2011

¿Qué le paso a Teto?

– ¿Qué le paso a Teto compadre?
– pos nada… se le ocurrió salir de noche y se topó con un piquete de FEDERALES

Les cuento la historia, el populachero munícipe de Ciudad Juárez tuvo la ocurrencia de salir de noche y vaya sorpresa que se llevó, ¡o vaya descubrimiento que hizo! Descubrió que existe la violencia en Juárez, ¡cabrón! Le asesinaron a un guardia de su seguridad personal.

¿Quién?

Ni más ni menos que los defensores, los paladines de la justicia traídos especialmente (para, no lo sé a ciencia cierta, para proteger a los delincuentes o a los ciudadanos, no me queda muy claro todavía) de la gran Tenochtitlan. Si, ATINASTE, LA FAMOSISIMA LA POLECIA FEDERAL.

Así es mis estimados ciudadanos todos, Teto fue víctima de la delincuencia institucional de nuestras autoridades federales. Por primera vez sufrió en carne propia lo que todos nosotros hemos estado padeciendo durante los últimos 3, 4, 5 o 6 años (ya ni me acuerdo) se dio cuenta que las historias que todos comentan y que nadie dice ¿?, no son leyendas urbanas!!!!

Yo no se que habrá quedado sobre lo que dijo Teto hace unos días sobre que se equivocan los que dicen que Juárez es la ciudad más violenta del mundo no es la verdad completa.

Ingeniero Murguía (PRI), ¿apenas se da cuenta de la brutalidad policíaca? ¿Del abuso de poder de nuestras polecias? ¿Del desorden que se vive en Juaritos? Caray,, es necesario que salga más seguido a darse la vueltecita por donde nosotros caminamos todos los días, que sienta la sicosis, el miedo, el pavor con el que salimos a trabajar, que se vive día con día en SU CIUDAD!!!

Afortunadamente o gracias a Dios le toco pasar a ser un número más en las estadísticas de impunidad de nuestro (su) gobierno.

¿Si eso me hicieron a mi (palabras textuales del propio presidente municipal), que no le harán a un ciudadano común y corriente?

¿Pero, es que no se dio cuenta o no recuerda los casos, de Doña Chonita? En el que los FEDERALES encapuchados y en grupo de 15 y con armas de grueso calibre, entraron a su casa derribando la puerta, y destruyendo, todas sus pocas pertenencias, porque sospecharon que ahí era la guarida de peligrosos delincuentes y que al terminar de vandalizar su humilde vivienda, y no encontrar absolutamente nada, se llevaron consigo las dos latas de atún, junto con los tres huevos, las tortillas de maíz, el litro de leche, y el medio kilo de frijol que la pobre y solitaria mujer tenía como despensa para un mes, ha, y la radio-grabadora que aún está tratando de pagar, porque la saco en abonos chiquitos.

El caso de don Miguel, y no se diga el de la prestigiada Familia Espino, tan comentado en el Estado y en los medios de comunicación a nivel Nacional, pero como estos casos se han dado cientos y cientos, que han quedado en el olvido, y es que ahora si le toco vivir lo propio y sinceramente espero que esta experiencia suya sirva de algo, sirva para poner un poquitito de orden en esta tan devastada, vapuleada y querida ciudad.

Recuerdo que hace algunos ayeres, la PFC (ahora PFP) era una institución que inspiraba RESPETO, SEGURIDAD, acudía uno a ellos y tenía la certeza de ser bien atendido, con amabilidad y prontitud, ahora lo que inspiran las funestas camionetas negras y sus integrantes es CORAJE, TEMOR, IMPOTENCIA, DESEPCION, ETC.ETC.

¿Acaso necesitaremos, que nuestro gobernador sea asaltado también por esta pandilla de siniestros personajes para que solicite se les dé un apretoncito de tuercas a tan nefasto grupo?

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Panchopaintera

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
108 Comentarios en “¿Qué le paso a Teto?”