2011

A sabiendas de lo que pasaría

Oriundo de Monterrey Nuevo León, Lic. en Ciencias Políticas con acentuación en Mercadotecnia Política y actualmente sufriendo los estragos de la crisis (como TODOS, menos los altos funcionarios públicos).

Debo mencionar que terminé la carrera en contra de mi voluntad y a sabiendas de lo que pasaría, osease, “invertir” por 4.5 años y medio. Trabajando, desvelándome, dejando de lado seminarios, perdiéndome practicas laborales mal pagadas (con la promesa de un hueso o de perdido un jalesin al terminarlas) ya que había una escuela que pagar, boca que alimentar, vivienda y transporte que pagar. En fin, ni el servicio social pude hacer “a tiempo”, porque tenía que trabajar para estudiar.

Aquí mi primer HECF, trabajar para estudiar fue contra producente ya que un call center no sirve de experiencia laboral, no sirve como trabajo real cuando los maestros ayudan a quienes si trabajan en gobierno y otras empresas reconocidas, pero eso si, si la campaña cierra al año o menos que te contratan y te despiden sin más, entonces ese trabajito sirve como mala referencia laboral al volverte alguien poco serio. Pero eso no es todo, a huevito hice Servicio Comunitario para ayudar a quienes no tienen y aparte me vi obligado a dejar de trabajar para hacer un Servicio Social no remunerado, bajo la premisa de ayudar a mi “amada” UANL, misma que me cobró “poco” no por ser buena onda sino porque de alguna manera el dinero de las extraordinarias, suministros de gobierno, dinero recaudado por el Sorteo de la Siembra Cultural, donaciones, sobornos para hacer más rápidos los trámites, las cuotas de foráneos y demás ingresos independientes e individuales por facultad, pues no es suficiente para cubrir los gastos, así que la respuesta más obvia… Servicio Social pa pagarle esa buena voluntad a la UNI.

Me pregunto yo ¿Acaso no hice servicio comunitario al trabajar para tener bases y ser un ciudadano ejemplar? O bien ¿No cuenta como Servicio a la Sociedad el hacerme cargo de mis estudios, pagar mis impuestos y tener un modo honesto de vida?
Digo, no me molesta ayudar a la gente ni mucho menos, me molesta y me deprime no solo mi caso, sino este y el de muchos otros como yo que bajo la falsa promesa de un México y un futuro económico mejor, simplemente nos chingamos por no tener los recursos ($$$) suficientes para pagar mordidas por buenas notas, pagar un título o simplemente, asistir a un seminario con valor extracurricular. Y ya no hablemos de tiempo libre pa codearnos con la gente adecuada.

Ahora solo me queda seguir jodido y aspirar a una maestría con el afán de irme a otro país becado para un doctorado, regresar y ganar 20 mil al mes como maestro o investigador… Con la falsa promesa de poder divertirme después, cuando termine de prepararme.

Como todos saben, Nuevo León se encuentra inmerso en la inseguridad, el huracán Alex mando la vialidad a la chingada y nuestro edil municipal (en el caso de Monterrey) ahora quiere hacer un segundo piso a la Avenida Paseo de los Leones, en vez de reparar Constitución, Morones Prieto y amplia Gonzalitos. Osease ya nos chingaron por todos lados.

Lo que me lleva a mi segundo HECF. Se supone que todos los jóvenes y jóvenes adultos nos la pasamos de politólogos entre mesa, carnes asadas y fiestas, siempre tenemos la solución a la violencia, pobresa y dirección del TRI, pero a la hora de actuar nada. Todos nos volvemos corruptos, nos hacemos de la vista gorda y esperamos un milagro (de preferencia acompañado de una rosa y un aire colado).

Entonces ¿Cómo vamos a progresar y tener un futuro mejor si solo nos preocupamos por nuestra persona?
Me molesta salir como el típico wey que anda diciendo lo que se debe hacer según X o Y autor, no obstante veo como primera necesidad una revolución cultural.

Encaminada 100% a una renovación patriótica, donde la edificación y mantenimiento de la nación (véase su significado) corra a cargo de todos nosotros y no de unos cuantos sonsos vende patria.

Donde la venta de patria no cae solamemte en el traspaso de tierras a otros países.

Señores, tenemos todas las armas que necesitamos y aún así no las usamos, ¿qué pasa?

¿Acaso planeamos seguir aplastando el trasero y trabajando solo pa’ salir del paso, criticando todo y a todos, exclamando ¡Hazme el Chingado Favor! cada vez que algo se hace a lo pendejo, con alevosía y ventaja?

O realmente vamos a hacer uso de Nuestro SUFRAGIO (OJO, sufragio no es sinónimo de ir a las urnas, sino de autorregularse) conferido a la Carta Magna, y emplearlo mediante una verdadera Democracia (de nuevo, no me refiero a ir a votar sino de poder elegir y opinar, con el fin de actuar según el mayor bien para el mayor número de personas).

Y ya para despedirme por el momento… En vez de criticarnos, debemos unirnos, nuestros web masters están haciendo una excelente labor al mantener esta plataforma, esta herramienta a nuestro favor. Hagamos una hermandad realmente Nacional, unamos nuestros esfuerzos y actuemos no por nuestro futuro, sino por el futuro de nuestros hermanos/as, hijos/as, nietos/as y por despertar del letargo a esta colosal Nación.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Charlie

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
98 Comentarios en “A sabiendas de lo que pasaría”