo en rojo fue cuando la vi. Estaba acompañada de unas cuatro o cinco personas y llevaban cartulinas y lonas con la imagen de una joven. Marchaban de frente y con pasos firmes. En ese entonces ignoraba que se trataba de Marisela Escobedo pidiendo justicia por el asesinato de su hija. Ella siguió su marcha y mi camión siguió su rumbo separando por siempre nuestros caminos.

Hoy después de tantos meses y con un nudo en la garganta recuerdo esos segundos que estuve a un costado de aquella señora sin saber quien fue, sin saber su causa.

Hoy no puedo mas que sentir algo de remordimiento por haber ignorado lo que presencie en ese momento. Siento rabia por que a pesar de recordar bien lo que vi ese día nunca le di seguimiento o investigue un poco lo que esa señora trataba pedía.

Este nudo en la garganta que siento mientras escribo se debe a que hoy siento que yo también le di la espalda tal y como las autoridades se la dieron mientras vivía.

“Si me va a venir ese hombre a asesinar, que venga y me asesine aquí enfrente, para vergüenza del gobierno. Tengo amenazas por parte de él, por parte de la familia, él ya está involucrado en el crimen organizado. ¿Qué está esperando el gobierno? Que venga y termine conmigo, que termine conmigo aquí enfrente, a ver si les da vergüenza”.

Hoy todos sabemos que Marisela esta muerta. Asesinada cobardemente. Desafortunadamente tuvo que morir para que todos volteáramos a escuchar lo que siempre estuvo pidiendo a gritos. Hoy cuando ya no puede gritar por fin la escuchamos y sabemos que lo único que pedía era Justicia. Y es que al parecer en este país y en estos tiempos la gente tiene que morir para que “se aplique toda la fuerza de la ley”. Para que las autoridades tomen acciones necesarias para “llegar hasta el fondo y castigar a los responsables”. Y aun así, muy pocos pueden gozar de algún tipo de justicia.

Hoy me pregunto, ¿que podemos hacer nosotros los que nos llamamos ciudadanos mexicanos, que se puede hacer cuando sabemos que nuestras autoridades no hacen nada y que aplican justicia a su conveniencia?

Me encabrona no tener una respuesta y si la tuviera probablemente no se si fuera la correcta. Pero lo que si se es que ahora es nuestro deber gritar por Marisela, tenemos que gritar y exigir esa justicia que nunca se le dio.

“No me voy a mover de aquí hasta que detengan al asesino de mi hija”

¿No les gustó? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
88 Comentarios en “Justicia”