2011

El Juárez del tío Beto

Hay muchas cosas que me unen a ciudad Juárez pero la mas importante es la familia. Así es, soy DFeño con sangre norteña, específicamente, Juarense.

Durante muchos años de mi infancia y adolescencia ( hace bien pero bien poquito, jejeje) solíamos visitar a la familia y siempre nos quedábamos en la casa del Tío Beto. La casa estaba ubicada muy cerca del centro y del puente internacional Santa Fe. En pleno corazón de la ciudad.

Recuerdo a Cd. Juárez como una ciudad tranquila. Se podía caminar por la calles sin pedo alguno y la gente siempre me trataba con cierta amabilidad. Una de mis mas gratos recuerdos era ir al parque con mi tío y su guitarra. Me lleve una gran sorpresa cuando por primera vez me invito a tomar una “soda”. La palabra “soda” era completamente nueva en mi vocabulario y se me hacia agua la boca solo con imaginarme que seria una soda. Gran pinche decepción cuando me dieron un puto vasito de plástico con coca-cola… chingao. Aun así, esas tardes en el parque y su guitarra siempre fueron muy chidas.

Mi tío Beto siempre presumió lo bello que era Cd. Juárez, la que llamaba con orgullo, la frontera mas bella de todo México. Siempre lo fue para mi tío y así sigue en mis recuerdos.

Mi tío Beto murió hace unos años por causas naturales y afortunadamente se nos fue en paz. Me siento muy ojete en decir lo siguiente, pero que bueno que se nos fue en ese momento, por que no me podría imaginar que mi tío Beto viera lo que le paso a su bella ciudad…

Hace poco me toco estar en esa frontera.

La calles ya no son las mismas, están llenas de Federales que no inspiran absolutamente nada de confianza. Digamos que son todo lo opuesto a la publicidad que nos venden el gobierno y se parecen mas a los narcos que agarran y que vemos en los periódicos. Esos gueyes dan miedo.

La gente tampoco es la misma, se les nota en su mirada. Sus historias que cuentan no tienen mas que un tema, la violencia. Solo cuentan lo que les paso, o lo que le paso a un conocido o un amigo. Todos hablan de lo mismo y lo que escuche varias veces es que “esta de la chingada”.

Personalmente me duele, me cala y mas que nada me encabrona ver lo que paso en Ciudad Juárez. De saber que los recuerdos que tenia de esa querida ciudad ya se vieron opacados con la realidad. Lo único que me da gusto es que mi tío Beto se llevo la ciudad con el y no supo que fue lo que le paso.

Solo me queda agregar que les mando un fuerte abrazo fraternal y solidario a toda la Banda de ciudad Juárez. Podemos estar lejos pero siempre estamos con ustedes. Esperamos que su ciudad pueda muy pronto encontrar le belleza que mi tío Beto presumía.

¿No les gustó? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
119 Comentarios en “El Juárez del tío Beto”