2011

El alcoholismo de Felipe Calderón

Es posible que en algunos años, el alcoholismo de Calderón no sea más que un rumor infundado. Recuerda a la historia de Jose I Bonaparte, mejor conocido como “Pepe Botellas”, o “Rey Pepino” o “Pepe Plazuelas” entre otros motes que se ganó. El rey impuesto por Napoleón Bonaparte al conquistar España. El mismo que fue despreciado por el pueblo y objeto de todas las burlas desde que ocupó el trono. Al que se le llamó así por un supuesto alcoholismo que nunca fue comprobado y que al final, terminó siendo expulsado.

Aristegui, en este caso, hizo preguntas con base en rumores surgidos de las redes sociales y una que otra declaración aislada del mentor de Calderón. Quizá no es una forma seria de periodismo pero en realidad, como el alcoholismo, tampoco ese es el punto. Lo importante no es el hecho, sino el síntoma. Se cometió una injusticia y cada vez menos quieren a este tipo en el poder. No debe estar en el poder.

El gobierno o MVS o los dos respondieron de una forma que resultó contraria a sus intereses. En esas acciones se mide la calidad, prudencia y eficacia de un gobernante. Crearon un mártir y el repudio de más personas a su gobierno . ¿Cómo justificar la violencia en que estamos sumidos, cuándo no se pueden tomar las decisiones correctas en asuntos menos complejos?

Las burlas y bromas son el síntoma de la decadencia de este gobierno, cuestionado desde sus inicios, y tambaleante en su desarrollo. Al final, sí es capaz de llegar al final o si le es permitido hacerlo, el asunto de su alcoholismo será lo menos importante. Su ineptitud nos habrá costado más caro.
Via: fenixcomunicacion.blogspot.com

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Fénix

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
205 Comentarios en “El alcoholismo de Felipe Calderón”