2011

¿Qué está bien y que está mal?

Nos llenan de comerciales televisivos, spots en todos lados; hasta espectaculares con el número de compromisos que llevan cumplidos en toda la República Mexicana, compromisos que tienen que cumplir ya que por eso los colocamos ahí y ganan el sueldo descomunal que todos sabemos. Pero el HECF comienza no con mi queja o mi reproche o mi odio conformista, conocemos las personas que por hacer lo correcto y exigir justicia han terminado muertas. Nos dicen que denunciemos, cuando te tienen horas esperando en la línea o peor aun llenando papeleos estúpidos con personas que no terminaron la secundaria, pero el HECF no va ahí.

La pregunta del millón es ¿hacer lo correcto, o dejar que todo continué así?

Nosotros que queremos un mejor país para hacer el cambio, tratamos de cambiar, hacer las cosas en la forma correcta aunque esto pueda meterte en un problema, volteando todo en tu contra, perdiendo tu tiempo y no llegando a ninguna solución.

El día primero de Marzo, estaba caminando en Av. Montevideo cerca del Politécnico Nacional en la Ciudad de México, cómo siempre esta avenida es muy transitada, siendo una vía doble dónde debemos de esperar en un camellón para cruzar del otro lado, fue ahí cuando miré a un policía de transito cómo siempre, (no haciendo su trabajo y de mirada pazguata, con su panza y demás), como también sabemos, ellos te pueden multar por faltas a la moral, faltarles el respeto, cinturón, etc.

El HAZME EL CHINGADO FAVOR, se deriva de una acción que tiene el policía de tirar una basura a la avenida muy descaradamente, de las personas que estábamos esperando a pasar del otro lado nadie le dijo nada, yo me acerqué al policía y le dije: – Se te cayó tu basura, a lo que él respondió; – “ah cab$%& pues recógela hijo de tu &%$(%%$%)

Evidentemente nuestro “servidor publico” se molestó por el comentario que le hice, me di la vuelta y camine en la avenida para cruzar y él estaba detrás de mí insultándome, decía que tuviera $%&%% y que lo enfrentará como un hombre. Quería que me liara a golpes con él, obviamente olvidando su trabajo y creando un conflicto y una discusión para solucionar la falta que yo le cometí.

En mi mente pasaban dos cosas, la primera y muy primitiva era rebajarme, responder a sus insultos y pelearnos, (por la basura que el tiró); la segunda cosa era calmarme, no responderle nada y proceder a hacer lo que era correcto, denuncia por abuso de autoridad y amenaza física.

Quince minutos de lo sucedido, escuchando a mi consciencia y queriendo que este servidor fuera sancionado cómo ellos lo hacen con nosotros, busque teléfonos para efectuar mi denuncia y tener una respuesta. Una hora tuve que esperar para que el Centro de Atención de la SECRETARIA DE SEGURIDAD PUBLICA la tomará, ahí me contaría un Jefe Secretario del área, diciéndome que mandarían a una patrulla para identificar al policía y proceder. Después de esperarlos en el lugar pactado y a la hora acordada, no llegaron los que debían de haber llegado. Entonces pedí apoyo de una patrulla de la policía federal. Les explique el problema y pedí que me acompañaran a identificar al servidor publico, para proceder, mi dijeron que no era su área y que me esperará. En lo que esperamos el policía ya no estaba. Un policía federal me acompaño a buscarlo pero no lo encontramos, a lo que me dijo: – Huy güerito, ya no está.

No sé si a nuestros queridos policías les gusta jugar con nuestro intelecto, o piensan que somos igual de ellos, porque no me explico cómo pueden pensar, que no podemos deducir cosas o preguntas, verdaderamente estúpidas.

Al final, después de haber perdido tres horas, me puse a reflexionar muchas entradas de este blog parecidas a esta y en los comentarios, que comienzan por insultos hacía el autor de dicho post y lo que ellos hubieran hecho.

Tres cosas que nunca cambiarán:

1.- Nunca sabes lo que harás hasta que estas en la misma situación.

2.-Aunque sigamos denunciando, si no cambian el sistema y a los Servidores que nos “protegen” ESTO NUNCA VA A TERMINAR.

3.- Es más fácil dejar pasar las cosas, que poner un alto.

Mi conclusión, no me enojo por haber perdido mi tiempo, no me enojo porque se haya fugado el de Transito, no me enojo porque él se haya molestado de que yo le dijera de su basura. Me quedo con mi pregunta sin resolver; ¿Qué está bien y que está mal? Y de ahí se desatan más preguntas por: QUIENES, DONDE Ó POR QUE. Para los que piensen que responder la agresión de este sujeto era la solución, les puedo decir que no estaría escribiendo esta entrada y me acusarían de muchos cargos, el más importante; ofender, lesionar, herir, golpear y lastimar a un elemento de “autoridad”.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de buz315

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
157 Comentarios en “¿Qué está bien y que está mal?”